Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan una proteína nueva esa DNA de las reparaciones

Los investigadores de la universidad de Sevilla, en colaboración con colegas de las universidades de Murcia y de Marburgo (Alemania) han determinado una nueva proteína que permite reparar la DNA. La proteína en la pregunta, llamada cryptochrome, se ha desarrollado para detectar esto y otras funciones dentro de la célula.

La radiación ultravioleta puede dañar la DNA, llevando a las mutaciones que rompen la función de la célula y puede permitir que las células cancerosas crezcan fuera de mando. Nuestras células tienen sistemas de la reparación de la DNA para defenderse contra esta clase de daño. Uno de estos sistemas se basa en una proteína, la fotodescomposición, que utiliza la luz azul para reparar daño de la DNA antes de que lleve a las mutaciones.

A lo largo de la evolución, los genes para la fotodescomposición duplicaron y se especializaron, creando las nuevas proteínas, los cryptochromes, que han afilado su capacidad de percibir la luz azul y ahora de realizar otras funciones en células. Por ejemplo, los cryptochromes utilizan la luz azul pues una señal de regular crecimiento vegetal y el ritmo que controla la actividad diaria (el ritmo circadiano) en hongos y animales.

Los autores de este estudio descubrieron que en los circinelloides fungosos del Mucor, un patógeno humano, cryptochromes es la proteína responsable de la reparación de la DNA después de la exposición a la radiación ultravioleta, una función que se debe realizar por la fotodescomposición.

También sugieren que los cryptochromes en este hongo detectaran su capacidad de reparar la DNA durante la evolución de un cryptochrome ancestral que no podía reparar la DNA. Este descubrimiento ilustra cómo las proteínas cambian mientras que sus funciones se desarrollan.

Los resultados se han publicado en un artículo en el gorrón prestigioso “biología actual”.

Source:
Journal reference:

Navarro, E., et al. (2020) The DASH-type Cryptochrome from the Fungus Mucor circinelloides Is a Canonical CPD-Photolyase. Current biology. doi.org/10.1016/j.cub.2020.08.051.