Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La contaminación atmosférica, el fumar y el ambiente construido pueden desempeñar un papel en obesidad de la niñez

¿Cómo las exposiciones ambientales durante embarazo y niñez influencian el riesgo de obesidad en niños? El instituto de Barcelona para la salud global (ISGlobal), un centro soportado por “el asiento de Caixa del la”, y la Universidad de California del Sur llevaron el primer estudio mayor para investigar las asociaciones entre muchos agentes contaminadores y factores ambientales --77 96 de la niñez exposiciones prenatales y-- y el riesgo de obesidad de la niñez. Las conclusión muestran esa contaminación atmosférica, fumar y ciertas características del ambiente construido--por ejemplo alta densidad demográfica-- puede desempeñar un papel en el revelado de la obesidad en niños.

Hasta la fecha, varios estudios han dirigido el efecto de agentes contaminadores ambientales, de factores de la forma de vida, y de factores de ambiente urbano sobre obesidad de la niñez, pero estudiaron cada única exposición por separado. El concepto exposome ha cambiado la manera que investigamos cómo los riesgos ambientales afectan a salud. En vez de analizar las consecuencias para la salud posibles de, los estudios exposome consideran muchas diversas exposiciones las caras de una persona en conjunto. Esta aproximación tiene en cuenta muchos elementos que nos exponen a directo nuestra dieta, forma de vida y el ambiente donde vivimos.

El nuevo estudio, que forma una parte del proyecto de la HÉLICE y fue publicado en perspectivas de las higienes ambientales, utilizó datos sobre más de 1.300 niños envejecidos 6 a 11 años de estudios ficticios del nacimiento en seis países europeos: Francia, Grecia, Lituania, Noruega, España y el Reino Unido.

Los autores utilizaron datos sobre índice de masa corporal (BMI), circunferencia del combés, espesor del skinfold y masa de las grasas de cuerpo para determinar el estado del exceso de peso y de la obesidad de los niños. La sangre y las muestras de orina de los niños y de sus moldes-madre durante embarazo también eran analizadas. En total, 77 96 de la niñez exposiciones del embarazo y fueron fijadas, incluyendo los contaminantes del aire, construyeron el ambiente, los espacios verdes, fumar y los agentes contaminadores químicos (agentes contaminadores, metales pesados, ftalatos, fenoles y pesticidas orgánicos persistentes).

La incidencia de la obesidad de la niñez está aumentando a los regímenes alarmantes a través del globo y pudo haber aumentado aún más que usual durante el período del lockdown COVID-19.”

Martine Vrijheid, investigador de ISGlobal que coordina el proyecto de la HÉLICE y al primer autor del estudio

Las conclusión del estudio, que utilizó los datos cerco antes de que las dimensiones anti-COVID-19 fueran introducidas, coincidían con tendencias globales: la incidencia combinada del exceso de peso y de la obesidad era el 29% para la población del estudio en conjunto, con porcentajes más altos para las cohortes de España (el 43%) y de Grecia (el 37%).

Los resultados mostraron que exposición a fumar (el fumar maternal durante embarazo y el fumar de segunda mano durante niñez), a bióxido de la contaminación atmosférica (PM2.5 y de la materia en partículas PM10 y de nitrógeno, a interior y a exterior) así como ciertas características del ambiente construido fueron asociadas a una niñez más alta BMI. Las diferencias en estado socioeconómico no explicaron estas conclusión.

Las asociaciones con agentes contaminadores químicos eran menos constantes, con algunas substancias químicas medidas en la sangre del niño (metales pesados cobre y cesio) que mostraba un BMI más alto, y otras (los agentes contaminadores orgánicos persistentes tales como PCBs y pesticidas del DDE) mostrando un BMI más inferior. Esto se puede explicar por el hecho de que las substancias químicas fueron medidas al mismo tiempo que la obesidad en los niños, y el estado de la obesidad pudieron haber influenciado niveles de sangre químicos. La continuación longitudinal de la cohorte es necesaria establecer esto.

Obesidad y ciudades unwalkable

“Los niños que viven en áreas denso pobladas y van a las escuelas en áreas con pocos servicios y las instalaciones eran más probables ser obesas,” Leda comentada Chatzi, profesor del remedio preventivo en la Universidad de California del Sur y el autor pasado del estudio. El lazo entre la obesidad y las características del ambiente construido “coincide con las conclusión de la investigación anterior y se podría explicar por una falta de oportunidades para que los niños recorran o empeñar a otras actividades físicas exteriores,” ella agrega.

“Estas conclusión proporcionan otras pruebas que la modificación de exposiciones ambientales temprano en vida puede limitar el riesgo de obesidad y de complicaciones asociadas,” Martine comentado Vrijheid. “Las implicaciones para la salud pública son importantes puesto que estos resultados pueden ayudar a determinar las exposiciones obesidad-relacionadas que se podrían apuntar para la prevención y la intervención temprano en vida.”

Source:
Journal reference:

Vrijheid, M., et al. (2020) Early-Life Environmental Exposures and Childhood Obesity: An Exposome-Wide Approach. Environmental Health Perspectives. doi.org/10.1289/EHP5975.