Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores piden directrices alimenticias y reglas sobre el uso de la vitamina D

La opinión profesional de la vitamina D como remedio, bastante que como alimento dominante, está obligando práctica y comprometiendo la salud de los residentes mayores del hogar del cuidado en Inglaterra, concluya a los investigadores en la prevención y la salud de la nutrición del gorrón BMJ.

En un momento en que es la vulnerabilidad de los residentes mayores del hogar del cuidado bajo el proyector orientable debido al impacto de COVID-19, una revista urgente es necesaria de las pautas alimenticias y las reglas alrededor del uso de la vitamina, discuten.

La fuente principal de la vitamina D es exposición a la luz del sol, niveles cuyo plomada durante el invierno en muchos países en el hemisferio norte. Con pocas fuentes importantes de la comida, es difícil conseguir suficiente vitamina D de dieta sola, y la deficiencia de la vitamina D en hogares del cuidado es dispersa en muchas partes del mundo, dice a los investigadores.

La vitamina D es esencial para la buena salud del hueso y se piensa para tener un papel en inmunidad, salud cardiovascular, condiciones neurológicas, infecciones respiratorias, la función pulmonar y el cáncer. Recientemente, se ha conectado a la susceptibilidad, y a la severidad, de COVID-19.

La gente que pasa menos tiempo al aire libre, por ejemplo los ancianos en cuidado residencial, o que revisten regularmente hacia arriba su piel, o que tienen tonos de piel más oscuros, es toda en el riesgo aumentado de deficiencia de la vitamina D.

Los suplementos de la vitamina D se han recomendado para los residentes del hogar del cuidado por casi 30 años. En 2016, las recomendaciones para los suplementos diarios de la vitamina D fueron ampliadas al toda la población en los meses de invierno, y a lo largo del año para ésos viviendo en hogares del cuidado.

Los organmismos nacionales de todo el mundo han publicado las recomendaciones similares para los residentes del hogar del cuidado, incluyendo Australia, Canadá, Francia, Noruega, Nueva Zelanda y los E.E.U.U.

A fin de entender mejor el pensamiento y la práctica alrededor del uso de la vitamina D, los investigadores conducto semi-estructuraron entrevistas con 13 personas implicadas en cuidado residencial mayor en dos diversas áreas de Inglaterra suroriental.

Los participantes incluyeron 4 médicos de cabecera (GPs), 4 gerentes caseros del cuidado, un dietético, un especialista de las caídas, 2 médicos de la salud pública/gerentes, y a un doctor mayor en cuidado mayor.

Ninguno era consciente de cualquier suplemento casero de la vitamina D del cuidado rutinario que prescribía a sus residentes. Y aunque los suplementos de la vitamina D se regulen como comidas, sin embargo fueron mirados como remedio.

Los entrevistados consideraban que los GPs eran responsables del estado de la vitamina D de los residentes mayores del hogar del cuidado, con las recetas escritas solamente en respuesta a caídas o a una diagnosis de la deficiencia de la vitamina D o la osteoporosis bastante que como mantenimiento o tratamiento preventivo, que refleja la dirección actual de NHS.

El estado mayor casero del cuidado dijo que aserrarían al hilo vulnerable a las alegaciones de la negligencia si ofrecieron rutinario suplementos legales de la vitamina D a sus residentes: aserraban al hilo que esto estaba fuera del alcance de su papel y experiencia.

Y había considerable ambigüedad sobre quién debe ofrecer y soporta el costo de estos suplementos, aunque la mayoría aserrara al hilo ésta era la responsabilidad de los GPs como prescriptores, y que cualquier cambio tendría implicaciones financieras para los hogares del cuidado o los residentes y sus familias.

Cuál es más, la dirección de NHS aconseja contra la receta rutinaria de la vitamina D porque los suplementos se pueden comprar fácilmente y barato sobre el contratirante.

Aparte del dietético, ningunos de los entrevistados parecían familiares con la recomendación que todos los residentes mayores del hogar del cuidado deben recibir suplementos de la vitamina D sin la necesidad de un análisis de sangre confirmativo, que sí mismo cuesta a más que el abastecimiento de un año de suplementos.

Y no todo el mundo era consciente que la dieta y la luz del sol no pueden ofrecer niveles adecuados de la vitamina D incluso para la población en general en el Reino Unido durante meses de invierno.

Las recomendaciones alimenticias actuales para la vitamina suplementaria D también confían pesado en responsabilidad personal, los investigadores señalan.

“Es cuestionable si esto es apropiado en poblaciones con la autonomía limitada,” ellas dice, especialmente pues crea efectivo “un sistema de dos niveles, discriminando contra ésos con la menos independencia cognoscitiva.”

Los investigadores reconocen el tamaño pequeño de su estudio, pero el hecho de que los participantes refirieran a impulsores del plan de acción nacional como los determinantes dominantes de la práctica actual sugieren que el encontrar pueda ser generalizable más extensamente en Inglaterra, sugieren.

“El pandémico COVID-19 ha traído condiciones en hogares del cuidado en la arena pública y conectado al orden del día político. Mientras que las prácticas en hogares del cuidado están en el proyector orientable allí son una necesidad urgente de la acción de asegurarse que las recomendaciones de la vitamina D se puede aplicar en hogares del cuidado,” escriben.

“El enmarcar médico de los suplementos de la vitamina D en hogares del cuidado es una barrera práctica a la puesta en vigor de las prolongadas pautas de la nutrición. Un movimiento del paradigma es necesario para entender la vitamina D como un alimento protector así como remedio, y una salud pública así como una responsabilidad médica,” concluyen.

Sumantra comentó en nombre del centro global de NNEdPro para la nutrición y la salud, el laboratorio de ideas que cofundaron este gorrón.

Esta investigación acentúa de nuevo el papel de la vitamina D en la salud, una entrega que ha llegado a ser aún más relevante, dado la carrocería cada vez mayor de las pruebas, incluyendo la investigación publicada en este gorrón sugiriendo que puede ayudar más bajo al riesgo de la infección COVID-19 y/o facilitar la severidad de síntomas, determinado entre ésos en el riesgo más alto.”

Sumantra Ray, profesor y director ejecutivo, BMJ

Shane McAuliffe, guía de Comms de la ciencia para el grupo de trabajo de NNEdPro COVID19, que fue fijado para traducir pruebas alimenticias a mejor práctica en el pandémico, agrega: “También sabemos que un nivel adecuado de la vitamina D es dominante al mantenimiento de la buena salud general, y las deficiencias podemos ser tomados solamente por la prueba dinámica, o cuando esto no es posible, adoptando una aproximación preventiva conforme a las pautas de Inglaterra de la salud pública.

“Esto significa ofrecer a los que puedan no poder obtener la suficiente vitamina D con luz del sol solamente con suplementos de la vitamina D a lo largo del año. Eso incluye los residentes caseros del cuidado y a ciertos grupos minoritarios étnicos.”

Source:
Journal reference:

Williams, J & Williams, C (2020) Responsibility for vitamin D supplementation of elderly care home residents in England: falling through the gap between medicine and food. BMJ. doi.org/10.1136/bmjnph-2020-000129.