Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

los E-cigarrillos, como productos de consumo, no se asocian al cese que fuma

el uso del E-cigarrillo ha subido escarpado y sobre todo sin la regla durante la última década. Los dispositivos han diversificado en un arsenal dizzying de plumas del vape, de sistemas del tanque, de “mods,” y más, masa-comercializado y vendidos al público. Los E.E.U.U. Food and Drug Administration (FDA) son en medio de considerar si aprobar millares de los usos del pre-mercado para la venta de e-cigarrillos como productos de consumo.

En estos usos y anuncios relacionados, los propietarios de las marcas del e-cigarrillo demandan que sus fumadores de la ayuda de los productos salen y pueden por lo tanto ser considerados “apropiado para la protección de la salud pública,” según lo estipulado por la ley. Pero una nueva revista sistemática de los investigadores de Uc San Francisco de la literatura científica en este tema pone esas reclamaciones a la prueba.

En el nuevo estudio, publicado el 22 de diciembre de 2020 en el gorrón americano de la salud pública, las personas llevadas por Richard Wang, Doctor en Medicina, MAS de UCSF, reconocieron la comprensión de la comunidad científica de e-cigarrillos y encontraron que, bajo la forma de productos de consumo masa-comercializados, no llevan a fumadores a salir.

En su papel, los autores escriben, “si el uso del producto de consumo del e-cigarrillo no se asocia a más cese que fuma, allí no son ninguna subsidio por enfermedad del población-nivel para permitir que los comercialicen a los adultos que fuman, sin importar el daño relativo de los e-cigarrillos comparados con los cigarrillos convencionales. Por otra parte, hasta el punto de la gente que fuma agregue simple los e-cigarrillos a su tabaquismo (los supuestos utilizadores dobles que se convierten), su riesgo de enfermedad cardíaca, de enfermedad pulmonar, y de cáncer podría aumentar comparado con fumar solamente.”

La pregunta que exploramos está de interés científico y el interés y nosotros de la salud pública esperamos que el FDA preste la atención a nuestro estudio como intentan tomar estas decisiones.”

Richard Wang, Doctor en Medicina, MAS, profesor adjunto del remedio, UCSF

Wang fue ensamblado en el estudio por co-primer autor Sudhamayi Bhadriraju, Doctor en Medicina, becario postdoctoral anterior de UCSF que ahora es pulmonologist en Kaiser Permanente en Redwood City, la California, y autor Stanton mayor A. Glantz, doctorado, profesor de medicina.

Los autores exploraron la literatura, compilando resultados a partir de 64 estudios para contestar a esta pregunta. Los estudios seleccionados para el análisis formal abarcaron los estudios de observación, en los cuales reconocieron a los participantes, pero no dirigido, sobre su uso de e-cigarrillos, así como las juicios clínicas en las cuales dieron los fumadores que intentaban salir los e-cigarrillos libres bajo supervisión médica.

Esta distinción importó para su análisis, Wang observó. “En los estudios de observación, usted básicamente está preguntando a gente “fuera en el salvaje” sobre su uso de los e-cigarrillos que ella ha comprado ellos mismos de un almacén de la esquina, sin la dirección específica de salir. Pero en un ensayo aleatorizado usted está probando un producto, tratándolo tiene gusto de una terapia -- un remedio -- para ver si un e-cigarrillo o algún otro producto es más conducente a salir.”

En su análisis de los estudios de observación que implicaron a los grupos de personas que los e-cigarrillos ya ahumados y usados, independientemente de si quisieron salir, las personas no encontraron ningún efecto apreciable de e-cigarrillos sobre la capacidad de los participantes de salir. En el grupo siguiente de los estudios, que reconocieron a los fumadores que usaban los e-cigarrillos que indicaron un deseo de salir, los investigadores también no encontraron ningún efecto.

Entonces las personas intentaron tomar el pelo aparte los efectos de la frecuencia del uso -- si la gente que utilizó el diario de los e-cigarrillos pudo salir a diversos regímenes que la gente que la utilizó menos a menudo. Los investigadores encontraron que los utilizadores diarios salieron a un régimen más alto que utilizadores más infrecuentes, aunque advirtieran que la mayoría de los participantes en estudios de los E.E.U.U. entran en la segunda categoría.

Finalmente, examinaron nueve juicios clínicas, que ofrecieron algún tipo de e-cigarrillo, gratis, a los participantes que fueron animados específicamente a utilizar los dispositivos para ayudarles para salir. Sin embargo los dispositivos y los mandos empleados en los estudios difirieron, Wang concluyeron que siendo proporcionado ciertos productos del e-cigarrillo en un contexto de la juicio clínica llevó a salir que algunas otras terapias.

Actos del mando de la prevención que fuma los 2009 y del tabaco de la familia (TCA) encargan el FDA solamente de permitir los e-cigarrillos en el mercado cuando los fabricantes pueden probar que son sus productos tabaco-basados “se apropian para la protección de la salud pública.” Pero el FDA demoró el reforzar de la ley hasta que un orden judicial federal requiriera a las compañías presentar solicitudes de la aprobación del pre-mercado a la dependencia antes de septiembre de 2020 para continuar el vender de los e-cigarrillos a los consumidores. El FDA ahora está evaluando millares de tales usos para vender los e-cigarrillos.

“Es importante reconocer que en juicios clínicas, cuando ciertos dispositivos del e-cigarrillo se tratan más bién remedio, puede real haber un efecto sobre salir fumar,” dijo Wang. “Pero ese necesita ser equilibrado contra los riesgos de usar estos dispositivos. También, solamente siete dispositivos del e-cigarrillo fueron estudiados en las juicios clínicas. Si el efecto observado con estos siete dispositivos es lo mismo o diferente que el de los millares de diversos productos del e-cigarrillo disponibles para la venta es desconocido.”

Además, él dijo, el nuevo estudio no analiza el aumento en la juventud y fumar adolescente como resultado del márketing y de la disponibilidad del e-cigarrillo, ni compara los efectos sobre la salud negativos de e-cigarrillos a los productos de tabaco tradicionales.

Con respecto a la decisión actual antes del FDA, Wang dijo, “los patrones que el FDA tiene que aplicar para aprobar los e-cigarrillos pues los productos de consumo o los dispositivos terapéuticos son fundamental diferentes.”

Source:
Journal reference:

Wang, R.J., et al. (2020) E-Cigarette Use and Adult Cigarette Smoking Cessation: A Meta-Analysis. American Journal of Public Health. doi.org/10.2105/AJPH.2020.305999.