Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Inflamación limitada de la tripa en COVID-19

La enfermedad COVID-19 es caracterizada sobre todo por la fiebre, la tos, y síntomas respiratorios. Sin embargo, también ahora se sabe para afectar a muchos otros órganos, especialmente la tripa. De hecho, el hasta 60% de pacientes hospitalizados presentes con síntomas de la tripa. Un nuevo estudio de los investigadores en la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí y publicada en el medRxiv* del servidor de la prueba preliminar muestra en septiembre de 2020 que la infección de la tripa con este virus produce sobre todo inmunidad de la mucosa pero también una reacción inflamatoria limitada.

Los estudios anteriores han descrito la presencia de marcadores inflamatorios intestinales en los pacientes COVID-19 con diarrea, tal como calprotectin del taburete, una proteína del neutrófilo que se mide como marcador del síndrome del intestino irritable. Los pacientes COVID-19 también muestran cambios marcados en el microbiome fecal, sugiriendo que la infección rompe la inmunidad de la mucosa de la tripa.

El receptor de la célula huesped para el coronavirus 2 (SARS-CoV-2), la enzima angiotensina-que convierte 2 (ACE2) de la neumonía asiática, es abundante en el epitelio del intestino delgado, con la ocurrencia de vertimiento del ARN viral por largos periodos en el taburete. Los organoids humanos de la tripa también se han encontrado para ser infectados por el virus. Esto sugiere la posibilidad de la réplica viral en la tripa y de la transmisión vía las heces.

Virus SARS-CoV-2 que ata a los receptores ACE2 en una célula humana. Haber del ejemplo: Kateryna Kon/Shutterstock
Virus SARS-CoV-2 que ata a los receptores ACE2 en una célula humana. Haber del ejemplo: Kateryna Kon/Shutterstock

COVID-19 severo se asocia a un desequilibrio importante de la inmunidad sistémica, y a los niveles de sangre de cytokines inmunes como (IL) interleukin-6, IL-8, IL-10, y aumento del factor de necrosis (TNFα) de tumor con el aumento de severidad de la enfermedad y de resultados del empeoramiento. El estudio actual se centra en la comprensión de cómo el virus afecta a la tripa y sus inmunorespuestas locales así como el microbiome fecal.

El estudio utiliza datos de pacientes hospitalizados en un único hospital en New York City en el pico del pandémico. Las muestras de taburete cerco en las fases agudas y convalecientes de la infección, en un punto medio de 16 días y de 25 días, respectivamente, de inicio del síntoma. La edad paciente mediana era 56 años, y mientras que la mitad de los pacientes fue definida como obesa, el 70% tenía tensión arterial alta. Estaban alrededor a medias los varones.

La enfermedad moderada y severa en la presentación ocurrió en mitad y una mitad de los pacientes, respectivamente. Mientras que los que estaban suavemente enfermos en la presentación continuaron estar así pues, la mitad de ésas en la categoría moderada progresó a la enfermedad severa. El cerca de 16% y el 30% de los pacientes murieron y fueron admitidos a la Unidad de Cuidados Intensivos (ICU) durante su retén. En conjunto, había 14 pacientes, o los 32% del total, que ICU requeridos cuidan y/o murieron, este que era tomado como el resultado compuesto pobre.

Los investigadores dieron preferencia a las que presentaron con síntomas de la tripa, y estos pacientes compusieron así el cerca de 70% de la cohorte, sobre todo la diarrea en el cerca de 60%, la náusea en un tercero, y vomitar en un sexto. La edad mediana de pacientes con síntomas del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO era más joven que para ésas fuera, en 53 años comparado con 63 años. Otros étnicos, comorbidity, y datos de la severidad/de la mortalidad eran similares en ambos grupos. Sin embargo, más pacientes sin síntomas de la tripa requirieron la admisión de ICU, en el 54%, comparado con el 19% en ésos con tal presentación.

