Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Estudio: La proteína de la transmembrana de TMEM41B es un factor crítico para la réplica SARS-CoV-2

Una única proteína que aparece necesaria para que el virus COVID-19 se reproduzca y la extensión a otras células es una debilidad potencial que se podría apuntar por las terapias futuras.

La molécula, conocida como proteína 41 B (TMEM41B) de la transmembrana, se cree para ayudar a dar forma la membrana exterior grasa que protege el material genético de los virus mientras que repliega el interior una célula infectada y antes de que infecta otro.

El último encontrar viene de un par de estudios llevados por los investigadores en el centro del cáncer de Perlmutter de la Facultad de Medicina de NYU Grossman y de la salud de NYU Langone, y de colegas en la universidad de Rockefeller y a otra parte.

Publicado en el gorrón célula el 8 de diciembre en línea, los estudios reveló que TMEM41B era esencial para que SARS-CoV-2 repliegue. En una serie de experimentos, los investigadores compararon cómo el virus COVID-19 se reproduce en células infectadas a los mismos procesos en dos docena flaviviruses mortales, incluyendo ésos responsables de fiebre amarilla, de la enfermedad del oeste del Nilo, y de Zika.

También compararon cómo se reproduce en células infectadas a tres otros coronaviruses estacionales sabidos para causar el frío común.

Junto, nuestros estudios representan las primeras pruebas de la proteína 41 B de la transmembrana como factor crítico para la infección por los flaviviruses y, notable, para los coronaviruses, tales como SARS-CoV-2, también.”

Juan T. Poirier, doctorado, investigador Co-Mayor, Facultad de Medicina de la salud/NYU de NYU Langone

“Un primer paso importante en el enfrentamiento de un nuevo contagio como COVID-19 es correlacionar el paisaje molecular para considerar qué objetivos posibles usted tiene que lucharla,” dice Poirier, profesor adjunto del remedio en la salud de NYU Langone. “Comparar un virus nuevamente descubierto a otros virus sabidos puede revelar las responsabilidades compartidas, que esperamos servicio como catálogo de las vulnerabilidades potenciales los brotes futuros.”

“Mientras que la inhibición de la proteína 41 B de la transmembrana es actualmente un competidor superior para que las terapias futuras paren la infección del coronavirus, nuestros resultados determinaron sobre cientos otras proteínas que se podrían también investigar como objetivos potenciales de la droga,” dicen a Poirier, que también sirve como director del programa preclínico de la terapéutica en NYU Langone y el centro del cáncer de Perlmutter.

Para los estudios, los investigadores utilizaron la herramienta gen-que corregía CRISPR para desactivar cada uno de más de 19.000 genes en las células humanas infectadas con cada virus, incluyendo SARS-CoV-2. Entonces compararon los efectos moleculares de cada paro sobre la capacidad de los virus de replegar.

Además de TMEM41B, unas 127 otras características moleculares fueron encontradas para ser compartidas entre SARS-CoV-2 y otros coronaviruses.

Estas reacciones biológicas comunes incluidas, o caminos, implicados en incremento de la célula, la comunicación de la célula-a-célula, y los medios por los cuales las células atan a otras células. Sin embargo, los investigadores dicen, TMEM41B era la única característica molecular que se destacaba entre ambas familias de virus estudiados.

Interesante, las notas de Poirier, las mutaciones, o los cambios, en TMEM41B se saben para ser comunes en una en cinco asiáticos del este, pero no en europeos o africanos. Él advierte, sin embargo, que es demasiado temprano informar si éste explica la severidad relativamente desproporcionada de la enfermedad COVID-19 entre algunas poblaciones en los Estados Unidos y a otra parte.

Otro encontrar del estudio era que las células con estas mutaciones eran el más de 50 por ciento menos susceptibles a la infección del flavivirus que ésas sin la mutación de gen.

Poirier dice que más investigación es necesaria determinar si las mutaciones de TMEM41B consultan directamente protección contra COVID-19 y si los asiáticos del este con la mutación son menos vulnerables a la enfermedad.

Los planes siguientes del equipo de investigación para proyectar papel exacto de TMEM41B en la réplica SARS-CoV-2 así que los pueden comenzar a probar a los candidatos del tratamiento que pueden cegarla. Las personas también tienen planes para estudiar los otros caminos comunes para los objetivos potenciales similares de la droga.

Poirier agrega que el éxito del equipo de investigación al usar CRISPR para correlacionar las debilidades moleculares en SARS-CoV-2 sirve como modelo para los científicos por todo el mundo para enfrentar los brotes virales futuros.

Source:
Journal reference:

Schneider, W. M., et al. (2020) Genome-scale identification of SARS-CoV-2 and pan-coronavirus host factor networks. Cell. doi.org/10.1016/j.cell.2020.12.006.