Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan a un candidato potencial de la droga a la mano, fiebre aftosa

Un estudio que aparece la semana próxima en las comunicaciones de la naturaleza del gorrón ofrece un ciertas buenas noticias en la búsqueda para las drogas antivirus para las enfermedades difíciles de tratar. Los investigadores han determinado un nuevo candidato potencial de la droga contra el enterovirus 71, una causa común de la mano, fiebre aftosa en niños y a niños jovenes.

La composición del interés es una pequeña molécula que ata al ARN, el material genético del virus, y cambia su forma tridimensional de una manera que pare el virus de multiplicarse sin dañar su ordenador principal humano.

No hay actualmente drogas o vacunas aprobadas por la FDA para el enterovirus 71, que afecta a cientos de miles de niños cada año, determinado en Asia sudoriental.

Mientras que la mayoría de la gente consigue mejor dentro de 7 a 10 días después de sufrir poco más que una fiebre e impetuosos, los casos severos pueden causar la inflamación, la parálisis e incluso la muerte del cerebro.

El trabajo podía pavimentar la manera para los nuevos tratamientos para otras infecciones virales también, dice a personas de científicos en Duke University, la universidad occidental de la reserva del caso y la universidad de Rutgers.

Tradicionalmente, la mayoría de las drogas se diseñan para atar a las proteínas para cegar o para romper su papel en causar enfermedad. Pero mucho del genoma en seres humanos y sus patógeno microbianos no cifra para las proteínas, así que significa que solamente una parte de su material genético es apuntado por las drogas existentes.

Para las enfermedades que no tienen buenos tratamientos, el problema es quizá nosotros ha estado apuntando la cosa incorrecta.”

Amanda Hargrove, co-autor y profesor adjunto, química, Duke University del estudio

En vez de apuntar las proteínas, Hargrove y otros están buscando las pequeñas moléculas que apuntan el ARN, que la mayoría de los programas del descubrimiento de la droga han pasado por alto.

Cuando un virus tiene gusto del enterovirus 71 (o SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19) infecta una célula humana, él inyecta su ARN en la célula, secuestrando la maquinaria interna para hacer las copias de sí mismo que repartido eventual fuera para infectar las células vecinas.

El trabajo previo sobre el enterovirus 71 destacó una porción de su estructura del ARN que ayuda al virus a cooptar la maquinaria del ordenador principal que necesita replegar. Esta región del ARN se pliega en sí mismo para formar una horquilla, con un bombeo en el centro donde los nucleótidos desparejados hinchan fuera a un lado.

Si una droga se puede desarrollar para inhibir esta región, los investigadores dicen, nosotros pudieron poder cegar el virus antes de que tenga una ocasión de extenderse.

Para el estudio actual, Hargrove y los colegas revisaron una biblioteca de unas 30 pequeñas moléculas, buscando unos que atan apretado al bombeo y a no otros sitios en el ARN del virus.

El ARN es una molécula contoneante; cuando ata a otras moléculas tales como proteínas del ordenador principal o pequeñas drogas de la molécula adquiere diversas formas tridimensionales.

Los investigadores determinaron una molécula, apararon DMA-135, que incorpora las células humanas infectadas y se sujeta a la superficie del bombeo, creando un retorcimiento en esta región.

Este cambio de la forma, a su vez, abre el acceso a otra molécula -- una proteína humana del represor que ciega la “lectura” de las instrucciones genéticas del virus, parando incremento viral en sus carriles.

En un experimento, los investigadores podían utilizar la molécula para parar el virus de aumentar cultivos celulares humanos interiores en el laboratorio, con efectos más grandes en dosis más altas.

Hargrove dice que tardaría por lo menos cinco años para mover cualquier nueva droga para la mano, fiebre aftosa del laboratorio a los botiquines. Antes de que su pequeña molécula podría alcanzar a pacientes, el paso siguiente es asegurarse de que es seguro y de manera efectiva en ratones.

Mientras tanto, los investigadores están empleando su éxito con el enterovirus 71 y están observando si el ARN-alcance de las pequeñas moléculas se podría utilizar para abordar otros virus del ARN también, incluyendo SARS-CoV-2.

Source:
Journal reference:

Davila-Calderon, J., et al. (2020) IRES-targeting small molecule inhibits enterovirus 71 replication via allosteric stabilization of a ternary complex. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-020-18594-3.