Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela déficits importantes en la dirección de las necesidades de la salud mental de los solicitantes de asilo

Un nuevo estudio de solicitantes de asilo en Alemania sugiere ese, entre ésos con síntomas de la depresión, de la ansiedad, o del desorden de tensión posttraumatic (PTSD), pocos recibe una diagnosis del sistema sanitario, y de ésos diagnosticados, muchos no reciben el tratamiento. Amand Führer de la Martin-Luther-Universidad Halle-Wittenberg, Alemania, y colegas presenta estas conclusión en el gorrón PLOS UNO del abierto-acceso el 7 de octubre de 2020.

Una proporción grande de refugiados en todo el mundo experimenta los problemas psicológicos, en gran parte debido a la adversidad que incitó su migración, así como los factores de ansiedad continuados se asociaron a la experiencia del asilo que buscaba en un nuevo país. Los solicitantes de asilo aparecen haber limitado el acceso al cuidado psicológico, pero el fragmento de esta limitación ha sido no entendible.

Para entender mejor el entrehierro entre las necesidades de la salud mental de los solicitantes de asilo y el cuidado que reciben real, Führer y los colegas conducto una encuesta sobre salud mental de 214 solicitantes de asilo aleatoriamente seleccionados envejecidos 15 o más viejo en la ciudad de Halle, Alemania, en 2015. Compararon los resultados del levantamiento topográfico a los datos de factura de la oficina local de la asistencia social, que reveló la atención sanitaria ofrecida a los 4.107 solicitantes de asilo envejecidos 15 o más viejo en Halle por ese año.

El levantamiento topográfico reveló que el 54 por ciento de participantes tenía síntomas de la depresión, el 41 por ciento tenía síntomas del desorden de ansiedad, y el 18 por ciento tenía síntomas de PTSD. Sin embargo, los datos de factura mostraron que el solamente 2,6 por ciento de solicitantes de asilo en Halle recibió una diagnosis de la depresión, el 1,4 por ciento una diagnosis del desorden de ansiedad, y a 2,9 por ciento una diagnosis de PTSD. El cerca de 45 por ciento de ésos diagnosticados no recibió ningún tratamiento, solamente drogas recibidas el 38 por ciento, y psicoterapia recibida el 1 por ciento.

A pesar de algunas limitaciones del estudio, estas conclusión sugieren que pocos solicitantes de asilo con desordenes de la salud mental reciban diagnosis o el tratamiento adecuadas. Los autores piden esfuerzos urgentes, sistemáticos de dirigir estos defectos y de perfeccionar la atención sanitaria mental para los solicitantes de asilo.

Los autores agregan: Los “solicitantes de asilo en Alemania viven regularmente bajo condiciones agotadoras y están por lo tanto en de alto riesgo para los trastornos mentales. No obstante, el sistema sanitario no puede en gran parte asegurar el acceso adecuado a la diagnosis y al tratamiento.”

Source:
Journal reference:

Führer, A., et al. (2020) Serious shortcomings in assessment and treatment of asylum seekers’ mental health needs. PLOS ONE. doi.org/10.1371/journal.pone.0239211.