Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La inflamación crónica asociada a IBD rompe la estructura del colon, hallazgos del tejido del estudio

En un nuevo estudio, los investigadores han comparado el colon enfermo con el tejido sano para entender mejor cómo el síndrome del intestino irritable (IBD) se conecta a un riesgo creciente de cánceres colorrectales, en un nivel molecular. Los investigadores de los hospitales del instituto y de la Universidad de Cambridge de Wellcome Sanger encontraron que el índice de cambio de la DNA dentro de las células del colon afectadas por IBD estaba más que doble ése en el colon sano, aumentando la probabilidad de estas células que ganaban los cambios de la DNA que podrían llevar al cáncer.

El estudio, publicado hoy (21 de julio) en la célula, también encontrada que la inflamación crónica asociada a IBD rompe la estructura del tejido del colon, permitiendo que las células se desplieguen sobre anormalmente una amplia área. Los resultados ofrecen discernimientos valiosos en la evolución dentro de la carrocería, y el revelado de IBD y de cánceres colorrectales.

IBD refiere sobre todo a la colitis ulcerosa y a la enfermedad de Crohn, enfermedades crónicas caracterizadas por la inflamación del sistema digestivo que puede ser altamente disruptivo a la calidad de vida de un paciente. Entre 1990 y 2017, el número de casos de IBD por todo el mundo subió a partir de 3,7 millón a 6,8 millones. Las causas de la enfermedad siguen siendo desconocidas, aunque se piensa que la inflamación ocurre como resultado de una inmunorespuesta inadecuada a los microbios de la tripa.

La gente que sufre de IBD está en un riesgo creciente de desarrollar los cánceres gastrointestinales comparados a la población en general. Los pacientes experimentarán la vigilancia regular para esto y pueden, optar en algunos casos experimentar cirugía para quitar su colon entero para atenuar este riesgo.

En este nuevo estudio, los clínicos en el hospital de Addenbrooke, Cambridge ofrecieron las muestras de tejido del colon donadas por 46 pacientes de IBD, junto con la información anonymized sobre su historial médico y tratamiento. Los investigadores en el instituto de Wellcome Sanger entonces utilizaron el microdissection de la laser-captura para cortar 446 criptas individuales, las cavidades minúsculas que componen el tejido del colon, así que podrían ser entero-genoma ordenado.

Estas series eran analizadas para descubrir el régimen en el tejido, el lazo genético de la mutación entre las criptas y cualquier gen que fueran más transformados que normales. Entonces fueron comparadas a las series a partir de 412 criptas a partir de 41 individuos sin IBD, de modo que los efectos de la inflamación crónica sobre la serie de la DNA pudieran ser observados.

Las personas encontraron que había más de dos veces tantos cambios de la DNA en el tejido enfermo que en normal, y cuanto más larga es la duración de la enfermedad, el mayor este exceso.

El estudio también destapó pruebas de un proceso evolutivo por el que los genes de las mutaciones particularmente estén bajo selección positiva. Algunas de estas mutaciones positivo-seleccionadas fueron enriquecidas en los genes asociados a los cánceres colorrectales, vertiendo la luz en el eslabón entre IBD y ciertos cánceres. Los investigadores también descubrieron pruebas de la selección positiva de mutaciones en los genes asociados a la regla del sistema inmune en la tripa y a la capacidad de las células de mantener lejos las bacterias residentes en el colon.

Sigurgeir Olafsson, primer autor del estudio del instituto de Wellcome Sanger, dijo: “Cómo nuestras carrocerías continúan desarrollarse durante nuestro curso de la vida es una parte fundamental de nuestra biología. Ha sido fascinadora estudiar el efecto de una enfermedad crónica sobre este proceso y destapar las pruebas que los cambios en la serie genética de las células de la tripa podrían tener un papel directo en el inicio del síndrome del intestino irritable.”

El cáncer colorrectal es una de las preocupaciones clínicas principales al tratar a pacientes con IBD. En este estudio, encontramos que los procesos mutacionales normales que están operativos en nosotros que aceleran todos en la tripa afectada IBD, llevando a más aumento que doble en el régimen en el cual algunas células de la tripa detectan mutaciones, y éste apuntala el riesgo de cáncer creciente en IBD.”

El Dr. Tim Raine, guía clínico para el servicio (IBD) del síndrome del intestino irritable en el hospital de Addenbrooke, Cambridge y miembro del profesorado honorario en el instituto de Wellcome Sanger

El Dr. Peter Campbell, autor en el estudio del instituto de Wellcome Sanger, dijo: “El papel de mutaciones somáticas en susceptibilidad del cáncer se ha apreciado de largo. Es emocionante ver los métodos que nosotros y otros entendíamos los cánceres ahora que eran aplicados a otras enfermedades comunes. Estas aproximaciones nos han dado discernimientos únicos en los efectos del síndrome del intestino irritable sobre la serie de la DNA del tejido inflamado.”

Una observación previamente inexplicada en IBD es que las bengalas relanzadas de la inflamación tienden a afectar al mismo remiendo del tejido, sugiriendo algunos cambios permanentes al colon. Estas conclusión destacan mutaciones genéticas como explicación posible, con algunas mutaciones positivo-seleccionadas en los genes de regla inmunes que ocurren en las mismas regiones del intestino afectado por la inflamación crónica.

El Dr. Carl Anderson, autor importante del estudio del instituto de Wellcome Sanger, dijo: “Sabemos que los cambios de la DNA contribuyen al revelado del cáncer, solamente su papel en enfermedades no-cacerígenas comunes como el síndrome del intestino irritable (IBD) no se ha estudiado extensivamente. Nuestro estudio reveló que los cambios somáticos en la serie de la DNA de las células que forran nuestra tripa pueden contribuir al revelado de IBD. Creo fuertemente eso que estudia las mutaciones somáticas en todas las enfermedades comunes, no apenas IBD y los cánceres, tienen el potencial de ofrecer discernimientos nuevos en biología de la enfermedad y de destacar objetivos potenciales de la droga.”

Source:
Journal reference:

Olafsson, S., et al. (2020) Somatic Evolution in Non-neoplastic IBD-Affected Colon. Cell. doi.org/10.1016/j.cell.2020.06.036.