Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El sRNA bacteriano específico desempeña el papel dominante en simbiosis entre el fischeri del vibrión y el calamar

Las bacterias que viven simbiótico dentro del calamar rabicorto hawaiano pueden ordenar el calamar del ordenador principal cambiar su programa normal de la expresión génica para hacer una invitación a casa, según un nuevo estudio publicado en la biología de PLoS por los investigadores en la universidad de Hawai'i (UH) en la escuela de Mānoa de la geología y de la tecnología (SOEST) del océano y.

Casi cada organismo y ambiente reciben una colección de microbios simbióticos--un microbiome--cuál es un componente integral de la salud ecológica y humana.

En bacterias, el pequeño ARN (sRNA) es un elemento clave que influencia la expresión génica en los organismos microscópicos, sin embargo, allí ha sido pocas pruebas que las bacterias beneficiosas utilizan estas moléculas para comunicar con sus ordenadores principal animales.

En el nuevo estudio, el autor importante Silvia Moriano-Gutiérrez, un becario postdoctoral en el centro de investigación pacífico de las ciencia biológicas en SOEST, y los co-autores encontraron un sRNA bacteriano específico que es típicamente responsable del control de calidad de la producción de proteína en los juegos de la bacteria al papel esencial en la simbiosis entre el fischeri del vibrión y el calamar.

El calamar rabicorto hawaiano recluta fischeri del V. para habitar el luz-órgano del calamar, pues la bacteria es luminiscente y camufla el calamar durante su oscilación de la noche.

Con la ARN-secuencia, los científicos encontrados en las series del sRNA de la sangre del calamar que fueron producidas por las bacterias que habitaban el luz-órgano y encontraron una alta concentración de un sRNA específico dentro de las células huesped que forraban las criptas en donde viven las bacterias.

“La presencia de este sRNA del detalle da lugar “a calmar” la reacción inmune del calamar, que aumentará la oportunidad para que las bacterias colonicen persistente el tejido del ordenador principal, y entrega sus efectos beneficiosos,” dijo al Dr. Moriano-Gutiérrez.

“Este trabajo revela el potencial para los sRNAs de los symbiont bacterianos no sólo de controlar sus propias actividades pero también de accionar las reacciones críticas que ascienden una sociedad pacífica con su ordenador principal.”

Los investigadores, incluyendo el co-autor y el estudiante Leo Wu del UH Mānoa, determinaron el sRNA de la carga de las bacterias en sus vesículas exteriores de la membrana, que se transportan en las células que rodean la población del symbiont en el órgano liviano--disminución de las actividades antimicrobianas del calamar en apenas la situación correcta.

“Era inesperada encontrar un sRNA bacteriano común que se había desarrollado para una función de aseo en la bacteria que se reclutará específicamente en una comunicación del bacteria-ordenador principal durante el lanzamiento de la simbiosis,” dijo al Dr. Moriano-Gutiérrez.

Anticipamos que el reconocimiento y la reacción de un ordenador principal a los sRNAs específicos del symbiont emergerán como nueva manera importante de la comunicación entre las bacterias y los tejidos animales que habitan. Sigue habiendo el otro symbiont RNAs que consiguen en las células huesped ser explorado.”

Silvia Moriano-Gutiérrez, autor importante y becario postdoctoral, centro de investigación pacífico de las ciencia biológicas, escuela del estudio de la geología y de la tecnología (SOEST) del océano y

Source:
Journal reference:

Moriano-Gutierrez, S., et al. (2020) The noncoding small RNA SsrA is released by Vibrio fischeri and modulates critical host responses. PLOS Biology. doi.org/10.1371/journal.pbio.3000934.