Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La calidad del aire podía influenciar la virulencia de la enfermedad COVID-19

La correlación entre la alta concentración de partículas finas y la severidad de las ondas de la gripe es bien sabido a los epidemiólogos. Las personas interdisciplinarias de la universidad de Ginebra (UNIGE) y del efecto Meteodat de ETH Zürich investigaron acciones recíprocas posibles entre los niveles agudo elevados de materia en partículas fina y la virulencia de la enfermedad del coronavirus. Sus resultados, publicados en los sistemas y el ambiente de la tierra del gorrón, sugieren que las altas concentraciones de partículas que menos de 2,5 micrómetros de tamaño pueden modular, o aún amplificar, las ondas de la contaminación SARS-CoV-2 y explicar en parte el perfil determinado del pandémico COVID-19.

Las partículas del aumento in fine son favorecidas generalmente por las inversiones de temperatura del aire, caracterizadas por situaciones de la niebla, o por intrusiones saharianas del polvo. El estudio ofrece las dimensiones preventivas relacionadas con la contaminación atmosférica a los brotes futuros del límite de morbosidad y de mortalidad debido al coronavirus.

Los epidemiólogos están de acuerdo extensamente que hay una correlación entre agudo y las concentraciones localmente elevadas de partículas finas y de la severidad de la gripe agitan. “Hemos investigado si tal eslabón también existe con la virulencia de la enfermedad COVID-19,” decimos a Mario Rohrer, investigador en el instituto para las ciencias ambientales de la facultad de ciencias de UNIGE y director de Meteodat.

Un retraso de tiempo asombrosamente

Los estudios COVID-19 conducto en Italia y Francia sugieren que SARS-CoV-2 estaba ya presente en Europa a finales de 2019, mientras que el claro aumento en morbosidad y mortalidad fue registrado solamente en el muelle 2020 en París y Londres.

Este retraso de tiempo es asombrosamente, pero también sugiere que el algo más que apenas la simple acción recíproca de la gente puede ascender la transmisión del virus, y determinado la severidad de la infección.”  

Mario Rohrer, investigador en el instituto para las ciencias ambientales de la facultad de ciencias de UNIGE y director de Meteodat

Su equipo de investigación ha podido mostrar que estos aumentos en casos siguieron fases donde estaban más altos los niveles de partículas finas en el aire.

Las personas hicieron observaciones similares en el cantón suizo de Tesino, en donde contaminación de la fino-partícula creciente afiladamente durante un período de la niebla baja en el llano de Magadino y del Sotto Ceneri, observado a finales de febrero de 2020. “Poco tiempo después, un aumento explosivo en las admisiones de hospital debido a COVID-19 fue registrado en Tesino. El hecho de que ocurriera una acción grande del carnaval con unos 150.000 visitantes al mismo tiempo tenía probablemente un impacto adicional en la extensión del virus,” dice a Mario Rohrer.

La información es importante para Suiza porque las concentraciones de la partícula del aumento in fine son determinado frecuentes durante inversiones térmicas, es decir cuando la niebla forma en el platillo suizo, así limitando la cantina de las masas de aire. En estas situaciones, las emisiones acumulan en la capa de aire por debajo la niebla. Suiza también es barrida con frecuencia por el polvo de las tempestades de arena saharianas, también señaladas en este estudio.

Factor agravante

El equipo de investigación suizo muestra que las concentraciones agudas de partículas finas, especialmente ésas más pequeño de 2,5 micrómetros, inflamación de la causa de los trechos respiratorios, pulmonares y cardiovasculares y espesa la sangre. “Conjuntamente con una infección viral, estos factores inflamatorios pueden llevar a una progresión seria de la enfermedad. La inflamación también asciende la agregación del virus a las células,” él dice. Además, el coronavirus se puede también transportar por las partículas finas. “Esto se ha demostrado ya para la gripe y un ARN encontrado estudio italiano del coronavirus en partículas finas. Todo el esto queda demostrar, por supuesto, pero es una posibilidad probable,” agrega Rohrer.

Un pandémico multifactorial

No obstante, los investigadores también acentúan eso, aunque la contaminación de la materia en partículas pueda influenciar la virulencia del virus y de la progresión severa posible de la enfermedad, fisiológico, social o los factores económicos sin obstrucción también influenciarán el curso posterior del pandémico. Mario Rohrer concluye que las conclusión de este estudio ofrecen la posibilidad de tomar dimensiones preventivas en caso de concentraciones futuras de la materia en partículas de los aumentos in fine, así limitando una nueva llamarada de la morbosidad Covid-19 y de la mortalidad.

Source:
Journal reference:

Rohrer, M., et al. (2020) Peaks of Fine Particulate Matter May Modulate the Spreading and Virulence of COVID-19. Earth Systems and Environment. doi.org/10.1007/s41748-020-00184-4.