Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores están probando la eficacia de tratamientos múltiples para prevenir COVID-19

Un estudio en la eficacia de tratamientos múltiples, incluyendo los anticuerpos laboratorio-hechos, en evitar que COVID-19 suave avance a la enfermedad severa en la fijación del paciente no internado está en curso por los investigadores en el centro de la ciencia de la salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth).

La juicio clínica está alistando a pacientes en Lyndon B. Johnson que Hospital.UTHealth está lanzando el sitio de Houston de la juicio a escala nacional ACTIV-2, una sociedad pública-privado de la salud de Harris del sistema llevada por los institutos nacionales del programa terapéutico acelerante de las intervenciones COVID-19 y de las vacunas de la salud (NIH) (ACTIV).

La velocidad del alabeo de la operación, un esfuerzo de la multi-dependencia llevado por el gobierno de los E.E.U.U. para desarrollar, para fabricar, y para distribuir COVID-19 las vacunas, terapias, y los diagnósticos, también coordina el estudio.

La fase II, juicio seleccionada al azar, cegada, controlada, adaptante de la plataforma permitirá diversas medicaciones se agregue y se cae durante el curso del estudio como se desarrollan, permitiendo que los investigadores los prueben efectivo contra un placebo.

Las juicios clínicas adaptantes observan los resultados pacientes y los efectos secundarios que ocurren durante el horario determinado de la juicio y permiten la modificación basada en esas observaciones.

El primer tratamiento que es probado es LY-CoV555, un anticuerpo (laboratorio-manufacturado) monoclonal de investigación desarrollado de la muestra de sangre de un paciente recuperado COVID-19.

Una vez que estuvieron aisladas, las copias de este anticuerpo fueron sintetizadas y producidas en un laboratorio. Los anticuerpos son proteínas producidas por las células inmunes a las infecciones del combate.

Aislando y reproduciendo esta proteína y entregándola vía la infusión intravenosa, los investigadores esperan desarrollar un tratamiento que pueda apuntar SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, y evite que los pacientes con un caso de menor importancia desarrollen enfermedad severa.

Pudiendo proveer de nuestros pacientes una opción temprana del tratamiento que podría prevenir la enfermedad COVID-19 y la hospitalización severas es no sólo dominantes para perfeccionar resultados pacientes pero para las comunidades de protección que han sido las más muy afectadas por este virus.”

Roberto C. Arduino, Doctor en Medicina, principal investigador y profesor, enfermedad infecciosa, Facultad de Medicina de McGovern, centro del estudio de la ciencia de la salud de la Universidad de Texas en Houston

Los participantes elegibles deben ser los adultos que se han diagnosticado con COVID-19 sintomático, pero no requieren la hospitalización. Deben haber probado el positivo para la enfermedad en el plazo de siete días de síntomas del alistamiento y de la experiencia en el plazo de 10 días.

Por lo menos la mitad de ésas alistadas se debe considerar “de alto riesgo” para desarrollar COVID-19 severo. Los factores de alto riesgo incluyen ser la edad 55 o más viejo y tener una de las condiciones siguientes: pulmón, riñón, o enfermedad del higado crónico; hipertensión; enfermedad cardiovascular; diabetes; obesidad; o moderado al asma severo.

El período del estudio durará áspero seis meses. Durante el primer mes, los participantes tendrán una serie de personalmente visitan para rastrear sus síntomas así como para determinar si el ARN de los virus es todavía perceptible en su nariz y saliva usando un lampazo nasofaríngeo.

Los participantes también darán muestras de sangre para ayudar a investigadores mejor a entender cómo las medicaciones funcionan en sus carrocerías y el efecto sobre el vertimiento viral para determinar si los agentes del tratamiento pueden reducir o parar la transmisión de SARS-CoV-2. Los investigadores seguirán con los participantes vía lamamientos de teléfono o el vídeo charla durante el curso restante del estudio.

UTHealth apunta alistar entre cinco y 10 pacientes para la fase II. Si los tratamientos investigadores cumplen las consideraciones definidas del estudio para la evaluación adicional y revelan resultados positivos, avance la fase II a la fase III.

La fase III apuntará alistar una población más grande de participantes para evaluar la eficacia de cada tratamiento como prevención de la hospitalización y de la muerte en adultos nonhospitalized con COVID-19.