Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores encuentran una nueva aproximación terapéutica para combate leucemia

La leucemia origina con frecuencia de la supuesta célula madre leucémica, que reside en un lugar que asciende y de protección del tumor dentro de la médula. Los científicos del Max Planck Institute de la bioquímica en Martinsried, Alemania, han encontrado una nueva manera de hacer estas células vulnerables específicamente desalojando estas células de sus lugares.

Puesto que los glóbulos tienen una vida útil limitada, se pierden durante la extracción de aire o se utilizan hacia arriba durante infecciones, deben ser reemplazados contínuo. Este abastecimiento es asegurado por las supuestas células madres hematopoyéticas en la médula. Estas células pueden convertirse en cualquier tipo de glóbulo.

Puesto que los glóbulos tienen una vida útil limitada, se pierden durante la extracción de aire o se utilizan hacia arriba durante infecciones, deben ser reemplazados contínuo. Este abastecimiento es asegurado por las supuestas células madres hematopoyéticas en la médula. Estas células pueden convertirse en cualquier tipo de glóbulo.

En leucemia mieloide crónica, la célula madre hematopoyética experimenta una mutación genética recombinando el cromosoma 9 y 22. Como consecuencia, los bloques huecos del gen funden que no serían de otra manera en contacto mutuo. El cromosoma incorrectamente montado se llama cromosoma de Philadelphia y abriga el manual de la construcción para el supuesto oncogene de BCR-ABL. Esto hace a la célula madre leucémica comportarse egoísta y dividir a expensas de las células madres sanas de la sangre.

Sin Kindlin-3 ninguna leucemia

Una célula madre leucémica crea un ambiente llamado el lugar malo que asegura su supervivencia y proliferación. Para permanecer en este lugar tumor-que asciende, la célula madre leucémica utiliza supuestos integrins para sujetarse a un andamio de proteínas extracelulares, la supuesta matriz extracelular, y a las células vecinas. En la célula madre leucémica, la actividad y la función de los integrins es facilitada por una proteína intracelular llamada Kindlin.

El isoform Kindlin-3 es utilizado solamente por los glóbulos. Si los ratones abrigan las células madres leucémicas que faltan Kindlin-3, él no desarrolla leucemia. Sin Kindlin-3 e integrins activos, las células madres leucémicas no pueden sujetarse a su ambiente del lugar y se liberan de la médula en la sangre. Puesto que no pueden dirigirse a otra parte tampoco, permanecen en la sangre. Allí las células madres leucémicas faltan el apoyo urgente necesario, que reciben generalmente del lugar, y mueren.”

Peter Krenn, primer autor del estudio

Nueva aproximación terapéutica: Kindlin-3 y CTLA-4

El nuevo encontrando que las células madres leucémicas expresan una proteína llamó CTLA-4 en su superficie, que está ausente de las células madres sanas de la sangre, permitió que los investigadores distinguieran a una célula madre leucémica de la sangre de una célula madre sana de la sangre. Los científicos utilizaron el receptor CTLA-4 como una lanzadera para entregar una composición de destrucción Kindlin-3, en las células madres leucémicas. Peter Krenn explica: “CTLA-4 está solamente abreviadamente presente en la superficie de la célula y después se recicla rápidamente nuevamente dentro de la célula y entonces de nuevo a la superficie de la célula otra vez. Esto nos permitió introducir un siRNA de degradación Kindlin-3 en la célula acoplándola a una serie del ARN de CTLA-4-binding, que se llama aptamer. Vacian a la célula madre leucémica sin Kindlin-3 de la médula y la leucemia pierde su origen y se ejecuta del combustible”.

Peter Krenn resume: “En nuestro estudio actual hemos desarrollado una nueva aproximación terapéutica para tratar leucemia mieloide crónica en ratones. Sin embargo, el principio de la terapia es universal válido. La producción inhibida Kindlin-3 y la baja consiguiente de la función del integrin evita que las células cancerosas puedan adherirse y establecer en lugares tumor-que ascienden. Asumo que este método también evitará que las células cancerosas de otros tipos de leucemia establezcan y que estas enfermedades podrían llegar a ser así mucho más tratables”.

Source:
Journal reference:

Krenn, P.W., et al. (2020) Kindlin-3 loss curbs chronic myeloid leukemia in mice by mobilizing leukemic stem cells from protective bone marrow niches. PNAS. doi.org/10.1073/pnas.2009078117.