Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo móvil app puede ayudar a la severidad de los casos COVID-19

Una nueva poder del app del móvil ayuda a clínicos a determinar qué pacientes con el coronavirus nuevo (COVID-19) sea probable tener casos severos. Creado por los investigadores en la universidad de NYU de la odontología, el app utiliza la inteligencia artificial (AI) de fijar factores de riesgo y los biomarkers dominantes de análisis de sangre, produciendo un COVID-19 “muesca de la severidad.”

Las pruebas diagnósticas actuales para COVID-19 descubren el ARN viral para determinar si alguien hace o no tiene el virus; pero no ofrecen pistas en cuanto a cómo el enfermo un paciente COVID-positivo puede convertirse.

Determinar y vigilar ésos en riesgo de casos severos podían ayudar a hospitales para dar prioridad a cuidado y para dotar recursos como bases y ventiladores de ICU. Asimismo, conocer quién está en poco arriesgado para las complicaciones podría ayudar a reducir admisiones de hospital mientras que manejan a estos pacientes con seguridad en casa.”

Juan T. McDevitt, doctorado, guía del estudio, investigador, y profesor de biomateriales, universidad de la odontología, universidad de Nueva York

“Quisiéramos que los doctores tuvieran ambos la información que necesitan y la infraestructura requerida para salvar vidas. COVID-19 ha desafiado ambos ámbitos fundamentales.”

Crear una muesca de la severidad

Usando datos a partir del 160 hospitalizó a los pacientes COVID-19 en Wuhan, China, los investigadores determinó cuatro biomarkers medidos en los análisis de sangre que fueron elevados importante en los pacientes que murieron comparado con los que se recuperaron: proteína C-reactiva (CRP), mioglobina (MYO), procalcitonin (el PCT), y troponina cardiaca I (cTnI).

Estos biomarkers pueden hacer señales las complicaciones que son relevantes a COVID-19, incluyendo la inflamación aguda, una infección más inferior de las vías respiratorias, y salud cardiovascular pobre.

Los investigadores entonces construyeron un modelo usando los biomarkers así como la edad y el sexo, dos establecieron factores de riesgo. Entrenaron al modelo usando un algoritmo de aprendizaje de máquina, un tipo de AI, para definir las configuraciones de la enfermedad COVID-19 y para predecir su severidad. Cuando los biomarkers de un paciente y los factores de riesgo se incorporan en el modelo, produce una muesca numérica de la severidad COVID-19 que coloca a partir de la 0 (suave o moderada) a 100 (crítico).

El modelo fue validado usando datos a partir de 12 pacientes hospitalizados COVID-19 de Shenzhen, China, que confirmó que las muescas de la severidad del modelo eran importante más altas para los pacientes que murieron comparado con los que fueron descargadas. Estas conclusión se publican en laboratorio en una viruta, un gorrón de la sociedad real de la química.

Mientras que New York City emergió como el epicentro del pandémico, los investigadores validaron más lejos el modelo usando datos de más de 1.000 pacientes de New York City COVID-19. Para hacer la herramienta disponible y conveniente para los clínicos, desarrollaron un app movible que se puede utilizar en el punto-de-cuidado para calcular rápidamente la muesca de la severidad de un paciente.

Un instrumento de apoyo clínico de decisión

El app se ha evaluado retrospectivo en los centros de salud de la familia en NYU Langone en Brooklyn, que sirven a más de 102.000 pacientes cada año como una de las redes federal calificadas más grandes del centro de salud de la nación.

“Los instrumentos de apoyo clínicos en tiempo real de decisión para COVID-19 pueden ser extremadamente útiles, determinado en la fijación del paciente no internado, ayudar a los planes de la supervisión y del tratamiento de la guía para ésos en el riesgo más grande,” dijo a Isaac P. Dapkins, Doctor en Medicina, director médico para los centros de salud de la familia en NYU Langone y co-autor en el laboratorio en un estudio de la viruta.

Después de optimizar la utilidad clínica del app en los centros de salud de la familia en NYU Langone en mayo, los investigadores apuntan laminarlo fuera por toda la nación las próximas semanas. Es posible que la muesca de la severidad COVID-19 se podría integrar con los historiales médicos electrónicos, de tal modo proveyendo de clínicos la información procesable en un primero tiempo para ésos diagnosticado con COVID-19.

“Esperamos que esta herramienta pueda ayudar a determinar ésos en de alto riesgo para los resultados adversos y reducir las disparidades de la salud presentes con COVID-19,” dijo a Larry K. McReynolds, director ejecutivo para los centros de salud de la familia en NYU Langone.

Edificio en innovaciones en la prueba

La muesca de la severidad COVID-19 leverages un modelo McDevitt desarrollado previamente para predecir los resultados para los pacientes con enfermedad cardiaca. La salud cardiaca es una de varias prioridades del laboratorio de McDevitt, que crea los sistemas diagnósticos del punto-de-cuidado que se pueden programar para probar para el cáncer oral, la enfermedad cardiaca, y ahora los biomarkers COVID-19.

El sistema diagnóstico utiliza muestras pequeñas, no invasores; por ejemplo los lampazos de la saliva o las gotas de la sangre de una yema del dedo; cuáles se agregan a los cartuchos tarjeta-clasificados haber armados con las bio-nano-virutas promovidas por McDevitt. El cartucho se inserta en un analizador portátil que pruebe simultáneamente para un alcance de biomarkers, con los resultados disponibles en menos que media hora.

Porque esta tecnología se utiliza actualmente para la investigación y los propósitos informativos solamente, el COVID-19 app se puede utilizar con los pruebas de laboratorio existentes y requiere descuido de un clínico autorizado.

Sin embargo, sobre los próximos meses, el laboratorio de McDevitt, en colaboración con SensoDx, una compañía hecha girar fuera de su laboratorio, planes para desarrollar y para escalar la capacidad de probar una gota de la sangre para los biomarkers de la severidad COVID-19; similar a cómo una persona con diabetes prueba su azúcar de sangre; y produzca una muesca de la severidad sobre el terreno.

“Con COVID-19, prueba del punto-de-cuidado, acoplada con un sistema de apoyo de la decisión, podrían perfeccionar cómo los pacientes de la clasificación de los clínicos; y potencialmente perfeccione sus resultados, determinado para los que necesiten un cuidado más inmediato y más agresivo,” dijo a McDevitt.

Además del grupo de la investigación de McDevitt en la universidad de NYU de la odontología, el estudio implicó a colaboradores de la Facultad de Medicina de NYU Grossman, de la escuela de NYU Tandon de la ingeniería, del hospital de Zhongnan de la universidad de Wuhan, y del grupo de Latham BioPharm.

El app fue desarrollado por el laboratorio y OraLiva, una compañía de McDevitt fundada por McDevitt, y está disponible para Apple y los dispositivos androides. El app se señala para uso de clínicos autorizados y no es pensado para el uso general por los pacientes.