Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores de UniSA son un paso más cercano a encontrar el nuevo biomarker para la osteoartritis

La universidad de los investigadores del sur de Australia es un paso más cercano a encontrar un nuevo biomarker para la osteoartritis, una condición dolorosa que afecte más de dos millones de australianos y cuesta a país a los $23 mil millones estimados un año.

Usando las nuevas técnicas de proyección de imagen avanzadas para determinar signos de la osteoartritis (OA), los científicos de UniSA están aprendiendo más sobre los cambios en el nivel molecular que indican la severidad del daño del cartílago.

Un estudio llevado por el estudiante Olivia Lee del doctorado y su profesor adjunto Paul Anderson del supervisor usando proyección de imagen de la espectrometría de masa (MSI) ha correlacionado los azúcares complejos en el cartílago del OA, mostrando que diversos azúcares están asociados al tejido dañado comparado al tejido sano.

El encontrar potencialmente ayudará vence uno de los retos principales de la investigación de la osteoartritis - determinando porqué el cartílago degrada a diversos regímenes en la carrocería.

“A pesar de su incidencia en la comunidad, hay mucho sobre la osteoartritis que no entendemos,” profesor que Anderson dice.

“Es una de las enfermedades de junta degenerativa mas comunes, con todo hay herramientas diagnósticas limitadas, pocas opciones del tratamiento y ninguna vulcanización.”

Los biomarkers existentes del OA todavía se centran en gran parte en los líquidos corporales que son ni seguros ni bastante sensible correlacionar todos los cambios en cartílago dañan.

Entendiendo la estructura biomolecular en el nivel del tejido y cómo los tejidos comunes obran recíprocamente en los primeros tiempos de la osteoartritis, los investigadores de UniSA dicen que cualquier cambio molecular se podría apuntar para ayudar lento a la progresión de la enfermedad con la medicación apropiada o el tratamiento.

La osteoartritis afecta 2,2 millones de australianos estimados y más de 300 millones de personas de por todo el mundo, con ésos envejecidos sobre 45 más en peligro. Siendo femenino, gordo, y teniendo daños comunes existentes aumenta el riesgo de conseguir el OA.

En Australia, $3,75 millones está pasado en repuestos comunes solamente para los pacientes de la osteoartritis cada año, y otros costos indirectos relacionados con la productividad del trabajo y la baja perdidas del bienestar se estiman para ser más de $23 mil millones al año.

En un papel reciente publicado en el gorrón internacional de ciencias moleculares, Lee y sus colegas del laboratorio de investigación musculoesquelético de la biología de UniSA y del instituto futuro de las industrias exploran cómo los avances en la proyección de imagen de la espectrometría de masa (MSI) descubrir el OA son prometedores.

Hasta la fecha, el diagnóstico de osteoartritis ha confiado pesado en radiografías o MRI, pero éstos ofrecen la información limitada y no descubren los cambios biomoleculares que hacen señales anormalidades del cartílago y del hueso.

Por el contrario, los métodos alternativos de la proyección de imagen tales como MSI pueden determinar las moléculas específicas y las composiciones orgánicas en la sección del tejido.”

Olivia Lee, estudiante del doctorado, UniSA

MSI ha demostrado ya sus fuerzas en determinar los biomarkers para diversos tipos de cáncer, y los investigadores de UniSA están esperanzados él pueden lograr lo mismo para el diagnóstico precoz de la osteoartritis.

Source:
Journal reference:

Lee, Y., et al. (2020) Mass Spectrometry Imaging as a Potential Tool to Investigate Human Osteoarthritis at the Tissue Level. International Journal of Molecular Sciences. doi.org/10.3390/ijms21176414.