Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La contaminación atmosférica puede causar daño neurológico

Los investigadores que observaban los médulas oblongas de niños y de adultos jovenes expusieron de por vida a la contaminación atmosférica en Ciudad de México han descubierto pruebas que perturbaban del daño.

Los estudios anteriores han conectado la exposición de partículas fina de la contaminación atmosférica a la enfermedad de Alzheimer, y los investigadores también han denunciado pruebas de nanoparticles contaminación-derivados aire en la corteza frontal del cerebro.

Pero después de examinar los médulas oblongas 186 de Ciudad de México jovenes los residentes envejecieron entre 11 meses y 27 años de edad, investigadores, incluyendo profesor Barbara Maher de la universidad de Lancaster, encontraron marcadores no sólo de la enfermedad de Alzheimer, pero también de Parkinson y de la enfermedad de la neurona de motor (MND) también.

Estos marcadores de la enfermedad fueron acoplados con la presencia de nanoparticles minúsculos, distintivos dentro del médula oblonga - su aspecto y de composición indicando que eran probables venir de la contaminación del vehículo.

Esto ha llevado a investigadores a concluir esa contaminación atmosférica de esta naturaleza - si está inhalada o tragada - pone a gente a riesgo de daño neurológico potencial. El médula oblonga es la parte posterior del cerebro que regula el sistema nervioso central, el corazón de los mandos y los ritmos respiratorios, e incluyendo cómo percibimos la posición y el movimiento de nuestra carrocería, por ejemplo, nuestro sentido del balance.

No sólo los médulas oblongas de la gente joven en el estudio mostraron los “sellos neuropathological” de Alzheimer, Parkinson y MND, también tenían altas concentraciones de hierro, de aluminio y los nanoparticles titanio-ricos en el médula oblonga - específicamente en del nigra del substantia, y de cerebelo.”

Barbara Maher, profesor, universidad de Lancaster

“Hierro-y los nanoparticles aluminio-ricos encontrados en el médula oblonga son llamativo similares a los que ocurran como combustión y partículas fricción-derivadas en la contaminación atmosférica (de los motores y de los sistemas de frenos).

“Las partículas titanio-ricas en el cerebro eran diferentes - distintivo acicular en forma; las partículas similares fueron observadas en las células nerviosas de la pared de la tripa, sugiriendo alcance de estas partículas el cerebro después de ser tragadas y de trasladarse desde la tripa a las células nerviosas que conectan el médula oblonga con el sistema digestivo.”

Los “sellos neuropathological” encontraron incluso en el niño más joven (11 meses) incluyeron incrementos de la célula nerviosa, y las placas y los enredos formaron por las proteínas misfolded en el cerebro. El daño al nigra del substantia se conecta directamente al revelado de la enfermedad de Parkinson en vida posterior.

El misfolding de la proteína conectado previamente al MND era también evidente, sugiriendo mecanismos y caminos causales comunes de la formación, de la agregación y de la propagación de estas proteínas anormales.

La una cosa común a toda la gente joven examinada en el estudio era su exposición a los niveles de la contaminación atmosférica de partículas. Profesor Maher dice que las asociaciones entre la presencia de daño a las células y sus componentes individuales - especialmente las mitocondrias (llave para la generación de energía, y hacer señales entre las células) - y estos nanoparticles metal-ricos son una “prueba clara”.

Tales partículas metal-ricas pueden causar la inflamación y también actuar como los catalizadores para exceso de la formación de especies reactivas del oxígeno, que se saben para causar la tensión oxidativa y la muerte eventual de neuronas. Crítico, los médulas oblongas de la edad y el género igualaron los mandos que vivieron en áreas más poco contaminantes no han mostrado la patología neurodegenerative considerada en los residentes jovenes de Ciudad de México.

Estas nuevas conclusión muestran eso contaminación-derivada, los nanoparticles metal-ricos pueden alcanzar el médula oblonga sea por la inhalación o el tragar y ése se asocian a daño a los componentes claves de las células nerviosas en el médula oblonga, incluyendo el nigra del substantia.

Incluso en estos residentes jovenes de Ciudad de México, el tipo de daño neurológico asociado a las enfermedades de la neurona de Alzheimer, de Parkinson y de motor es ya evidente.

Estos datos indican el potencial para un pandémico de la enfermedad neurológica en ciudades de la alto-contaminación en todo el mundo mientras que la gente experimenta vidas útiles más largas, y los síntomas completos de anterior, daño neurológico crónico se convierten.

Profesor Barbara Maher dijo: “Es crítico entender los eslabones entre los nanoparticles que usted está respirando hacia adentro o el tragar y los impactos esas partículas metal-ricas entonces están teniendo en las diversas áreas de su cerebro.

“Diversa gente hará que diversos niveles de vulnerabilidad a tal exposición de partículas pero a nuestras nuevas conclusión indiquen que qué contaminantes del aire le exponen, cuál usted es que inhala y que traga, es realmente importante en el revelado del daño neurológico.

“Con esto en la mente, mando de las fuentes del nanoparticulate de la contaminación atmosférica llega a ser crítico y urgente.”

Source:
Journal reference:

Calderón-Garcidueñas, L., et al. (2020) Quadruple abnormal protein aggregates in brainstem pathology and exogenous metal-rich magnetic nanoparticles (and engineered Ti-rich nanorods). The substantia nigrae is a very early target in young urbanites and the gastrointestinal tract a key brainstem portal. Environmental Research. doi.org/10.1016/j.envres.2020.110139.