Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La causa de Cannabinoids cambia en el cerebro que ésa lleva a las deficiencias en la acción recíproca social

El sistema nervioso comprende las neuronas y las células glial (el glia significa el “pegamento”). Los Astrocytes son los más abundantes entre las células glial. Entre muchas otras funciones emprenden capturar la glucosa de la corriente de la sangre para ofrecer energía y para permitir que la actividad neuronal necesaria ocurra, y se aseguran así de que las funciones cognoscitivas están realizadas correctamente.

Las neuronas para su actividad del astrocyte del mando de la parte mediante las moléculas presentan en los astrocytes, que incluyen los receptores del cannabinoid del tipo 1 (CB1). Sin embargo, estos receptores, que también modulan la comunicación entre los astrocytes y las neuronas, constituyen el objetivo principal del componente psicoactivo del cáñamo, conocido como ∆ de THC (delta-9-tetrahydrocannabinol).

¿Qué suceso cuando THC actúa en los astrocytes? La investigación, en la cual el grupo del Dr. Pedro Grandes participó, concluye que la activación de los receptores del cannabinoid CB1 en las mitocondrias (organelos de la célula responsables de producir energía) de los astrocytes de los ratones obstaculiza el metabolismo de la glucosa y la producción de lactato en el cerebro; esto altera la función neuronal y lleva a un deterioro en comportamientos sociales de la acción recíproca.

La activación de estos receptores hace los astrocytes generar menos especie reactiva del oxígeno, que tiene un efecto negativo sobre la producción de la glucosa del lactato que lleva a la tensión neuronal y a una falta de acción recíproca social. Qué hace esta investigación importante es no sólo la identificación de esta deficiencia, que se puede invertir con genético y manipulación farmacológica de estos moleculares y los cambios bioquímicos causados por el tratamiento del cannabinoid, pero también su contribución al conocimiento referente a los cambios causados por el cáñamo en el cerebro”.

El Dr. Pedro Grandes

La gente siguiente ha participado en este estudio: Nagore Puente e Itziar Bonilla, Svein Achicallende y Pedro Grandes del departamento de las neurologías de la facultad de remedio y de oficio de enfermera en el UPV/EHU-University del país vasco y del centro vasco de Achucarro para la neurología; trabajaron junto a personas multidisciplinarias internacionales llevadas por los investigadores Juan P. Bolaños (universidad de Salamanca) y Juan Marsicano (NeuroCentre Magendie de Bordeaux, universidad de Burdeos) con los investigadores de la universidad de Complutense de Madrid, de la universidad de Poitiers y de la universidad París-Saclay (Francia), Université de Moncton y universidad de Victoria (Canadá), universidad de Lausanne (Suiza) y el centro médico de la universidad, Maguncia (Alemania), entre otros centros y hospitales.

La colaboración entre el grupo de investigación del Dr. Pedro Grandes y las personas llevó por el Dr. Juan Marsicano de la universidad de Burdeos resultada para ser crucial en la demostración, por primera vez, de la presencia de los receptores CB1 en las mitocondrias de la neurona, cuya activación reduce la actividad mitocondrial que lleva a la baja de memoria.

Los resultados de estos estudios fueron publicados en 2012 en neurología de la naturaleza y en 2016 en naturaleza. Sin embargo, “qué sigue siendo ser hecho es descubrir la función de los receptores CB1 situados en las mitocondrias del astrocyte, y en esto miente la significación de este nuevo encontrar, que también constituye continuidad en la línea fronteriza de la investigación y de la cooperación”, el Dr. explicado Grandes.

Source:
Journal reference:

Jimenez-Blasco, D., et al. (2020) Glucose metabolism links astroglial mitochondria to cannabinoid effects. Nature. doi.org/10.1038/s41586-020-2470-y.