Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El aislamiento social empeora los efectos de la enfermedad de Alzheimer, demostraciones del estudio

Un estudio en los ratones conducto por el UAB muestra que el aislamiento social empeora los efectos de la enfermedad de Alzheimer, con hiperactividad nivela alcanzar hasta dos veces tanto como en la patología sí mismo.

El estudio fue publicado en una edición especial de fronteras en muerte dada derecho psiquiatría y de procesos de luto en los tiempos del pandémico de Coronavirus (COVID-19), dedicados a fijar los efectos de este pandémico.

La investigación también confirma un aumento en la atrofia asimétrica del hipocampo, una central del área del cerebro a la memoria

Los investigadores en el departamento de la psiquiatría y del remedio legal y en el Institut de Neurociències (inc.) del Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han conducto un estudio que permite el estimar, desde el punto de vista de la neurología de translación, de los efectos del aislamiento en los decorados pandémicos actuales en pacientes mayores con demencia.

Las conclusión también pueden servir como guía a la revisión de condiciones vitales después de la crisis COVID-19. El estudio fue publicado en fronteras en psiquiatría, en una edición especial de fronteras en muerte dada derecho psiquiatría y de procesos de luto en los tiempos del pandémico de Coronavirus (COVID-19), dedicados a fijar los efectos de este pandémico.

Los investigadores analizaban los efectos del aislamiento en los modelos de los ratones machos que sufrían de escenarios avanzados de la enfermedad de Alzheimer con una serie de pruebas del comportamiento, que se podrían comparar a varias áreas encontradas en hogares mayores de la residencia.

Compararon estos resultados con los modelos de los ratones de Alzheimer que no fueron aislados, y con otros modelos animales sanos que experimentaban un proceso normal del envejecimiento. El estudio conducto con los ratones machos porque éstos son afectados más por COVID-19 y es también los que está para mostrar más deterioro del sistema de la neuro-inmuno-endocrina y de las condiciones peores de la supervivencia al sufrir demencia.

Las conclusión principales demuestran que el aislamiento exacerba la hiperactividad hasta dos veces tan normal en ratones con la enfermedad de Alzheimer, y también causan el aspecto de comportamientos extraños. Este aumento fue demostrado constantemente en las habilidades de motor gruesas, relacionadas con el movimiento de armas, de tramos, de los pies o de la carrocería entera.

Sin embargo, también afectó a habilidades de motor finas, a los pequeños movimientos hechos por las manos, a las muñecas, a los dedos, a los dedos del pie, a los labios y a la lengüeta. Los animales aislados mostraron las configuraciones emocionales comparables a la ansiedad y a los cambios en sus estrategias de gestión del estrés.

“Los resultados son autor con respecto, dado que la ansiedad es uno de los síntomas neuropsiquiátricos principales asociado a demencia, que produce una carga grande en el cuidador y, en algunos casos, hace administración clínica un reto”, señalan a Aida Muntsant, primer de la investigación, que es incluida como parte de su tesis del doctorado.

Efectos del aislamiento sobre memoria

Los investigadores también analizaban los efectos del aislamiento sobre otras variables neuropathological y obtuvieron diversos resultados.

Aunque las variables características del desorden, como taupathy, no fueran modificadas, algunos otras tales como atrofia hippocampal asimétrica aumentaron con el aislamiento. Esta disfunción fue descrita en pacientes humanos con demencia y modelada recientemente aquí por primera vez con los modelos animales de la enfermedad de Alzheimer. El encontrar es importante, dado que la asimetría se ha conectado a mayor vulnerabilidad para esfuerzo factores.”

Lydia Giménez-Llort, profesor en psiquiatría e investigador, Institut de Neurociències

El estudio también confirmó que los ratones que sufrían de enfermedad de Alzheimer perdieron la carrocería y la masa renal, los efectos que también se han observado en los pacientes COVID-19, aunque la baja fuera mayor con ésas en el aislamiento. La baja en masa del bazo, un órgano importante del sistema inmune periférico, fue observada solamente en animales aislados.

Revisión del aislamiento entre los ancianos

El “pensamiento en cuáles será la era post-Covid-19 como para los ancianos implica mucho esfuerzo en el reajuste de todas las condiciones de la vida, de las intervenciones en cuidado y la rehabilitación, y de la administración de la soledad forzada como parte de la nueva comprobación que se distancia dimensiones. Por lo tanto, es necesario y urgente estimar el impacto que estas dimensiones tendrán en la población mayor más vulnerable, tal como ésos que sufren de demencia”, los investigadores señalan.

El estudio también destaca la necesidad de las intervenciones personalizadas adaptadas al perfil clínico heterogéneo y complejo de la gente con demencia, y considerar cómo todo el esto afecta a las obligaciones de cuidadores, si sean profesionales o piezas de la familia del paciente.

Source:
Journal reference:

Muntsant-Soria, A & Gimenez-Llort, L. (2020) Impact of social isolation on the behavioral and functional profiles and hippocampal atrophy asymmetry in dementia in times of coronavirus pandemic (COVID-19): A translational neuroscience approach. Frontiers in Psychiatry. doi.org/10.3389/fpsyt.2020.572583.