Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El apoyo y la intervención necesitaron proteger el bienestar de los trabajadores de la atención sanitaria después del brote de Ebola

Pues nos acercamos a una segunda onda de los investigadores COVID-19 estamos observando qué se puede aprender de los países afectados por el brote de Ebola para mejorar la salvaguardia la salud mental de los trabajadores de la atención sanitaria en el Reino Unido y a través del globo.

Un parte reciente (el eslabón es externo) por los investigadores del consorcio del SURGIMIENTO (el eslabón es externo) y del proyecto de la COMPENSACIÓN ha contorneado algunos de los retos psicológicos hechos frente por el estado mayor de la salud en situaciones de crisis, y la importancia del apoyo y de la intervención tempranos para proteger salud mental y bienestar.

El apoyo psicológico para los ayudantes de sanidad se debe incorporar a la reacción COVID-19 y las respuestas de emergencia subsiguientes, el parte publicado en British Medical Journal han dicho.

En Sierra Leone y Liberia COVID-19 es el más último de un alcance de las descargas eléctricas al sistema de la salud que han incluido guerra y el brote de Ebola. Los investigadores creen que los sistemas de la salud en todo el mundo puede aprender de sus experiencias.

Después de que proporcionaran los trabajadores de la atención sanitaria del brote de Ebola un alcance de intervenciones para soportar su salud mental, así como para ayudar a determinar y a diseñar las clases de apoyo aserraban al hilo que necesitaron.

En Sierra Leone establecieron a los grupos informales de WhatsApp como espacios seguros donde los colegas podrían compartir sensaciones y buscar la dirección.

Durante el brote de Ebola, en Sierra Leone y Liberia, los primeros auxilios y la autosuficiencia psicológica y los talleres de la salud fueron ofrecidos a algunos trabajadores de la atención sanitaria.

Muchos reflejaron en cómo el brote había dado lugar a ellos que revisitaban traumas anteriores, acentuando cómo los nuevos factores de ansiedad pueden accionar daños psicológicos previamente sin resolver.

El Sierra Leone y Liberia han incluido la protección sanitaria mental como parte de su respuesta de emergencia actual a COVID-19, con Liberia incluyendo eso que “reconoce la necesidad de asegurar el servicio del cuidado con la protección de todos los respondedores contra la tensión crónica, salud mental pobre y señal de socorro psicológica durante la reacción”.

Otras sugerencias en el papel incluyen asegurarse que los periodos de descanso obligatorios a prevenir queman, y la creación de la “de-tensión divide en zonas” - los ayudantes de sanidad de los espacios pueden ir en el extremo del movimiento antes de volver el hogar.

En tiempos de trabajadores nacionales y globales de la atención sanitaria de las crisis está a menudo algo del afectado peor. El hacer frente a estas tensiones y descargas eléctricas puede llevar a menudo a la elasticidad increíble, pero para alguno puede causar daño psicológico duradero.

Mientras que mucha formulación de planes se ha hecho alrededor de elasticidad de sistema, el bienestar psicológico a largo plazo de ésos que trabajan en la línea de frente no se considera a menudo. Esto es un descuido de preocupación pues los trabajadores de la atención sanitaria son centrales a cómo nuestros sistemas de la salud manejan crisis y responden a las descargas eléctricas.

El pandémico COVID-19 se fija para continuar por algún tiempo. Debemos compartir urgente el aprendizaje en cómo proteger la salud mental de nuestra mano de obra global de la salud, y del trabajo con el estado mayor para diseñar el apoyo que les ayudará mejor.

“En Liverpool estamos haciendo frente a una segunda onda de COVID-19 y de restricciones adicionales. La deformación y la tensión para los trabajadores de la atención sanitaria está sin obstrucción, incluyendo muchos de mis estimados colegas de LSTM, que son dominantes a la reacción de Liverpool.

Esto no es la primera vez que los sistemas de la salud se han esforzado de este modo, y hay mucho nosotros puede aprender de otros contextos, tales como Sierra Leone y Liberia” (Sally Theobald, LSTM)

En Sierra Leone, vimos los efectos devastadores de un pandémico sobre la salud mental de los trabajadores de la atención sanitaria que se preveía que estuvieran en la frente con poca protección. Durante este pandémico COVID-19, los trabajadores de la atención sanitaria son están de nuevo en la vanguardia del combate, armada con el conocimiento de experiencias anteriores y de nuevos aprendizajes.

Por lo tanto, en esta reacción pandémica hemos visto la partícula extraña del discurso de la salud mental y del bienestar para los trabajadores de la atención sanitaria desde el principio de las crisis que proyectaban y necesitamos continuar invertir en esto.”

El Dr. Bintu Mansaray, guía, SE PRESENTA y SE PRESENTA salvaguardia, universidad del remedio y las ciencias aliadas de la salud

Source:
Journal reference:

Dean, L., et al. (2020) Psychological resilience, fragility and the health workforce: lessons on pandemic preparedness from Liberia and Sierra Leone. BMJ. doi.org/10.1136/bmjgh-2020-002873.