Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores examinan cómo las mascarillas COVID-19 se pueden hacer más efectivas

Las mascarillas son útiles en la prevención de la extensión de COVID-19, pero los investigadores creen que pueden ser hechos aún más efectivos, algo que tiene implicaciones mucho más alla del pandémico actual pues las máscaras podrían convertirse en una intervención generalmente usada de la salud pública.

Kourosh Shoele, profesor adjunto en el departamento de la ingeniería industrial en la universidad de FAMU-FSU de la ingeniería, es parte de las personas que han recibido una concesión $800.000 del National Science Foundation para perfeccionar la eficacia de las mascarillas como defensa contra COVID-19 y otros patógeno.

Shoele y sus personas esperan entender la física del flujo y a los mecánicos de las mascarillas usadas para proteger contra el virus. También están estudiando cómo las mascarillas ajustan a diversos utilizadores -- y cómo pueden ser diseñados para las caras de una banda más ancha de la población en general.

La protección permitida por las mascarillas ha emergido como entrega determinado importante en el pandémico COVID-19, y la física del flujo de estos tipos de máscaras es extremadamente compleja y no bien estudiado, especialmente cuando se trata de la topología facial del utilizador.”

Kourosh Shoele, profesor adjunto en el departamento de la ingeniería industrial, universidad de estado de la Florida

Las conclusión de la investigación son importantes porque el máscara-desgastar disperso puede ayudar a prevenir la extensión del coronavirus. Para que las máscaras ofrezcan la mejor protección, necesitan ajustarse a la cara del utilizador.

Shoele espera que los datos generados del estudio puedan perfeccionar diseños y ofrecer los patrones científicos que harán mascarillas más protectoras. Su laboratorio, que incluye a los estudiantes doctorales Tomas Solano y TSO-Kang Wang, está colaborando de cerca con los profesores en la Universidad John Hopkins y Brown University para observar diversos aspectos usando teoría, el cómputo y experimentos.

“Usted pudo haber notado que su máscara se desploma sobre su cara al inhalar y re-infla cuando exhala,” Solano dijo. “O eso que sus cristales se empañan encima de al usar una máscara. Esto muestra el fuga del perímetro que puede reducir dramáticamente la eficacia de la máscara. Muchas veces, ésta están simple porque la máscara no ajusta correctamente. Queremos corregir estos problemas.”

Shoele espera utilizar datos faciales de la topología para desarrollar más de cómputo y las herramientas experimentales que estandardizan las pautas para la mascarilla diseñan. Las consideraciones establecidas de los datos ayudarán a caracterizar el funcionamiento de las mascarillas.

“Somos el usar innovador y las nuevas herramientas potentes para entender la física y a los mecánicos del flujo que determinan como de bien la mascarilla protege,” él dijo. “El análisis cuantitativo que utilizamos ofrecerá datos para entender mejor la transmisión viral de la enfermedad y para ayudarnos a crear mejores modelos de la transmisión.”

Una de las técnicas que los científicos están utilizando en el nuevo estudio implicado comparando imágenes digitales de geometrías faciales a cómo la máscara se mueve en las caras de los diversos utilizadores.

Usando visible y radiografíe las técnicas, las mediciones de la toma de los científicos dentro y fuera de la mascarilla y de la mirada en cómo las partículas escape alrededor del perímetro.

“Pensamos que los resultados combinados de simulaciones y de experimentos podrían rendir los discernimientos críticos necesarios para el diseño de las mascarillas,” Shoele dijo. “La dirección que podemos ofrecer ayudará a científicos a perfeccionar diseño de la mascarilla con los patrones que ayudarán a soportar políticas sanitarias públicas.”