Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio explora eslabón entre el uso personal de los tintes de pelo y el riesgo de cáncer

Los estudios han indicado que esa gente que teñen su pelo regularmente puede tener un riesgo más alto del cáncer, especialmente del cáncer de diafragma y del cáncer de pecho.

Los tintes de pelo contienen ciertas substancias químicas que se han llevado a cabo responsables de estos lazos. En el estudio más grande hasta la fecha, que siguió a 117.200 mujeres de los E.E.U.U. durante 36 años, esto no podría ser confirmada.

Un equipo de investigación llevó por Eva Schernhammer, jefe del departamento de la epidemiología en la universidad médica de Viena, mostrada en un análisis específico de los datos de un estudio ficticio de las enfermeras del americano que la coloración del cabello regular no tenía ningún efecto importante sobre la mayoría de los tipos de cáncer - con algunas anomalías. Este estudio fue publicado en British Medical Journal.

La dependencia internacional para la investigación sobre el cáncer (CIRC), parte de la Organización Mundial de la Salud (WHO), ha clasificado la exposición profesional (e.g peluqueros) a los tintes de pelo como agente carcinógeno humano probable, mientras que el uso personal de los tintes de pelo no podría ser clasificado.

Sin embargo, pues las pruebas epidemiológicas actuales están lejos de concluyente, hay preocupación por el poder carcinogénico del uso personal del tinte de pelo permanente, especialmente los que sean determinado agresivos y la más de uso general.

Apenas un riesgo creciente para la mayoría de los tipos de cánceres - con anomalías

El estudio actual - el estudio anticipado más grande en este tema hasta la fecha - no encontró ningún eslabón entre el uso personal del tinte de pelo permanente y el riesgo de la mayoría de los cánceres o de la mortalidad cáncer-relacionada.

Sin embargo, encontró una asociación positiva para el riesgo de carcinoma de la célula básica, del cáncer de pecho receptor-negativo de la hormona (ER, banda y ER-/PR-), y de cáncer ovárico.

Además, el estudio también encontró las pruebas de la heterogeneidad debido al color natural del pelo: un riesgo creciente del linfoma de Hodgkin fue observado solamente en mujeres con el pelo naturalmente oscuro, y un riesgo más alto del carcinoma de la célula básica fue observado especialmente en mujeres con el pelo naturalmente liviano.

El actual estudio ficticio anticipado ofrece un cierto reaseguro contra preocupaciones que el uso personal de los tintes de pelo permanentes se puede asociar a un riesgo creciente de cáncer o de mortalidad. Sin embargo, también encontramos una correlación positiva para el riesgo de algunos cánceres.”

Eva Schernhammer, culata de cilindro, departamento de la epidemiología, universidad médica de Viena

Las conclusión actuales se limitan a las mujeres blancas de los E.E.U.U. y pueden no extender a otras poblaciones.

“Nuestros resultados alinean la validación anticipada adicional,” explican Schernhammer. “Esto depende de las diversos poblaciones y países, diversos genotipos de la susceptibilidad (e.g. NAT1 o NAT2), cánceres si diversos genotipos y los fenotipos genéticos moleculares, diversas fijaciones de la exposición (uso personal comparado con la exposición profesional), diversos puntos del tiempo y diversos colores de los tintes de pelo permanentes usados (la oscuridad teñió comparado con la luz teñida), con presupuestos refinados de la exposición y se interpretan teniendo en cuenta la totalidad de las pruebas.”

Source:
Journal reference:

Zhang, Y., et al. (2020) Personal use of permanent hair dyes and cancer risk and mortality in US women: prospective cohort study. British Medical Journal. doi.org/10.1136/bmj.m2942.