Los marcadores inflamatorios como el suero IL-6 e IL-8 eran más inferiores en ésos con síntomas (GI) gastrointestinales, aunque éste no era estadístico importante. Otros parámetros referentes el recuento celular, la cuenta del linfocito, y a los marcadores blancos tienen gusto de CRP, de LDH, del D-dimero, y de la ferritina, así como las enzimas del hígado, eran similares en ambos grupos.

Mientras que la enfermedad acercó su pico, suero IL-6, IL-8, y niveles de TNF-α subieron, al igual que CRP, LDH, el D-dimero, y la ferritina, pero no las enzimas del hígado.

ARN viral en aumentos del taburete con diarrea y enfermedad fatal

Los investigadores realizaron la polimerización en cadena cuantitativa (qPCR) en el genoma SARS-CoV-2, usando el umbral Ct del ciclo menos de 40 como resultado positivo. Encontraron que la polimerización en cadena fecal para la detección viral del ARN era positiva para el 41% de los pacientes. Cargas más altas fueron asociadas a la presentación diarreica.

También observaron que la detección del ARN era más probable en el plazo de 28 días del inicio del síntoma, pero dentro de este período, no había diferencia en el régimen de la detección basado en el punto del tiempo. Ningún paciente con un resultado nasofaríngeo negativo de la polimerización en cadena tenía ARN viral perceptible en heces, aunque el período mediano entre la polimerización en cadena nasal negativa y la colección de la muestra de taburete eran 11 días.

La alta carga viral fecal marca la fatalidad de la infección

Los investigadores también encontraron que los no-sobrevivientes tenían cargas virales mucho más altas en heces que sobrevivientes, pero el valor fecal del Ct no era proporcional a la severidad de la enfermedad. Por otra parte, muy de los pocos pacientes con enfermedad suave que fueron reclutados a este estudio, la mitad tenía ARN viral perceptible en sus heces.

La secuencia del genoma mostró que cada aislante perteneció al clade 20C, que circulaba lo más libremente posible en New York City en este tiempo. No se observó ningunas mutaciones específicas conectadas a la infección del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO.

Cytokines inflamatorio en heces de los pacientes COVID-19

Los investigadores observaron que los cytokines fecales fueron elevados en los pacientes COVID-19, como en otras infecciones intestinales y condiciones inflamatorias, pero no se asociaron a la infección del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO o a diarrea. Esto incluyó niveles más altos de IL-8, de IL-1b, y de TNFα, en alguno pero no todos los pacientes.

Cuando eran clasificación por severidad de la enfermedad, encontraron que solamente IL-23 fue aumentado importante de los pacientes seriamente enfermos COVID-19. Concentraciones más altas del cytokine en suero no fueron reflejadas en concentraciones del taburete; sin embargo, el valor de esta observación es limitado puesto que los especímenes no cerco en los mismos días.

El nivel de calprotectin en heces no fue conectado a la severidad COVID-19 o a la carga viral del taburete.

La tripa Microbiome cambia sin relación a COVID-19

Los investigadores también encontraron que no había cambios del específico en el microbiome de la tripa en los pacientes COVID-19. Sin embargo, la terapia antibiótico reciente fue asociada a los cambios en la composición y redujo la diversidad de las bacterias de la tripa.

SARS-Cov-2 Tripa-Específico IgA en los pacientes COVID-19

La inmunidad del ordenador principal contra SARS-CoV-2 se piensa para depender pesado de los anticuerpos de neutralización contra la proteína viral del pico, determinado el dominio receptor-obligatorio (RBD). La inmunidad de la mucosa es mediada principal por los anticuerpos de IgA, que son responsables de inmunidad duradera contra virus intestinales.

Anti-SARS-CoV-2 IgA se ha encontrado en sangre, líquido de lavado broncoalveolar, y estelas turbulentas nasales, así como en leche materna de donantes convalecientes. Los investigadores, por lo tanto, buscaron los anticuerpos antis-RBD de IgA en muestras fecales. Encontraron que esto fue correlacionada con IgA RBD-específico en suero, pero en un nivel inferior.

