Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las comidas ricas en omega-3 EPA y ALA perfeccionan resultados en la gente que sufrió ataque del corazón serio

Un nuevo estudio publicado en el gorrón de la universidad americana de la cardiología encontró ese consumo regular de comidas rico en el ácido eicosapentaenoic omega-3 (EPA), encontrado en comidas marinas como pescados grasos, y ácido alfa-linolenic (ALA), encontrado en los fortalecedores de plantas como las nueces, fueron asociadas a resultados perfeccionados en los individuos que sufrieron un ataque del corazón, incluyendo el riesgo disminuido de muerte.

Además, el consumo de ALA y de EPA ofreció la ventaja más grande, sugiriendo un efecto sinérgico y calidades protectoras únicas cuando ambos tipos de omega-3 se consumen.

El estudio de observación, soportado por la Comisión de la nuez de California y reforzado por un editorial en la misma publicación dio derecho “a una revolución en la investigación del ácido graso Omega-3,” incluyó a 944 participantes en quienes experimentó un ataque del corazón muy serio cuál de las arterias mayores del corazón fue cegado. Los clínicos refieren a esto como infarto del miocardio de la elevación del ST-segmento (STEMI), pero los consumidores pueden ser más familiares con el ataque del corazón al “viuda-fabricante” del término.

La enfermedad cardíaca es la causa de la muerte de cabeza en América y cada 40 segundos alguien experimenta un ataque del corazón. De ésos más viejo de 45 años de edad, el 36% de hombres y el 47% de las mujeres que han experimentado un ataque del corazón morirán de su segundo ataque del corazón si ocurre en el plazo de cinco años del primeros.

Los ataques del corazón siguen siendo muy comunes, e independientemente de los tratamientos para guardar el activo paciente, los investigadores han estado explorando aproximaciones para asegurar la calidad de vida del paciente después del ataque del corazón. Cuál es nuevo sobre esta investigación es que muestra que el ALA y EPA aparecen ser socios en perfeccionar los resultados a largo plazo de las víctimas del ataque del corazón. Consumiendo omega-3s marino e instalación-basado, de las comidas tenga gusto de los salmones, las nueces, y la linaza, parece ofrecer la protección más grande.”

El Dr. Aleix Sala-Vila, investigador del guía del estudio e instituto de investigación médica de Del Mar del socio, del hospital de investigación y centro de investigación del cerebro de Barcelonaβeta

Los pacientes en esto el estudio, cuya edad media era 61 y fue compuesta de hombres del 78%, hicieron su sangre tomar durante la admisión de hospital.

Los investigadores entonces determinaron el nivel de omega-3s en su sangre, una manera segura de establecer la admisión de omega-3s durante las semanas que llevaban al ataque del corazón. Después, exploraron si ésos con niveles de sangre más altos de omega-3s a la hora del ataque del corazón estaban en el riesgo disminuido de sufrir complicaciones durante un período de tres años de la continuación.

Específicamente, los investigadores encontraron que ese los que mostraron niveles de sangre más altos de ALA estaban en el riesgo disminuido de mortalidad por todas causas de tres años. También, ésos con niveles más altos de EPA estaban en el riesgo disminuido de muerte o de necesitar la readmisión del hospital por razones cardiovasculares.

Las nueces se han reconocido de largo como food1 corazón-sano, retrocedido por más de 30 años de investigación que mostraban los resultados positivos relacionados con la salud cardiovascular tal como colesterol, presión arterial, inflamación, función endotelial, y formación de placas. Las nueces son también la única tuerca con una fuente excelente del ALA omega-3, ofreciendo 2,5 gramos por una onza.

Mientras que estos resultados son encouraging, no prueban causa-efecto. La investigación adicional es necesaria determinar si la admisión de EPA y del ALA contribuyó específicamente a los resultados, o si otros factores tienen gusto de estado socioeconómico, la educación, y los tratamientos farmacológicos también tenían un efecto. El ácido Docosahexaenoic (DHA, otro omega-3 suministrados por los pescados grasos) no era parte de este estudio.

Source:
Journal reference:

Lázaro I, et al. (2020) Circulating Omega-3 Fatty Acids and Incident Adverse Events in Patients With Acute Myocardial Infarction. Journal of the American College of Cardiology. doi.org/10.1016/j.jacc.2020.08.073.