Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las dimensiones objetivos revelan una incidencia más alta de la baja del olor en los pacientes COVID-19

La baja del olor es un síntoma con frecuencia denunciado de COVID-19 pero los partes de la incidencia varían de estudio-a-estudio y de alcance a partir de la 5% hasta el 98%. Con tales una amplia gama de presupuestos, es difícil dar prioridad a su importancia para probar y el tratamiento.

Investigadores, llevados por el centro de sentidos químico de Monell, determinado en parte porqué los partes varían tanto. Revisaron la investigación existente para determinar si los estudios que las dimensiones directas usadas comparado con el uno mismo-parte de la baja del olor podrían explicar el alcance de presupuestos. Encontraron eso con dimensiones directas, el cerca de 77% de los pacientes COVID-19 tenían baja del olor comparado con el solamente 44% con uno mismo-parte.

Las dimensiones directas de capacidad del olor implican el tener de olor de los pacientes y denuncian sobre odorantes reales, mientras que los métodos del uno mismo-parte incluyen la obtención de datos a través de los cuestionarios pacientes, de las entrevistas, o de los historiales médicos electrónicos. Las dimensiones directas son objetivos mientras que el uno mismo-parte es dimensiones subjetivas de la experiencia de una persona.

Las dimensiones objetivos son un método más sensible para determinar la baja del olor relacionada con COVID-19.”

Mackenzie E. Hannum, doctorado, primer autor, becario postdoctoral en Monell

Por otra parte, dimensiones subjetivas, “mientras que es conveniente durante los primeros tiempos del pandémico, subestime la incidencia verdadera de la baja del olor,” dijo a Vicente A. Ramírez, estudiante doctoral en interno del verano de la Universidad de California, de Merced y de Monell. DRS. Hannum y Ramírez son ambos investigadores en el laboratorio autor de Daniela mayor R. Reed, doctorado, director adjunto en Monell.

Su investigación sugiere que las metodologías subjetivas subestimen la incidencia verdadera de la baja del olor y esa baja del olor puede ser un método de cribado efectivo para la detección temprana COVID-19. Las personas publicaron sus conclusión en sentidos químicos, que está disponible como papel del abierto-acceso.

Además, las personas crearon un recurso de la membrana que rastrea la publicación de COVID-19 y la baja del olor denuncia, que es semanario actualizado. (Sea por favor paciente al llegar hasta el portal, la paginación lleva un momento la carga.) a mediados de octubre de 2020, el portal en línea contiene 118 estudios de la baja del olor con cerca de 44.000, y este número crece diario.

La disparidad entre la incidencia denunciada de la baja del olor en métodos objetivos y subjetivos pide el examen adicional de las consecuencias del uno mismo-parte. De “gente medición para la baja del olor puede hacer tan rutinaria como la temperatura del cuerpo de medición para la fiebre” dijo a Reed.

Coauthor a Paule José, doctorado, un clínico en los institutos de la salud nacionales (NIH) agrega, la “medición del olor debe ser una parte de todos los exámenes clínicos COVID-19 y es una herramienta valiosa de la investigación.”

Los investigadores todavía no tienen una imagen clara de la trayectoria de la baja del olor de COVID-19-induced; las personas encontradas variaron partes entre los estudios que analizaban. Varios estudios denunciaron mejorías importantes rápidamente después del inicio de síntomas. Sin embargo, otros estudios dijeron que muchos pacientes todavía no habían vuelto a un sentido del olfato normal más de dos semanas después del principio de la baja del olor.

Source:
Journal reference:

Hannum, M.E., et al. (2020) Objective sensory testing methods reveal a higher prevalence of olfactory loss in COVID-19–positive patients compared to subjective methods: A systematic review and meta-analysis. Chemical Senses. doi.org/10.1093/chemse/bjaa064.