Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores utilizan la base de datos del genoma humano para estudiar a las células cancerosas

El catedrático del estado de la Florida de la ciencia biológica David Gilbert está utilizando la información más reciente sobre el genoma humano como guía para entender mejor el cáncer.

Gilbert y sus colegas de FSU eran parte de las personas que compararon diversos tipos de la célula cancerosa a una base de datos de células humanas normales usando un nuevo método que él desarrolló que puede determinar el tipo de la célula del cual los cánceres derivan. Comparando a las diversas células cancerosas a la colección de células normales, podían informar qué cánceres igualaron lo más de cerca posible diversos tipos de la célula.

Las “células cancerosas vienen de una célula en su carrocería, pero han cambiado,” Gilbert dijo. “Saber qué tipo de la célula vinieron es determinado importante al evaluar si un nuevo tumor en un paciente recaído está derivado del tumor original o es el nuevo cáncer en conjunto.”

Su trabajo, publicado en comunicaciones de la naturaleza, es una pieza acompañante a una serie grande de publicaciones resultando de un esfuerzo internacional de entender cómo el genoma humano trabaja, financiada por los institutos de la salud nacionales, llamados la enciclopedia de los elementos de la DNA (CODIFIQUE). Porque el solamente 1 por ciento de claves humanas de la DNA para cualquier proteína sabida, entendiendo la función del descanso de nuestro genoma ha sido un reto enorme.

Gilbert y sus colegas también son contribuidores al más grande CODIFICAN la publicación, publicada en la naturaleza, resumiendo los esfuerzos del último ciclo del financiamiento ENCODE. El punto culminante de este estudio es la correspondencia de casi un millón elementos en el genoma humano, revistiendo el 8 por ciento del genoma, que regula los genes. Es decir, determinan cuánto y en qué tejido de la carrocería será expresado un gen.

La complejidad en un organismo no está en el número de genes de la proteína-codificación que tiene. Está hacia adentro en la combinación de esos genes. Casi tenemos el mismo número de genes que tornillos sin fin y moscas, pero las expresamos en combinaciones más complejas.”

David Gilbert, profesor, departamento de la ciencia biológica, universidad de estado de la Florida

Su laboratorio agrega la réplica -; el proceso de la DNA que hace una copia de sí mismo -; al retrato.

La “gente no piensa a menudo en la réplica como algo que sería regulado diferentemente en diversos tipos de la célula porque la DNA está lo mismo en todas las células,” él dijo.

“Sin embargo, no es apenas la DNA que repliega. Bastante, todos los componentes de los cromosomas que regulan la DNA se desmontan y se vuelven a montar totalmente cuando las réplicas de la DNA. Hemos mostrado que la orden en la cual los segmentos de la réplica de la DNA son únicos a cada tipo de la célula y también diferente en células enfermas. Puede incluso ser único al cáncer de un paciente específico.”

Source:
Journal reference:

Zhang, J., et al. (2020) An integrative ENCODE resource for cancer genomics. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-020-14743-w.