Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Seguro de las demostraciones del estudio de las nuevas aproximaciones de la terapia celular para los beneficiarios del trasplante del riñón

Un estudio internacional grande coordinado por el hospital Regensburg y Charité de la universidad - Universitätsmedizin Berlín ha demostrado el seguro de las nuevas aproximaciones de la terapia celular para el uso en beneficiarios del trasplante del riñón. Mostraron los beneficiarios del trasplante para requerir niveles inferiores de la immunosupresión para prevenir el rechazo del órgano. Esto reduce el riesgo de efectos secundarios tales como infecciones virales. Los resultados de este estudio se han publicado en The Lancet.

Los beneficiarios del trasplante reciben generalmente los inmunosupresores para prevenir el rechazo del órgano. Sin embargo, estas drogas no pueden ofrecer una garantía absoluta que no ocurrirá el rechazo ulteriormente. Además, la immunosupresión se asocia a menudo a efectos secundarios severos tales como intolerancias, infecciones, u otros problemas. La terapia celular ofrece una aproximación alternativa del tratamiento. Esto implica el uso de las células inmunes específicas, que se aíslan y se despliegan in vitro. Conocido como “productos reguladores de la célula”, estas células entonces se infunden en el beneficiario del trasplante para restablecer su sistema inmune.

Charité era una de varias instituciones implicadas en el UN consorcio internacional del estudio, que fue llevado por el profesor el Dr. Edward K. Geissler del hospital Regensburg de la universidad. Las piezas Berlín-basadas del consorcio eran sobre todo responsables de probar el seguro y la eficacia de la terapia celular en beneficiarios del trasplante del riñón así como los efectos sobre su sistema inmune. Los centros de investigación basados en varios países diferentes trabajaron a un protocolo estandardizado para desarrollar un alcance de los productos reguladores de la célula, que entonces fueron probados en juicios clínicas. Estas terapias, que fueron administradas para trasplantar a beneficiarios cualquiera antes o después de su cirugía, comprendieron linfocito T y productos reguladores del macrófago, así como los productos hechos de las células dendríticas, que producen a mensajeros antiinflamatorios. Los resultados después fueron combinados y comparados con un grupo paciente de la referencia que había recibido la immunosupresión de la asistencia estándar. Entonces siguieron a los pacientes para 60 semanas más.

La nueva terapia celular podía reducir la necesidad de la immunosupresión en el aproximadamente 40 por ciento de pacientes, de tal modo disminuyendo el riesgo de efectos secundarios.”

Profesor el Dr. Birgit Sawitzki, el primer autor del estudio, instituto para la inmunología médica en el campus Virchow-Klinikum

Las células reguladoras fueron mostradas para ser apenas tan seguras como las drogas usadas en el tratamiento estándar y no dieron lugar a regímenes más altos del rechazo. “Determinado notable era el hecho que ningunos de los pacientes dados las células reguladoras desarrollaron las infecciones del herpes, que llevan a menudo a las complicaciones peligrosas en beneficiarios del trasplante,” profesor Sawitzki de las notas.

Las personas de profesor Sawitzki eran sobre todo responsables del revelado y de la puesta en vigor de la supervisión inmune estandardizada, es decir la supervisión de poblaciones de la célula inmune en la sangre. “Antes del trasplante, pacientes mostrados alteró la composición de célula inmune, y las células reguladoras eran mejores que la terapia estándar en restablecer la composición normal,” explica a profesor Sawitzki. Ella agrega: “Esto significa que hay las nuevas, seguras opciones del tratamiento que pueden ayudar a reducir la dosis de inmunosupresores convencionales y el riesgo de infecciones virales.” Hay planes para que estudios más futuros, más grandes confirmen la eficacia de la terapia celular reguladora.

Source:
Journal reference:

Sawitzki, B., et al. (2020) Regulatory cell therapy in kidney transplantation (The ONE Study): a harmonised design and analysis of seven non-randomised, single-arm, phase 1/2A trials. The Lancet. doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30167-7.