Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan un camino de los nervios que conecte el reloj circadiano, la tensión, y la vela

Un equipo de investigación Universidad-llevado Nagoya en Japón ha encontrado un nuevo camino de los nervios que conecta el reloj, la tensión, y la vela circadianos en mamíferos. Las personas determinaron una neurona, llamada la neurona del factor (CRF) corticotropin-que liberaba, que llega a ser excesivamente activa cuando el mamífero está bajo tensión, que podría accionar insomnio y otros trastornos del sueño. Sus conclusión fueron publicadas recientemente en los avances de la ciencia del gorrón.

Los organismos vivos exhiben una oscilación de 24 horas llamada el ritmo circadiano. En mamíferos, el reloj circadiano central, situado en las neuronas suprachiasmatic del núcleo (SCN) del cerebro, regula el ciclo de la sueño-estela. Sin embargo, en caso de situaciones peligrosas para la vida, se apaga la señal del ritmo circadiano de mantener el animal despierto de modo que pueda escape de peligro incluso cuando sería normalmente hora de dormir. Aunque el cierre temporal del ciclo de la sueño-estela sea necesario para la supervivencia, la tensión excesiva o prolongada causada por tales peligros puede accionar insomnio y otros trastornos del sueño.

Es bien sabido que el reloj y la tensión circadianos tienen un efecto sobre sueño, pero era no entendible que el camino de los nervios es crucial para la regla circadiana del sueño y de la vela.”

El Dr. Daisuke Ono, instituto de investigación del remedio ambiental, universidad de Nagoya

Para determinar el camino, un equipo de investigación de la universidad de Nagoya llevado por profesor Akihiro Yamanaka y el Dr. Ono, en colaboración con Takashi Sugiyama en Olympus Corporation en Japón, conducto un estudio usando ratones.

Los investigadores centrados en las neuronas de CRF -- cuáles se saben para desempeñar un papel en la reacción de la tensión -- eso está situada en el núcleo paraventricular del hipotálamo. Investigaron cómo el sueño y la vela en ratones serían afectados cuando las neuronas de CRF fueron activadas. Los resultados mostraron que las neuronas activadas de CRF mantuvieron los animales despiertos e hicieron que se mueven alrededor vigoroso, indicando que su vela fue ascendida. Los investigadores también observaron que las neuronas de CRF seguían siendo activas cuando los ratones estaban despiertos, y que cuando la actividad de las neuronas fue suprimida, la vela y las actividades locomotoras de los animales fueron reducidas.

Las posteriores investigaciones también mostraron que las neuronas inhibitorias en el SCN, llamado las neuronas de GABAergic, desempeñan un papel importante en la regulación de la actividad de las neuronas de CRF, y que la activación de las neuronas de CRF estimula las neuronas del orexin en el hipotálamo lateral, que da lugar a la promoción de la vela.

Las personas concluyeron así que las neuronas de GABAergic en el SCN controlan la actividad de las neuronas de CRF, que regula final el ciclo de la sueño-estela. “Determinamos este camino de los nervios en los ratones, que son animales nocturnos. Otros estudios se requieren aclarar cómo la diferencia nocturna y diurnal se regula en el cerebro,” dicen al Dr. Ono.

“En la sociedad de hoy, trastornos del sueño está un problema grave. Esperamos que el nuestro encontrar contribuya al revelado de nuevas terapias para el insomnio y otros trastornos del sueño causados por la tensión o de un ritmo circadiano perturbado.”

Source:
Journal reference:

Ono, D., et al. (2020) The mammalian circadian pacemaker regulates wakefulness via CRF neurons in the paraventricular nucleus of the hypothalamus. Science Advances. doi.org/10.1126/sciadv.abd0384.