Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La agregación de la proteína reduce la elasticidad de los vasos sanguíneos en el cerebro

Los depósitos de una proteína llamaron “Medin”, que evidente en virtualmente todos los más viejos adultos, reduce la elasticidad de los vasos sanguíneos durante el envejecimiento y por lo tanto puede estar un factor de riesgo para la demencia vascular. Expertos del centro alemán para las enfermedades de Neurodegenerative (DZNE) y del instituto de Hertie para la investigación clínica del cerebro (HIH) en la universidad del parte de Tübingen sobre esto en el gorrón científico PNAS. Los investigadores miran estos depósitos como objetivos para las terapias futuras. Sus conclusión se basan en estudios en ratones y el análisis de las muestras de tejido humanas.

Conocen a casi toda la gente sobre la edad de 50 para tener terrones minúsculos de la proteína Medin en las paredes de sus vasos sanguíneos.

Estos depósitos son al parecer un efecto secundario del proceso del envejecimiento. Se encuentran predominante en la aorta y en vasos sanguíneos de la carrocería superior, incluyendo los del cerebro. Lo más asombrosamente posible, en nuestro estudio podríamos no sólo descubrir las partículas de Medin en muestras de tejido cerebral de individuos difuntos pero también en ratones viejos - a pesar de la vida útil limitada de estos animales.”

El Dr. Jonas Neher, jefe del estudio actual y científico en el sitio de Tübingen del DZNE y el HIH

Medin se considera problemático, porque pertenece a un grupo de moléculas llamadas los “amiloides” que se asocian a menudo a condiciones patológicas. Un ejemplo prominente es “beta amiloideo”, cuyos agregados están implicados en enfermedad de Alzheimer. “Se ha asumido desde hace bastante tiempo que los agregados de Medin tienen un efecto desfavorable sobre los vasos sanguíneos y pueden contribuir a las enfermedades vasculares. Los estudios recientes soportan esta hipótesis. Según estas conclusión anteriores, más viejos adultos con la demostración vascular de la demencia aumentaron periodos de los depósitos de Medin comparados a los individuos sanos,” dijo a Neher.

Buques lentos

Sin embargo, a pesar de estos signos sospechosos, todavía no ha habido prueba concluyente que los terrones de la proteína son real dañinos. Un equipo de investigación llevado por Neher ahora ha tenido éxito en probar esto - habilitado por su encontrar que Medin deposita también la forma en ratones del envejecimiento. Su estudio es el resultado de un esfuerzo colaborativo también que implica a científicos de Francfort, de Munich, de Liverpool y de Londres.

“Investigamos cómo los vasos sanguíneos en el cerebro pueden dilatar rápidamente. Para esto comparamos los ratones envejecidos que tienen depósitos de Medin con los ratones que genético faltan Medin y por lo tanto no desarrollan los depósitos de Medin,” dijeron a Neher. Tales estudios son difíciles de conducto en seres humanos, él explicaron: “Casi todos los más viejos adultos tienen agregados de Medin. Por lo tanto, es casi imposible comparar a gente de la edad casi igual con y sin los agregados.”

Las personas de Neher observaron que los ratones - análogos a los seres humanos - muestran cantidades cada vez mayores de partículas de Medin en sus vasos sanguíneos con edad de avance. “A este respecto, el ratón parece imitar adecuadamente la situación en seres humanos,” dijo a Neher.

En ratones, los investigadores también encontraron que cuando el cerebro es activo y un abastecimiento de sangre más alto es necesario, los vasos sanguíneos con los depósitos de Medin se despliegan más despacio que ésos sin Medin. Los “buques del cerebro con Medin aparecen ser menos flexibles y por lo tanto reaccionar más lento.” Sin embargo, la capacidad de los buques de desplegarse rápidamente es importante para el flujo de sangre de regulación y proveyendo del cerebro un abastecimiento óptimo de oxígeno y de alimentos, el investigador dijo. “Si se empeora esta capacidad, puede tener consecuencias de gran envergadura para el funcionamiento de órganos.” Los depósitos de Medin por lo tanto parecen contribuir al deterioro de la función del vaso sanguíneo en una edad avanzada. “Y éste es probablemente no sólo el caso en el cerebro, porque los depósitos también ocurren en otros vasos sanguíneos y podrían por lo tanto llevar no sólo a la demencia vascular pero también a la enfermedad cardiovascular.”

Neher no puede dar una respuesta definida sobre los mecanismos por los cuales las partículas de Medin actúan en los vasos sanguíneos. Sin embargo, él tiene una teoría: Las “fibras se ejecutan en la pared del buque que permiten que el vaso sanguíneo estire y contrate. Puesto que los depósitos de la proteína se embuten en la pared del buque, pueden interferir con la función de estas fibras elásticos.”

Objetivo terapéutico

Medin se deriva de una manera hasta ahora desconocida de una proteína más grande que esté implicada en la formación de nuevos vasos sanguíneos, entre otras cosas. “Si esta molécula del precursor se podría estabilizar con las drogas, la producción de Medin pudo ser modulada. Alternativamente, la avería de los agregados de Medin podía ser estimulada. Esto podía ayudar a mantener salud vascular y del cerebro en edad avanzada. Sin embargo, no hay tal remedio disponible hasta la fecha,” dijo a Neher. “Es por lo tanto importante ver Medin como factor de riesgo que casi cada más viejo adulto lleve dentro de sí mismo. Aunque Medin afecte a un grupo de personas realmente grande, ha recibido hasta ahora poca atención en la investigación de la terapia. Nuestras conclusión sugieren que se traslade más al proyector orientable.”

Source:
Journal reference:

Degenhardt, K., et al. (2020) Medin aggregation causes cerebrovascular dysfunction in aging wild-type mice. PNAS. doi.org/10.1073/pnas.2011133117.