Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El investigador del IU concedió la concesión del NCI para desarrollar una droga para hacer radioterapia más efectiva

Han concedido una universidad de Indiana Melvin y el investigador completo del centro del cáncer de Bren Simon un de cinco años, concesión $2,9 millones del Instituto Nacional del Cáncer para desarrollar una droga que podría hacer radioterapia lejos más efectiva.

Juan Turchi, doctorado, está estudiando la cinasa de proteína DNA-relacionada (DNA-PK), que está implicada en reparar interruptores del doble-cabo de la DNA. Cuando un enfermo de cáncer experimenta radioterapia, la radiación intencionalmente hace a éstos interruptores de la DNA matar a las células cancerosas.

“En el caso de radioterapia, la reparación de ésas se rompe es una cosa mala,” Turchi dijo. “Permite que las células cancerosas continúen dividir. Pudiendo cegar que el camino de la reparación a través de los inhibidores de la proteína de DNA-PK permite que aumentemos la eficacia de la radioterapia.”

La investigación se centra en los tumores sólidos que reciben radioterapia como parte del tratamiento, con el cáncer de pulmón como el esfuerzo principal. El terapéutico sería dado junto con la radiación.

Además de cáncer de pulmón, del esófago y de cánceres de cabeza y cuellos podía también beneficiarse. La radioterapia es un apoyo principal para estos cánceres y, pensamos que podemos aumentar la ventaja terapéutica de la radiación con nuestra droga.”

Juan Turchi, el Tom y profesor de madera del asiento de la familia de Julia de la investigación del cáncer de pulmón en la Facultad de Medicina de la universidad de Indiana

Más allá de la ocurrencia debido a la radioterapia, los interruptores del doble-cabo de la DNA también pueden suceso en células cancerosas mientras que dividen y crecen contínuo. El terapéutico podría ser con certeza los cánceres usados que no reciben radioterapia apuntando estas células fragmentadas.

“La concesión se centra en la comprensión de cómo las células responden a la tensión--específicamente tensión del daño de la DNA--y explotando las diferencias entre cómo responden las células cancerosas y cómo las células normales responden para las ventajas terapéuticas,” Turchi explicó. “Esencialmente, estamos persiguiendo una línea de la investigación para desarrollar las drogas que explotan las diferencias en cómo las células responden a la tensión del daño de la DNA.”

Esta investigación podía desplegar las opciones del inhibidor de DNA-PK para los enfermos de cáncer. Mientras que hay drogas de investigación en la clínica, las aplicaciones terapéuticas de Turchi un diverso mecanismo de la acción y podrían desplegar las opciones para los pacientes que no responden a las drogas existentes o cuyo cáncer ha llegado a ser resistente a la terapia.

“Nuestra molécula hace algo totalmente diferente,” Turchi dijo. “Hay razones para creer que nuestro inhibidor permite una mayor extensión de las posibilidades de cánceres que qué se está probando actualmente en la clínica. Debido a este diverso mecanismo de la acción, abre un arsenal entero de las cosas que no son posibles con la terapéutica existente.”

Turchi y los colegas también están explorando cómo su molécula podría apuntar el cáncer ovárico con ciertas predisposiciones genéticas, tales como la mutación de BRCA. En estos casos, el cáncer es más susceptible a la droga y podría ser efectivo sin la radiación.

El investigador co-principal de este proyecto es Navnath Gavande, doctorado, investigador postdoctoral anterior en el laboratorio de Turchi que sintetizó originalmente las nuevas composiciones de la droga. Gavande ensambló la universidad de estado de Wayne en 2019 como profesor adjunto de ciencias farmacéuticas y continúa trabajar de cerca con Turchi para optimizar la droga para el uso clínico. El proyecto también implica los colaboradores Karen Pollok, doctorado, y a Joe Dynlacht, doctorado, que traen experiencia en los modelos y la oncología animales de la radiación. Estas colaboraciones son críticas ayudar a los investigadores mejores entender la tensión del daño de la DNA y cómo utilizar este conocimiento para desarrollar la terapéutica anticáncer nueva.