Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los pobres y los mexicanos terminal enfermos tienen menos ocasión de conseguir opiáceos previstos para el cuidado paliativo

Si usted es pobre y terminal enfermedad en México meridional, hay lejos menos ocasión que usted conseguirá los calmantes usted necesita para el cuidado paliativo que sus primos en regiones más prósperas, determinado esas áreas farmacia-ricas a lo largo de la banda de Mexico-U.S., dicen los investigadores del UCLA y a los colegas que estudiaron el opiáceo que dispensaba niveles en todo el país.

Cuál es más, los investigadores de papel en la salud pública de The Lancet del gorrón sugieren que sea probable que algunos de los opiáceos previstos para los ciudadanos mexicanos terminen hacia arriba en cavidades americanas.

A pesar de una iniciativa del gobierno del mexicano puesta en marcha en 2015 para perfeccionar el acceso a los opiáceos de la receta entre pacientes paliativos del cuidado, el país ha visto solamente un aumento marginal en niveles de dispensación, y las injusticias en la dispensación han dejado a muchos de los residentes más pobres de la nación sin comodidad en sus días finales, dijeron al Dr. David Goodman-Meza, profesor adjunto del autor importante del remedio en la división de las enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de David Geffen en el UCLA.

La gente en las áreas más pobres de México está muriendo en dolor. Mucho trabajo necesita ser hecho para aumentar el acceso a los opiáceos para los que tengan una necesidad médica de ellos en México.”

El Dr. David Goodman-Meza, autor importante

Los investigadores analizaban datos sobre el medicamento de venta con receta que dispensaba de agosto de 2015 a octubre de 2019 para los 32 estados mexicanos y seis zonas metropolitanas grandes. Compararon el opiáceo que prescribía niveles contra la necesidad prevista de las drogas basadas en la carga de la enfermedad en cada estado.

Mientras que encontraron que el opiáceo que dispensaba había aumentado en conjunto en un promedio del 13% por cuarto durante ese período, también descubrieron que eso los niveles de dispensación eran casi 10 veces más arriba en los estados cuyas poblaciones tenían el estado socioeconómico más alto que en ésos con el más inferior. Además, un estado socioeconómico más alto también fue asociado al opiáceo creciente que dispensaba dentro de vecindades individuales en las seis zonas metropolitanas.

Los estados con el opiáceo más alto que prescribía regímenes eran Baja California (234,5 recetas por 10.000 residentes), Ciudad de México (65,8 por 10.000), Nuevo León (58,7 por 10.000), el Sonora (56,5 por 10.000) y Jalisco (51,9 por 10.000). Ésos con los regímenes más inferiores eran el estado de Tlaxacala (0 por 10.000), de Guerrero (0,6 por 10.000), de Durango (2,7 por 10.000), de México (4,3 por 10.000), y Tabasco (4,4 por 10.000).

Baja California, Nuevo León y el Sonora todo confinan los E.E.U.U., mientras que Ciudad de México es su propio estado y se sienta entre el estado de México y Tlaxacala en México central.

El fentanilo era lo más frecuentemente dispensado de las medicaciones, en 35,7% del total, seguido por la metadona (26,5%), la morfina (23,8%), el tapentadol (7,3%), el oxycodone (6,9%) y el hydromorphone (0,2%).

Los investigadores observan que los hospitales grandes de la remisión, en donde se tratan las enfermedades del avanzado-escenario, tienden a ser concentrados en las ciudades de México y estados más grandes, más prósperos. Además, el alto costo de las medicaciones puede ponerlas fuera del alcance para poblaciones más pobres, disincentivizing farmacias en áreas más pobres de llevarlas.

Los investigadores también dicen que la gran proximidad de muchas farmacias a las lumbreras del asiento a lo largo de la banda septentrional puede hacerla más fácil para la gente en los E.E.U.U. cruzar encima y obtener estas drogas, poniendo una deformación en esfuerzos de los E.E.U.U. de contener su epidemia del opiáceo. Aunque los investigadores no se centraron en esto y no tienen datos de compra fronterizos, observan en el papel que estos caminos potenciales en los E.E.U.U. soportan el vigilar.

“Pues los E.E.U.U. han intentado contener la epidemia relacionada con los opiáceos de la receta instituyendo mecanismos estructurales tales como “píldora que se cerraba friesan” e instituyendo programas de supervisión del medicamento de venta con receta, los individuos pueden conseguir alrededor de ellos yendo a México a conseguir opiáceos,” Goodman-Meza dijo. La “vigilancia continuada en los pasos de frontera es necesaria evitar el asiento no controlado de opiáceos en los E.E.U.U.”

Las conclusión del estudio son limitadas por varios otros factores, entre ellos una falta de datos del paciente o del proveedor-nivel, el hecho de que los investigadores no analizaban diferencias entre los muchos sistemas médicos que ofrecían cuidado y la posibilidad que algunas instituciones no presentaron datos al gobierno mexicano.