Los niveles de IgA total y RBD-específico en taburete a través del grupo eran ampliamente similares al de mandos sanos. Había 5 pacientes, todos con COVID-19 severo, que tenía niveles sustanciales de IgA específico. No obstante, todos eran obesos, con un BMI mediano de ~41 comparados a 29 para otros pacientes sin IgA específico perceptible.

Implicaciones

Los investigadores sugieren eso basada en estos datos, diarrea en los pacientes algún COVID-19 no son el resultado de la inflamación. Sin embargo, la presencia de síntomas del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO indica típicamente un curso más suave de la enfermedad, pero en casos graves, los resultados inmunes del dysregulation en la réplica viral masiva dentro de órganos múltiples.

La elevación fecal IL-8, acoplada con un IL-10 más inferior en los pacientes COVID-19, e IL-23 más altos en pacientes seriamente enfermos, demuestran una inmunorespuesta dentro de la tripa a esta infección viral. Sin embargo, el hecho de que la carga viral en taburete no refleje la severidad de la enfermedad y de la falta de implicación de otros cytokines y del calprotectin muestra que éste es limitado.

Esto es soportada por la falta de cambios en estructura o diversidad del microbiome de la tripa, excepto los que se podrían trazar al uso de antibióticos.

Finalmente, la presencia de IgA RBD-específico en taburete se ha descubierto por primera vez en los pacientes COVID-19. Sin embargo, sigue siendo no entendible si ésta es una reacción o una parte de la mucosa protectora localizada de la reacción sistémica a la infección. Descubrieron que la detección fecal de IgA específico es difícil debido al ruido de alto fondo, que demuestra la necesidad de métodos más sensibles de tomar títulos inferiores.

El estudio concluye, “nuestros datos sugieren que la tripa pueda ser un órgano inmunológico activo durante la infección SARS-CoV-2, según lo evidenciado por IgA virus-específico, pero hay pocas pruebas de la inflamación intestinal pública, incluso en pacientes con diarrea u otros síntomas del SOLDADO ENROLLADO EN EL EJÉRCITO.”

Advertencia *Important

el medRxiv publica los partes científicos preliminares que par-no se revisan y, por lo tanto, no se deben mirar como concluyentes, conduce práctica clínica/comportamiento relativo a la salud, o tratado como información establecida.

Journal reference:
Dr. Liji Thomas

Written by

Dr. Liji Thomas

Dr. Liji Thomas is an OB-GYN, who graduated from the Government Medical College, University of Calicut, Kerala, in 2001. Liji practiced as a full-time consultant in obstetrics/gynecology in a private hospital for a few years following her graduation. She has counseled hundreds of patients facing issues from pregnancy-related problems and infertility, and has been in charge of over 2,000 deliveries, striving always to achieve a normal delivery rather than operative.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Thomas, Liji. (2020, September 08). Inflamación limitada de la tripa en COVID-19. News-Medical. Retrieved on September 20, 2021 from https://www.news-medical.net/news/20200908/Limited-gut-inflammation-in-COVID-19.aspx.

  • MLA

    Thomas, Liji. "Inflamación limitada de la tripa en COVID-19". News-Medical. 20 September 2021. <https://www.news-medical.net/news/20200908/Limited-gut-inflammation-in-COVID-19.aspx>.

  • Chicago

    Thomas, Liji. "Inflamación limitada de la tripa en COVID-19". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20200908/Limited-gut-inflammation-in-COVID-19.aspx. (accessed September 20, 2021).

  • Harvard

    Thomas, Liji. 2020. Inflamación limitada de la tripa en COVID-19. News-Medical, viewed 20 September 2021, https://www.news-medical.net/news/20200908/Limited-gut-inflammation-in-COVID-19.aspx.