Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Exponen a los bebés prematuros a los altos niveles de ruidos en la incubadora, demostraciones estudian

¿Qué los bebés prematuros oyen mientras que mienten en una incubadora? Ésa es la pregunta alocución por personas interdisciplinarias de la universidad médica de Viena, llevada por Vito Giordano (neurólogo en la división de Neonatology, de cuidados intensivos pediátricos y de Neuropediatrics en el centro completo para la pediatría (CCP) de la universidad médica de Viena) y por el fisiólogo Matías Bertsch de la música de la universidad de la música y de las artes interpretativas en el estudio reciente “el sonido del silencio”, publicado en el gorrón “fronteras en psicología”.

Este estudio muestra que exponen a los bebés prematuros a un de alto nivel del ruido en la incubadora, determinado si están en apoyo respiratorio en la Unidad de Cuidados Intensivos neonatal (NICU).

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (WHO), aproximadamente 15 millones de bebés al año nacen prematuramente, la proporción que varía entre el 5% y el 18% dependiendo del país de origen. A pesar de mejorías generales en remedio de los cuidados intensivos, muchos bebés prematuros hacen frente de siempre a debilitaciones.

La experiencia intrauterina de la audiencia difiere fuertemente de la carga auditiva extrauterina encontrada en una Unidad de Cuidados Intensivos neonatal (NICU).

“Es sobre todo ruidos de baja fricción (nota: abajo de 500 hertz) que se transmiten y se filtran a través de la carrocería del molde-madre. Varios estudios han indicado que el nivel de ruidos dentro del NICU excede en varias ocasiones lejos el umbral recomendado de la polarización del revelador 35. Las señales del equipo de supervisión, ruidosamente de hablar, del orificio súbito de puertas o de procedimientos médicos dan lugar a un de alto nivel del ruido de fondo y alcanzan valores máximos bien encima de la polarización del revelador 100,” explican a Giordano.

Sin embargo, los altos niveles de ruidos pueden llevar al deterioro de oído o aún a la pérdida de oído - la incidencia que está entre el 2% y el 10% en bebés muy prematuros, en comparación con solamente 0,1% -0,2% en los niños soportados en el término. Los “bebés prematuros en una incubadora faltan la filtración y la amortiguación naturales del ruido de fondo que ocurre en la matriz del molde-madre.”

Los “nuevos estímulos y/o ruidos acústicos tienen un impacto marcado sobre la maduración postnatal del sistema auditivo, según lo señalado por el experto de Viena de la universidad médica. Sin embargo, el silencio, que lleva a la privación, una sensación del aislamiento, es apenas tan dañino como ruidosamente estímulos. El problema no es esencialmente nuevo: hoy en día, los conceptos educativos y los indicadores visuales para reducir ruido son ya estándar en salas neonatales.

La fabricación de la incubadora divulga audible a todos

El objetivo del estudio recientemente publicado era en primer lugar registrar la dinámica de sonidos dentro de una incubadora y en segundo lugar permitir a otros entender la experiencia de la audiencia de bebés prematuros.

“Todo el mundo, especialmente clínicos, las enfermeras, los terapeutas de la música y los padres puede ahora imaginarse lo que suena como dentro de la incubadora escuchando los ejemplos de los sonidos ellos mismos. Dentro de él suena muy diferente de fuera, puesto que la incubadora actúa como amplificador auxiliar bajo, es decir frecuencias más inferiores abajo de 250 hertz son importante más ruidosas,” explican al fisiólogo Matías Bertsch de la música.

Los resultados del estudio muestran que la incubadora tiene un “efecto protector”, especialmente contra ambiente y sonidos de alta frecuencia, pero amplifica sonidos más inferiores de la frecuencia. Por otra parte, la tapa de la incubadora no tiene prácticamente ningún efecto protector contra ruido, hay un aumento en sonidos de alta frecuencia cuando las puertas de acceso se dejan abiertas, y hay un alto nivel de ruidos generado por un dispositivo respiratorio del apoyo.

“Qué radioyentes encuentran determinado asombrosamente es cómo es ruidoso estas máscaras respiratorias pueden convertirse dentro de la incubadora, incluso si se aumenta la circulación de aire ligeramente. En un alto índice de corriente con el sonido de rugido asociado, el aumento es tal que compara al ruido de un aspirador en una distancia de un contador (polarización del revelador 75)”, los autores del estudio explica.

Neonatologists por lo tanto se aconseja para fijar el flujo de aire de los dispositivos respiratorios del apoyo a la condición atmosférica mínima necesaria.

“Aserramos al hilo que es importante aumentar la percatación del problema, no sólo con las tablas acústicas del nivel de ruidos pero con resultados audibles comprensibles”, los autores destacan.

Las consecuencias de la exposición temprana al ruido pueden ser amplias, e.g capacidad empeorada de discriminar el discurso comparado a los niños soportados en el término, que fue demostrado en un estudio paralelo del mismo grupo de estudio. Esto conducto en julio de 2019 bajo supervisión del neurolinguist Lisa Bartha-Doering en el centro completo para la pediatría (CCP) y fue publicada en el gorrón la “neurología cognoscitiva de desarrollo”

Estas conclusión del estudio muestran que es importante invertir en nuevas tecnologías, y nuestros equipos de investigación están trabajando actualmente en tales nuevas tecnologías para perfeccionar el resultado acústico de la comodidad y del largo plazo de nuestros pacientes más pequeños.”

Angélica Berger, jefe de la división de Neonatology, de los cuidados intensivos pediátricos y de Neuropediatrics, universidad médica de Viena

Source:
Journal reference:

Bertsch, M., et al. (2020) The “Sound of Silence” in a Neonatal Intensive Care Unit—Listening to Speech and Music Inside an Incubator. Frontiers in Psychology. doi.org/10.3389/fpsyg.2020.01055.