Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El experto de cabeza está sonando la alarma en el síntoma nuevo-determinado del coronavirus

Un consultor de VascularNurse y un conferenciante mayor en la universidad de Huddersfield está sonando la alarma en un síntoma nuevo-determinado del coronavirus, COVID-dedos del pie aparados, después de atestiguar un claro aumento en la cantidad de pacientes que son clínicas vasculares referidas, con los síntomas similares a la enfermedad arterial pero, que entonces prueban el positivo para COVID-19.

El Dr. Leanne Atkin es una pieza del instituto de universidad de la integridad de la piel y de la prevención de la infección y trabaja como hospital vascular de los atPinderfields del consultor de la enfermera en Wakefield, parte de la mediados de confianza de NHS de los hospitales de Yorkshire, en la clínica vascular.

La manifestación dermatológica conocida como COVID-dedos del pie fue determinada como siendo un síntoma de COVID-19 en abril por los podiatras españoles y aparece antes como lesiones asimétricas que pueden parecer muy similares a los sabañones.

Los pacientes pueden experimentar sensaciones de ardor, picando con dolor o dulzura alrededor de las áreas afectadas y no parecen estar en la correlación con la severidad de la enfermedad.

Es decir el Dr. explicado Atkin, pueden ser vistos en los pacientes que tienen síntomas suaves de COVID-19 y que continúan hacer una recuperación completa dentro de un par de semanas, esto incluyen el dolor y la descoloración en los pies que vuelven a normal.

Desde abril, el Dr. Atkin ha notado una subida alarmante del número de opinión patientsrequiringVascular con los daños agudos de la isquemia y de la perfusión del limbo, que se relacionan con el virus de COVID.

Es imprescindible que hay una percatación creciente entre médicos y clínicos de los pies de los pacientes y cómo los cambios en color podrían ser un signo de la infección incluso en ausencia de cualquier otro síntoma.”

El Dr. Leanne Atkin, pieza, instituto de la integridad de la piel y prevención de la infección, universidad de Huddersfield

Amputación del limbo

La isquemia aguda del limbo, el Dr. Atkin explica, es una restricción en abastecimiento de sangre a los tejidos y puede causar una escasez del oxígeno que es necesario para el metabolismo celular que mantiene el tejido de la piel activo. Si no vigilan a los pacientes de cerca para ayudar a prevenir baja del tejido puede dar lugar a ellos que tienen que experimentar la amputación del limbo.

Además de los riesgos para la salud crecientes impuestos ante el paciente si los COVID-dedos del pie van undiagnosed, la extensión posible de la infección es también mayor.

“Estos pacientes están entrando en una clínica vascular normal rodeada por el estado mayor normal,” dijo al Dr. Atkin.

“Sí, estamos desgastando al PPE básico pero, esta es la razón por la cual es imprescindible que los médicos sean consciente de este relativamente nuevo síntoma del virus, porque, si éste es real un signo de COVID, debemos intensificar nuestra protección para el estado mayor y para nuestros otros pacientes.

“Es realmente importante que la gente comienza a reconocer estos síntomas tempranos y si ella nota ningunos de ellos, ellos debe arreglar para que el paciente sea probado para COVID-19 y considerar cuidadosamente la necesidad de la remisión sobre clínicas vasculares.”