Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La hipertensión intracraneal idiopática está en la subida, hallazgos estudia

Un nuevo estudio ha encontrado que una hipertensión intracraneal idiopática llamada desorden de la presión del cerebro está en la subida, y el aumento corresponde con regímenes de levantamiento de la obesidad. El estudio se publica en la aplicación en línea la neurología,® el gorrón médico del 20 de enero de 2021 de la academia americana de neurología. El estudio también encontró que para las mujeres, los factores socioeconómicos tienen gusto de renta, educación y cubierta puede desempeñar un papel en su riesgo.

La hipertensión intracraneal idiopática es cuando sube la presión en el flúido rodeando el cerebro. Puede imitar los síntomas de un tumor cerebral, causando los dolores de cabeza crónicos, que incapacitan, problemas de la visión y en los casos raros, baja de la visión. Se diagnostica lo más a menudo posible en mujeres de la edad de maternidad. El tratamiento es a menudo baja de peso. En algunos casos, la cirugía puede ser requerida.

El considerable aumento en la hipertensión intracraneal idiopática que encontramos puede ser debido a muchos factores pero probablemente sobre todo debido a los regímenes de levantamiento de la obesidad. Cuál es más asombrosamente de nuestra investigación es que las mujeres que experimentan pobreza u otras desventajas socioeconómicas pueden también tener una independiente creciente del riesgo de la obesidad.”

Guillermo Owen Pickrell, Ph.D., M.R.C.P., autor del estudio, universidad de Swansea, País de Gales, Reino Unido y pieza de la academia americana de neurología

Para el estudio, los investigadores utilizaron una base de datos nacional de la atención sanitaria en País de Gales para analizar 35 millones de años pacientes de datos durante un período de 15 años, entre 2003 y 2017. Determinaron a 1.765 personas con la hipertensión intracraneal idiopática durante ese tiempo. Del grupo, los 85% eran mujeres. Los investigadores registraron las mediciones del índice de masa corporal para los participantes del estudio. El índice de masa corporal es calculado dividiendo el peso por altura. Para todos la persona con el desorden, investigadores comparó a tres personas sin él que fueron igualadas para el género, la edad y el estado socioeconómico.

El estado socioeconómico de cada persona con el desorden fue determinado por donde viven, usando un sistema de sonorización nacional que considera factores como renta, el empleo, la salud, la educación y el acceso a los servicios. Entonces dividieron a la gente en el estudio en cinco grupos que colocaban de ésos con la menor cantidad de las ventajas socioeconómicas a ésos con más.

Totales, los investigadores encontraron un aumento multiplicado por seis en el número de casos del desorden a lo largo del estudio. En 2003, para cada 100.000 personas, 12 vivían con el desorden, comparado a 76 personas en 2017. También, en 2013, para cada 100.000 personas, dos fueron diagnosticados durante ese año, comparado a ocho personas en 2017.

Los investigadores encontraron que el número de gente cada vez mayor que vivía con el desorden correspondió a los regímenes de levantamiento de la obesidad en País de Gales durante el estudio, con el 29% de la población que era obesos comparado en 2003 hasta el 40% en 2017.

“La incidencia mundial de la obesidad triplicada casi entre 1975 y 2016, así que mientras que nuestra investigación miraba específicamente la gente en País de Gales, nuestros resultados pueden también tener importancia global,” dijo a Pickrell.

Había eslabones fuertes para los hombres y las mujeres entre el índice de masa corporal y el riesgo del desorden. Para las mujeres, había 180 casos por 100.000 personas durante el estudio para ésos con el alto índice de masa corporal comparado a 13 mujeres con un índice de masa corporal considerado ser ideal. Para los hombres, había 21 casos por 100.000 entre ésos con un alto índice de masa corporal comparado a ocho casos para ésos con un índice de masa corporal ideal.

Los investigadores también encontraron que para las mujeres solamente, los factores socioeconómicos fueron conectados para arriesgar. Había 452 mujeres en el grupo con la menor cantidad de las ventajas socioeconómicas comparadas a 197 en el grupo con la mayoría. Las mujeres en el grupo con la menor cantidad tenían 1,5 veces un mayor riesgo de desarrollar el desorden que mujeres en el grupo con más, incluso después ajustar según índice de masa corporal.

“De los cinco grupos socioeconómicos de nuestros participantes del estudio, mujeres en los dos grupos más inferiores compuso más que mitad de los participantes femeninos en el estudio,” dijo a Pickrell. “Más investigación es necesaria determinar qué factores socioeconómicos tales como dieta, contaminación, fumar o tensión pueden desempeñar un papel en el aumento del riesgo de una mujer de desarrollar este desorden.”

Una limitación del estudio era que los investigadores determinaron el estado socioeconómico de participantes por las regiones en las cuales vivieron en vez de obtener la información socioeconómica individual para cada participante.

Source:
Journal reference:

Miah, L., et al. (2021) Incidence, Prevalence and Healthcare Outcomes in Idiopathic Intracranial Hypertension: A Population Study. Neurology. doi.org/10.1212/WNL.0000000000011463.