Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores estudian el comportamiento de las células de T reguladoras para entender enfermedad periodontal

En las enfermedades caracterizadas por la baja del hueso - tal que el periodontitis, la artritis reumatoide, y la osteoporosis allí es mucho que los científicos todavía no entienden. ¿Cuál es el papel de la inmunorespuesta en el proceso? ¿Qué suceso a los mecanismos reguladores que protegen el hueso?

En un papel publicado recientemente en partes científicos, los investigadores del instituto de Forsyth y el Universidad de Chile describen un mecanismo que abra una pieza del rompecabezas. Observando enfermedad periodontal en un modelo del ratón, los científicos encontraron que un tipo específico de linfocito T, conocido como células de T reguladoras, comienzo comportándose de maneras inesperadas. Estas células pierden su capacidad de regular baja del hueso y en lugar de otro de comenzar a ascender la inflamación.

Eso es importante porque, en muchas terapias analizadas en modelos ines vivo, los investigadores verifican generalmente si el número de células de T reguladoras ha aumentado. Pero deben verificar si están funcionando estas células de hecho.”

El Dr. Carla Alvarez, autor importante del estudio, investigador postdoctoral, instituto de Forsyth

Las células de T reguladoras controlan la inmunorespuesta de la carrocería. En enfermedad periodontal, la baja del hueso ocurre porque el sistema inmune de la carrocería responde desproporcionado a la amenaza microbiana, causando el tejido sano de la inflamación y de la destrucción. Normalmente, las células de T reguladoras ayudan a suprimir esa destrucción, pero aparecen perder sus capacidades represivas durante enfermedad periodontal.

En términos científicos, este proceso se analiza en el campo del osteoimmunology, que explora las acciones recíprocas complejas entre el sistema inmune y el metabolismo del hueso.

“Esto es un mecanismo interesante que destaca cómo la baja del hueso está ocurriendo en enfermedad periodontal,” dice al Dr. Alpdogan Kantarci, pieza del estado mayor mayor en Forsyth y co-autor del papel así como el Dr. Rolando Vernal, profesor de la escuela de la odontología en Universidad de Chile.

En el caso de enfermedad periodontal, una terapia potencial que apuntaba las células de T reguladoras podía restablecer el funcionamiento normal de las células de T, no apenas para aumentar sus números.

“Lamentablemente, esto no es un proceso lineal--ésa es la parte complicada,” Kantarci dice.

La enfermedad periodontal es iniciada por los microbios en la boca, haciéndola más compleja.

“El lazo entre la inmunorespuesta y el hueso no es tan directo,” dice a Alvarez. “Hay componentes múltiples. Usted tiene que imaginarse una red compleja de la transmisión de señales y de las células que participan.”

Esta complejidad celular y microbiana es qué hace la enfermedad tan difícil estudiar en seres humanos. Sin embargo, el examen de este mecanismo en seres humanos es el paso siguiente de la investigación, Alvarez dice. El equipo de investigación está proyectando un estudio colaborativo para observar pacientes sanos y enfermos, preponiéndose observar mecanismos similares a qué fue vista en el modelo animal.

Source:
Journal reference:

Alvarez, C., et al. (2020) Regulatory T cell phenotype and anti-osteoclastogenic function in experimental periodontitis. Scientific Reports. doi.org/10.1038/s41598-020-76038-w.