Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El mediador antiinflamatorio puede desempeñar el papel dominante en la cura de la herida

La “herida que cura es uno de los procesos biológicos más complejos,” escribe profesor Kazumitsu Sugiura y al Dr. Kenta Saito de la universidad de la salud de Fujita, Japón, en su artículo publicado recientemente en los partes científicos de la naturaleza.

Como los investigadores incontables en el campo han observado, varios automatizados coordinaron actividades biológicas ocurren durante la herida que curaba, de parar la extracción de aire que limpiaba patógeno y los escombros al crecimiento detrás y a fortalecer el tejido.

Un paso crítico en la herida que cura es la infiltración de células inflamatorias en la vecindad de una herida en “limpiar” fase. Pero éste es algo de una espada de doble filo: la infiltración excesiva o inadecuada puede demorar la cura de la herida.

Esta realidad en parte llevó profesor Sugiura y al Dr. Saito a presumir que el mediador antiinflamatorio IL-36Ra podría desempeñar un papel importante en la cura de la herida. IL-36Ra es codificado por el gen de IL36RN. Las mutaciones en este gen se han conectado a los diversos desordenes inflamatorios de la piel tales como psoriasis.

En Japón, el aproximadamente 2% de la población tiene dos mutaciones del gen de IL36RN, y los expertos han conjeturado que esto podría estar detrás de varios desordenes de la piel.

¿Estudios anteriores que implican ratones con estas mutaciones (Il36rn? ¿/? los ratones) han revelado la cura empeorada de la herida. Sin embargo, el papel exacto que los juegos de IL-36Ra en el proceso curativo de la herida siguen siendo desconocidos. ¿Para descubrir, las personas llevadas por profesor Sugiura y el Dr. Saito estudiaron la cura de las heridas del excisional en 8-14-week-old Il36rn? ¿/? ratones y su salvaje-tipo littermates.

¿Cuándo los investigadores examinaron los animales en 3 - y los timepoints postinjury des siete días, encontraron que eso las áreas abiertas de la herida eran más grandes en el Il36rn? ¿/? ratones que en el salvaje-tipo mandos. ¿El Il36rn? ¿/? recuperación disminuida también exhibida de los ratones del tejido epitelial--o la capa exterior de la piel--y formación excesiva de tejido de granulación, del tejido conectivo, y de vasos sanguíneos que vienen heridas del terraplén.

¿Interesante, exámenes del Il36rn? ¿/? los ratones en el timepoint postinjury de tres días también revelaron la mayor infiltración de los neutrófilos y de los macrófagos proinflammatory (otro tipo de célula inmune implicado en determinar y engullir patógeno y las células muertas) en las áreas de la herida y la mayor expresión génica para los cytokines proinflammatory--proteínas que regulan la inflamación, entre otras cosas.

Estos resultados proporcionan las pruebas para los efectos perjudiciales de las deficiencias de IL-36Ra sobre la herida que cura, pero salen abierto de la cuestión de cómo los clínicos pueden contradecir esos efectos.

Las personas llevadas por profesor Sugiura y el Dr. Saito contestan a esta pregunta también en su papel. (TLR4)¿De acuerdo con las conclusión de un estudio reciente que peaje-como receptor-4, una proteína responsable de hacer señales la producción del cytokine, juegos un papel esencial en la reparación temprana de la herida, los investigadores presumió que el tratamiento con TLR4 el inhibidor TAK-242 normalizaría la herida que cura en Il36rn? ¿/? ratones.

Como se esperaba, inyecciones intraperitoneales TAK-242 administradas poco después de que el daño eliminó los retrasos en la cura de la herida observada en los 3 - y puntos postinjury des siete días del tiempo.

Ésta es pruebas preliminares de la utilidad de los inhibidores TLR4 como manera de ascender la herida que cura en gente con deficiencias de IL-36Ra. Por supuesto, estas conclusión se deben acercar con una cierta cautela debido a las muchas preguntas por contestar referentes a la fisiología de la inflamación en la cura de la herida.

Además, las diferencias entre los mecanismos curativos de la herida murine y humana pueden limitar el translatability interspecies de estas conclusión. No obstante, estas conclusión apuntan a las direcciones potenciales para la investigación clínica futura.

Nuestras observaciones referentes a TAK-242 destacan TLR4 como objetivo terapéutico nuevo para la investigación clínica relacionada con las enfermedades de la piel del neutrófilo tales como gangrenosum de la piodermia.”

Kazumitsu Sugiura, profesor y el Dr. Kenta Saito, universidad de la salud de Fujita

Aunque no experimentaran directamente con la administración compensatoria de IL-36Ra sí mismo, también especulan que “IL-36Ra se puede utilizar como tratamiento para las diversas enfermedades de la piel inflamatorias tales como psoriasis y dermatitis atópico.”

¡Éste podía ser el principio de una nueva dirección de la investigación sobre la cura de la herida!

Source:
Journal reference:

Saito, K., et al. (2020) IL-36 receptor antagonist deficiency resulted in delayed wound healing due to excessive recruitment of immune cells. Scientific Reports. doi.org/10.1038/s41598-020-71256-8.