Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El sistema inmune humano puede desempeñar el papel dominante en dar forma la composición del microbiome

La tripa es un lugar inusualmente ruidoso, junto a donde los centenares de especies de bacterias viven cualesquiera microbios suceso haber enganchado un paseo hacia adentro en su almuerzo.

Los científicos han sospechado de largo que el sistema inmune de la tripa, frente a tan muchos estímulos, lleva una aproximación desacostumbrado embotada el mando de población y la protección contra invasores no nativos--agitar fuera los anticuerpos no específicos con los mandatos amplios para segar el césped microbiano entero de la tripa sin perjuicio.

Pero ahora, la nueva investigación publicada en naturaleza sugiere que el sistema inmune local de la tripa puede ser muy exacto, creando los anticuerpos que aparecen dirigirse hacia adentro en microbiota específico.

Fue pensado que el sistema inmune de la tripa trabajó clase como de un antibiótico de fines generales, controlando cada fallo de funcionamiento y patógeno. Pero nuestras nuevas conclusión nos informan que pudo haber un poco más especificidad a esto que apuntaba.”

Gabriel D. Victora, inmunologista y jefe del laboratorio de la dinámica del linfocito, universidad de Rockefeller

La investigación sugiere que nuestro sistema inmune pueda hacer una parte activa en dar forma la composición de nuestros microbiomes, que se conectan apretado a la salud y a la enfermedad. “Una mejor comprensión de este proceso podría un día llevar a las implicaciones importantes para las condiciones donde el microbiome se golpea fuera de balance,” dice a Daniel Mucida, jefe del laboratorio de la inmunología de la mucosa.

Especificidad en la tripa del ratón

Cuando están hechas frente con un patógeno, las células del B del sistema inmune entran en los sitios llamados los centros germinales donde “aprenden” producir los anticuerpos específicos hasta que emerja un linfocito B, fino-sintonizados para reconocer su objetivo con eficacia alta. Aparó una copia del ganador, esta las réplicas del linfocito B para generar a una multitud de las células que producen los anticuerpos potentes.

Victora, Mucida, y los colegas se establecen para estudiar cómo estas células de B obran recíprocamente con crisol de especie bacteriana en la tripa--una superabundancia de objetivos potenciales. Observando los centros germinales que forman en intestinos de los ratones, encontraron que cerca de 1 en 10 de estos centros germinales tripa-asociados tenía copias del ganador sin obstrucción. Después se dirigieron hacia adentro en las células de B que ganaban y encontraron que sus anticuerpos fueron diseñados de hecho para atar con potencia cada vez mayor a la especie específica de bacterias que vivían en la tripa.

Las conclusión muestran eso incluso en la tripa, donde millones de microbios agitan sus millares de diversos antígenos y compiten para la atención del sistema inmune, los centros germinales manejan seleccionar el específico, ganadores constantes.

“Podemos ahora investigar a los ganadores y observar la evolución en centros germinales como entrega ecológica que implica muchas diversas especies, mientras que intentamos imaginar las reglas que son la base de la selección en estos ambientes complejos,” Victora dice. “Esto abre una nueva área entera de la pregunta.”

Source:
Journal reference:

Nowosad, C. R., et al. (2020) Tunable dynamics of B cell selection in gut germinal centres. Nature. doi.org/10.1038/s41586-020-2865-9.