Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las nuevas conclusión podían ayudar mejor a entender la malaria severa subyacente de los mecanismos

Los niveles de pequeñas moléculas llamadas los microRNAs (miRNAs) que circulaban en sangre podrían ayudar a determinar a principios de a niños con las formas peligrosas para la vida de la malaria, según un estudio llevado por el instituto de Barcelona para la salud global, una institución soportada por “el asiento de Caixa del la”, en colaboración con el centro de investigación de la salud de Manhiça (CISM) en Mozambique. Los resultados, publicados en gorrón infecciosas emergente de las enfermedades, podían también ayudar mejor a entender la malaria severa subyacente de los mecanismos.

La mortalidad de la malaria entre niños africanos jovenes sigue siendo inaceptable alta. Para perfeccionar el resultado, es importante determinar y tratar rápidamente a niños con las formas severas de la enfermedad. Sin embargo, al principio de la infección, no es siempre fácil distinguir a principios de entre los síntomas sencillos y peligrosos para la vida de la enfermedad. Una característica de la malaria severa es el secuestro de los glóbulos rojos infectados con el parásito de malaria (falciparum del P.) en órganos vitales tales como los pulmones, los riñones o el cerebro. Esto lleva al órgano el daño, que a su vez da lugar a la baja de las pequeñas moléculas llamadas los microRNAs (miRNAs) en los fluídos corporales, incluyendo sangre.

“Presumimos que los niveles del miRNA en plasma serían expresados diferentemente en niños con malaria severa y sencilla, debido al secuestro del parásito en órganos vitales,” explicamos al alcalde de Alfredo del investigador de ISGlobal, que coordinó el estudio.

Para probar esta hipótesis, él y el suyo las personas primero utilizaron una técnica de secuencia avanzada para determinar los miRNAs liberados por las células endoteliales cerebral humano cuando estaba expuesto a los glóbulos rojos infectados por falciparum del P. en un plato. Entonces midieron la expresión de estos miRNAs en muestras de sangre de niños mozambiqueños con malaria severa o sencilla. Encontraron que seis de los miRNAs determinados eran más altos en niños con malaria severa. Uno de estos miRNAs, que es expresado por una variedad de tejidos, también fue relacionado positivo con la cantidad de una proteína parásito-derivada nombrada HRP2.

Esto sugiere que eso las cantidades cada vez mayores de parásito asociadas al secuestro del parásito puedan llevar a niveles más altos de secreción de este miRNA por los tejidos dañados.”

Himanshu Gupta, el primer autor del estudio

“Nuestros resultados indican que las diversas acciones patológicas en malaria severa y sencilla llevan a la expresión diferenciada de miRNAs en plasma,” dicen al alcalde. “Estos miRNAs se podrían utilizar como biomarkers pronósticos de la enfermedad, pero necesitamos estudios más grandes validar esto”, él agregamos. Las conclusión también ofrecen una tierra para mejor entender la malaria severa subyacente de los mecanismos.

Source:
Journal reference:

Gupta, H., et al. (2021) Plasma MicroRNA Profiling of Plasmodium falciparum Biomass and Association with Severity of Malaria Disease. Emerging Infectious Diseases. doi.org/10.3201/eid2702.191795.