Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan los mecanismos antiinflamatorios que impulsan la adicción al alcohol

Profundamente dentro del cerebro, una pequeña región almendra-dada forma llamó los juegos del amygdala un papel vital en cómo exhibimos la emoción, el comportamiento, y el estímulo. Comprensible, también se implica fuertemente en el abuso de alcohol, haciéndole un foco de larga duración de Marisa Roberto, Ph.D., profesor en el departamento de la investigación de Scripps del remedio molecular.

Ahora, por primera vez, Roberto y sus personas han determinado los cambios importantes al ` anti - los mecanismos inflamatorios y actividad celular en el amygdala que impulsan la adicción al alcohol. Contradiciendo este proceso en ratones, podían parar el consumo excesivo del alcohol--revelando un camino potencial del tratamiento para el alcohol utilice el desorden. El estudio está en curso publicado en neurobiología.

Encontramos que la exposición crónica del alcohol compromete las células inmunes cerebral, que son importantes para mantener las neuronas sanas. El daño resultante aprovisiona de combustible la ansiedad y la consumición del alcohol que pueden llevar a un desorden del uso del alcohol.”

Reesha Patel, doctorado, autor y becario postdoctoral, el laboratorio del estudio primer de Roberto

El estudio de Roberto observaba específicamente una proteína inmune llamada Interleukin 10, o IL-10, que es frecuente en el cerebro. IL-10 se sabe para tener propiedades antiinflamatorias potentes, que se asegura de que el sistema inmune no responda demasiado potente a las amenazas de la enfermedad. En el cerebro, IL-10 ayuda a limitar la inflamación del daño o de la enfermedad, tal como recorrido o Alzheimer. Pero también aparece influenciar los comportamientos dominantes asociados a uso crónico del alcohol.

En ratones con uso crónico del alcohol, IL-10 fue reducido importante en el amygdala y no hizo señales correctamente a las neuronas, contribuyendo a la admisión creciente del alcohol. Reforzando la transmisión de señales IL-10 en el cerebro, sin embargo, los científicos podrían invertir los efectos aberrantes. Notablemente, observaron una reducción rígida hacia adentro ansiedad-como comportamientos y el estímulo para beber el alcohol.

“Hemos mostrado que las inmunorespuestas inflamatorias en el cerebro son mucha en el juego en el revelado y mantenimiento del desorden del uso del alcohol,” a Roberto decimos. “Pero quizás más importantemente, ofrecimos un nuevo marco para la intervención terapéutica, apuntando a los mecanismos antiinflamatorios.”

El desorden del uso del alcohol es disperso, afectando unos 15 millones de personas de en los Estados Unidos, y pocos tratamientos efectivos existen. Examinando cómo las neuronas cambian con la exposición prolongada al alcohol, el laboratorio de Roberto ha destapado muchas nuevas aproximaciones terapéuticas posibles para ésos con la adicción al alcohol.

En el último estudio, el laboratorio de Roberto colaboró con Silke Paust, Ph.D., profesor adjunto en el departamento de la inmunología y microbiología. Paust y sus personas determinaron las células inmunes exactas en el cerebro entero que son afectadas por uso crónico del alcohol.

Las conclusión revelaron un movimiento grande en el paisaje inmune del cerebro, con los niveles crecientes de células inmunes conocidas como microglia y de células T-reguladoras, que producen IL-10.

A pesar de un número más elevado de las células de IL-10-producing en el cerebro entero de ratones con uso prolongado del alcohol, el amygdala contó una diversa historia. En esa región, los niveles de IL-10 eran más inferiores y su función de la transmisión de señales fue comprometida--sugiriendo que el sistema inmune en el amygdala responda únicamente al uso crónico del alcohol.

Este estudio complementa conclusión recientes por el laboratorio de Roberto que demuestra un papel causal del microglia en el revelado de la dependencia del alcohol.

Los estudios futuros emplearán estas conclusión para determinar exactamente cómo y cuándo IL-10 hace señales a las neuronas en el amygdala y otros circuitos adición-relacionados del cerebro para alterar comportamiento.

Source:
Journal reference:

Patel, R. R., et al. (2020) IL-10 normalizes aberrant amygdala GABA transmission and reverses anxiety-like behavior and dependence-induced escalation of alcohol intake. Progress in Neurobiology. doi.org/10.1016/j.pneurobio.2020.101952.