Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

los trabajos Escritorio-basados se asociaron a más poco arriesgado de la cognición pobre

La gente que trabaja en los trabajos que requieren menos actividad física - típicamente oficina y trabajos escritorio-basados - está en un más poco arriesgado de la cognición pobre subsiguiente que los cuyo trabajo sea más físicamente activo, sugiere la nueva investigación de la universidad de Cambridge.

La falta de actividad física y el ejercicio son factores de riesgo sabidos para las condiciones de salud importantes, incluyendo debilitaciones cognoscitivas tales como problemas de la memoria y de la concentración. Sin embargo, las pruebas si la actividad física protege real contra la disminución cognoscitiva han sido a menudo mezcladas y poco concluyentes.

Los investigadores en la universidad de Cambridge examinaron configuraciones de la actividad física entre 8.500 hombres y mujeres que fueron envejecidos 40-79 años al inicio del estudio y que tenían una amplia gama de situaciones socioeconómicas y de logro educativo. Los individuos eran toda la parte de la cohorte de Épico-Norfolk. Particularmente, las personas podían separar actividad física durante trabajo y ocio para ver si éstos tenían diversas asociaciones con la cognición posterior de la vida.

El mantra de uso frecuente “cuál es bueno para el corazón, es bueno para el cerebro” hace sentido completo, pero las pruebas en lo que necesitamos hacer como los individuos pueden ser confusos. Con nuestra cohorte grande de voluntarios, podíamos explorar el lazo entre diversos tipos de actividad física en una variedad de fijaciones.”

Shabina Hayat, departamento de la salud pública y atención primaria, universidad de Cambridge

Como parte del estudio, los participantes terminaron un cuestionario de la salud y de la forma de vida, incluyendo la información sobre el nivel de actividad física durante trabajo y ocio, y experimentaron un examen de la salud. Después de 12 años medios, invitaron detrás y terminaron los voluntarios una batería de las pruebas que midieron aspectos de su cognición, incluyendo memoria, la atención, la velocidad de tramitación visual y una prueba de capacidad de la lectura que aproxima el índice de inteligencia.

Mientras que muchos estudios han podido solamente denunciar conclusión seccionadas transversalmente, la capacidad de seguir a los participantes de Épico-Norfolk durante un largo periodo permitió que los investigadores examinaran datos anticipado. Esto les ayudó a eliminar cualquier polarización negativa resultando de gente con la cognición pobre - posiblemente como resultado de la debilitación cognoscitiva o de la demencia temprana - que era menos probable ser físicamente activo debido a la cognición pobre, bastante que la cognición pobre que era un resultado de la inactividad física.

Entre sus conclusión, publicadas hoy en el gorrón internacional de la epidemiología, los investigadores denuncian:

  • Los individuos sin aptitudes eran más probables tener trabajos físicamente activos, pero menos probablemente ser exterior físicamente activo del trabajo.
  • Un trabajo físicamente inactivo (típicamente un escritorio-trabajo), se asocia a más poco arriesgado de la cognición pobre, con independencia del nivel de educación. Los que permanecían en este tipo de trabajo en el período del estudio eran los más probable de estar en el 10% superior de ejecutantes.
  • Ésos en trabajo manual tenían casi riesgo creciente tres veces de cognición pobre que ésos con un trabajo inactivo.

“Nuestro análisis muestra que el lazo entre la actividad física y el cognoscitivo no es directos,” Hayat explicado. “Mientras que la actividad física regular tiene considerables ventajas para la protección contra muchas enfermedades crónicas, otros factores pueden influenciar su efecto sobre la cognición pobre futura.

“Gente que hace trabajos menos activos - oficina-basar típicamente, trabajos de escritorio - realizados mejor en las pruebas cognoscitivas sin importar su educación. Esto sugiere que porque los trabajos de escritorio tienden a ser más mentalmente desafiadores que empleos manuales, puedan ofrecer la protección contra la disminución cognoscitiva.”

No era posible decir concluyente que actividad física en el tiempo libre y protección escritorio-basada de la oferta del trabajo contra la disminución cognoscitiva. Los investigadores dicen eso para contestar a esta pregunta, otros estudios serán requeridos para incluir una exploración más detallada del lazo de la actividad física con la cognición, determinado en desigualdades a través de grupos socioeconómicos y del impacto de una educación más inferior.

Source:
Journal reference:

Hayat, S., et al. (2020) Cross-sectional and prospective relationship between occupational and leisure time inactivity and cognitive function in an ageing population. The European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition in Norfolk (EPIC-Norfolk) Study. International Journal of Epidemiology. doi.org/10.17863/CAM.51130.