Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los neurólogos correlacionan al portero sensorial del cerebro en detalle sin precedente

Mucha gente con hipersensibilidad de la experiencia del autismo, déficits de atención, y la desorganización sensoriales del sueño. Una región del cerebro que se ha implicado en estos síntomas es el núcleo reticular talámico (TRN), que se cree actuar como portero para la información sensorial que fluye a la corteza.

Las personas de los investigadores del MIT y del instituto amplio del MIT y de Harvard ahora han correlacionado el TRN en el detalle sin precedente, revelando que la región contiene dos redes secundarios distintos de neuronas con diversas funciones. Las conclusión podrían ofrecer a investigadores objetivos más específicos para diseñar las drogas que podrían aliviar algo del sensorial, sueño, y los síntomas de la atención del autismo, dicen Guoping Feng, uno de los líderes del equipo de investigación.

La idea es que usted podría apuntar muy específicamente un grupo de neuronas, sin afectar al cerebro entero y a otras funciones cognoscitivas.”

Guoping Feng, el James W. y profesor de Patricia Poitras de la neurología en el MIT y de una pieza del instituto de McGovern del MIT para la investigación del cerebro

Feng; Zhanyan Fu, director adjunto de la neurobiología en el centro de Stanley del instituto amplio para la investigación psiquiátrica; y Joshua Levin, líder mayor del grupo en el instituto amplio, es los autores mayores del estudio, que aparece hoy en naturaleza. Los autores importantes del papel son postdoc anterior Yinqing Li del MIT, postdoc amplio anterior Violeta López-Huerta del instituto, y científico amplio Xian Adiconis de la investigación del instituto.

Poblaciones distintas

Cuando la entrada sensorial de los aros, de los oídos, o de otros órganos sensoriales llega en nuestros cerebros, va primero al tálamo, que entonces la retransmite a la corteza para el tramitación de alto nivel. Las debilitaciones de estos circuitos talamocorticales pueden llevar a los déficits de atención, a la hipersensibilidad al ruido y a otros estímulos, y a los problemas del sueño.

Uno de los caminos mayores que el flujo de información de mandos entre el tálamo y la corteza es el TRN, que es responsable de cegar la entrada sensorial fuera de distracción. En 2016, Feng y el profesor adjunto Michael del MIT que Halassa, que es también autor del nuevo papel de la naturaleza, descubrió que la baja de un gen llamó Ptchd1 afecta importante a la función de TRN. En muchachos, la baja de este gen, que se lleva en el cromosoma X, puede llevar a los déficits de atención, a la hiperactividad, a la agresión, a la incapacidad intelectual, y a los desordenes del espectro del autismo.

En ese estudio, los investigadores encontraron que cuando el gen Ptchd1 fue eliminado en ratones, los animales mostraron muchos de los mismos defectos del comportamiento vistos en pacientes humanos. Cuando fue eliminado solamente en el TRN, los ratones mostraron solamente hiperactividad, déficits de atención, y la desorganización del sueño, sugiriendo que el TRN es responsable de esos síntomas.

En el nuevo estudio, los investigadores quisieron intentar aprender más sobre los tipos específicos de neuronas encontradas en el TRN, con la esperanza de encontrar nuevas maneras de tratar déficits de la hiperactividad y de atención. Actualmente, esos síntomas se tratan lo más a menudo posible con las drogas del estimulante tales como Ritalin, que tienen efectos dispersos en el cerebro.

“Nuestra meta era encontrar algunas maneras específicas de modular la función del rendimiento talamocortical y relacionarse la con los desordenes neurodevelopmental,” Feng dice. “Decidíamos intentar usar tecnología unicelular para disecar fuera qué tipos de la célula están allí, y se expresan qué genes. Hay los genes específicos que son druggable como objetivo?”

Para explorar esa posibilidad, los investigadores ordenaron las moléculas del ARN de mensajero encontradas en las neuronas del TRN, que revela los genes que se están expresando en esas células. Esto permitió que determinaran centenares de genes que se podrían utilizar para distinguir las células en dos subpoblaciones, sobre la base de cómo expresan fuertemente esos genes determinados.

Encontraron que una de estas poblaciones de la célula está situado en la base del TRN, mientras que la otra forma un muy de capa delgada rodeando la base. Estas dos poblaciones también forman conexiones a diversas piezas del tálamo, los investigadores encontrados. De acuerdo con esas conexiones, los investigadores presumen que las células en la base están implicadas en retransmitir la información sensorial a la corteza del cerebro, mientras que las células en la capa exterior aparecen ayudar a la información coordinada que viene hacia adentro con diversos sentidos, tales como visión y audiencia.

“Objetivos de Druggable”

Los investigadores ahora proyectan estudiar los papeles diversos que estas dos poblaciones de neuronas pueden tener en una variedad de síntomas neurológicos, incluyendo déficits de atención, hipersensibilidad, y la desorganización del sueño. Usando técnicas genéticas y optogenetic, esperan determinar los efectos de activar o de inhibir diversos tipos de la célula de TRN, o los genes expresados en esas células.

“Que puede ayudarnos en el futuro realmente a desarrollar los objetivos druggable específicos que pueden potencialmente modular diversas funciones,” Feng dice. Los “circuitos talamocorticales controlan muchas diversas cosas, tales como opinión sensorial, sueño, atención, y cognición, y puede ser que éstos se puedan apuntar más concretamente.”

Esta aproximación podría también ser útil para tratar la atención o los desordenes de la hipersensibilidad incluso cuando no son causados por defectos en la función de TRN, los investigadores dicen.

“TRN es un objetivo donde si usted aumenta su función, usted puede ser que pueda corregir los problemas causados por debilitaciones de los circuitos talamocorticales,” Feng dice. “Por supuesto somos lejos del revelado de cualquier clase de tratamiento, pero el potencial es que podemos utilizar tecnología unicelular no sólo para entender cómo el cerebro se ordena, pero también cómo las funciones del cerebro pueden ser segregadas, permitiendo que usted determine objetivos mucho más específicos que modulan funciones específicas.”