Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores de los BU desarrollan nuevo método para entender mejor la comunicación de la célula

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la universidad de Boston (BUSM) han desarrollado y han ejecutado una nueva manera de entender mejor cómo las células humanas comunican con uno a, cómo esta comunicación se rompe en enfermedades humanas y cómo esto se puede corregir farmacológico.

Su método consiste en una habitación de los “biosensores”, que son los genes artificiales que se pueden introducir en células para denunciar en el tiempo real en que un grupo importante de moléculas de la transmisión de señales se gira. Éstos las moléculas de la transmisión de señales, las “G-proteínas,” son interruptores con./desc. moleculares dentro de las células. Son girados por una familia grande de proteínas de receptor que detecten una gama muy amplia de estímulos, incluyendo luz, olores, neurotransmisores y hormonas.

Este mecanismo de la transmisión de señales se ha estudiado a lo largo de varias décadas. Sin embargo, cuál es nuevo sobre estos “biosensores” es que él fue desarrollada para estudiar las G-proteínas con una exactitud que no era posible antes.

Estos biosensores son buenos espías en el sentido que pueden informarnos lo que están haciendo las G-proteínas en tiempo real con una resolución de diez de milisegundos, pero sin la interferencia con el proceso de la transmisión de señales se está observando que. Por otra parte, nuestros biosensores tienen la ventaja de la puesta en vigor fácil, que permite que estudiemos las G-proteínas directamente en los sistemas experimentales que eran previamente inasequibles.”

Mikel García-Marcos, Ph.D., autor correspondiente, profesor adjunto de la bioquímica en BUSM

Los investigadores utilizaron la ingeniería molecular para crear sus biosensores pidiendo prestadas piezas de genes existentes, incluyendo los genes que codifican las proteínas fluorescentes de las medusas, forma-cambiando las proteínas que hacen el contrato de los músculos, las proteínas luminescentes de camarón del mar profundo y las proteínas sabidas para reconocer específicamente las G-proteínas activas. Entonces introdujeron los genes dirigidos que hacen los biosensores en varios diversos tipos de células y estudiaron cómo respondieron al estímulo por los estímulos naturales, como los neurotransmisores o utilizaron clínico las drogas.

Según los investigadores, más de una mitad de drogas aprobadas por la FDA trabaja activando o inhibiendo la transmisión de señales por las G-proteínas incluyendo medicaciones de alergia comunes, los descongestionantes nasales, las drogas altamente prescritas para la presión arterial, tratamiento de primera línea para Parkinson, las analgesias, los antipsicóticos así como cáñamo y los opiáceos.

El autor importante Marcin Maziarz, doctorado, poste-doc. en el laboratorio del García-Marcos, cree que estos biosensores pueden ser instrumentales en descubrimiento de la droga y el revelado de la droga y en caracterizar la manera de la acción de muchas medicaciones existentes. “Qué estamos haciendo hoy es importante porque permitirá a investigadores a más fácilmente y determinar exacto las drogas más probablemente para ser acertado en las juicios clínicas puesto que muchas drogas que muestran inicialmente promesa en sistemas experimentales eventual no pueden entregar resultados clínicos,” él dijo.

Las conclusión aparecen en línea en la célula del gorrón.

Source:
Journal reference:

Maziarz, M., et al. (2020) Revealing the Activity of Trimeric G-proteins in Live Cells with a Versatile Biosensor Design. Cell. doi.org/10.1016/j.cell.2020.06.020.