Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El veneno del caracol del cono podía potencialmente tratar formas severas de la malaria

Las formas severas de la malaria tales como falciparum del Plasmodium pueden ser mortales incluso después el tratamiento con las drogas actuales de la parásito-matanza. Esto es debido a la cyto-adherencia persistente de eritrocitos infectados aunque los parásitos existentes dentro de los glóbulos rojos están muertos.

Pues las vacunas para la malaria han probado menos que moderado efectivo, y tratar estas cajas severas de malaria del falciparum del P., las nuevas avenidas se necesitan urgente. Los últimos presupuestos indican que más de 500 millones de casos de malaria y más de 400.000 muertes están denunciados por todo el mundo cada año. las drogas de la Anti-adherencia pueden llevar a cabo la llave importante a perfeccionar tasas de supervivencia.

Usando veneno de la nuez del conus, una especie de caracol de mar, un estudio primero-de-su-bueno de la universidad de Schmidt de la universidad atlántica de la Florida del remedio en colaboración con Charles E. Schmidt College de FAU de la ciencia y de la división de ciencias químicas, el instituto nacional del patrón y la tecnología, Ministerio de Estados Unidos de Comercio, sugiere que estos conotoxins podrían potencialmente tratar malaria.

El estudio ofrece los guías importantes hacia el revelado de los productos farmacéuticos nuevos y de poco costo de la anti-adherencia o de la bloqueo-terapia dirigidos contrarrestando la patología de la malaria severa.

Los resultados, publicados en el gorrón de Proteomics, despliegan el alcance farmacológico de los conopeptides de conotoxins/revelando su capacidad de romper las acciones recíprocas de la proteína-proteína y del proteína-polisacárido que contribuyen directamente a la enfermedad.

Semejantemente, la mitigación de enfermedades emergentes como SIDA y COVID-19 también podían beneficiarse de conotoxins como inhibidores potenciales de las acciones recíprocas de la proteína-proteína como tratamiento. Los péptidos del veneno de caracoles del cono tienen el potencial de tratar enfermedades incontables usando terapias del bloqueo.

La estabilidad, tamaño pequeño moleculares, solubilidad, lanzamiento intravenoso, y ninguna reacción inmunogenética hacen los conotoxins a candidatos excelentes de la bloqueo-terapia. Conotoxins se ha estudiado vigoroso por décadas como antenas moleculares y droga los guías que apuntaban los sistemas nerviosos centrales. También deben ser explorados para los usos nuevos estado dirigidos para frustrar reacciones o acciones recíprocas inoportunamente celulares del parásito del ordenador principal de la hoja metálica a través de su atascamiento con las proteínas endógenas y exógenas.

La posterior investigación es probable rendir rupturas en los campos que trabajan contínuo para aproximaciones terapéuticas más eficientes tales como cáncer, enfermedades autoinmunes, enfermedades de la novela así como malaria virales emergentes donde los productos naturales peptídicos veneno-basados se pueden poner en práctica.”

Andrew V. Oleinikov, Ph.D., autor y profesor correspondientes de ciencia biomédica, universidad del estudio de Schmidt del remedio, universidad de la Florida Atlántico

La desorganización de las acciones recíprocas de la proteína-proteína por los conotoxins es una extensión de su acción inhibitoria bien conocida en muchos canales y receptores del ión. La presa el incapacitar específicamente modulando su sistema nervioso central es un principio del acto en la manera de la acción de venenos.

“Entre las más de 850 especies de caracoles del cono hay cientos de miles de exopeptides diversos del veneno que se han seleccionado en vario millón de años de evolución para capturar su presa y para disuadir depredadores,” dijo a Frank Marí, Ph.D., autor correspondiente y consejero mayor para las ciencias bioquímicas en el instituto nacional de la tecnología estándar. “Hacen tan apuntando varias proteínas superficiales presentes en células excitables del objetivo. Esta biblioteca biomolecular inmensa de conopeptides se puede explorar para el uso potencial como guías terapéuticos contra las enfermedades persistentes y emergentes que afectan a sistemas no-excitables.”

Para el estudio, los investigadores utilizaron análisis de la alto-producción para estudiar la nuez del conus cerco de la Costa del Pacífico de Costa Rica. Revelaron la capacidad in vitro del veneno del caracol del cono de romper las acciones recíprocas de la proteína-proteína y del proteína-polisacárido que contribuyen directamente a la patología de la malaria del falciparum del P. Determinaron que seis fracciones del veneno inhiben la adherencia de los dominios recombinantes de la proteína 1 de la membrana del eritrocito del falciparum del P. (PfEMP-1) a sus receptores correspondientes, que expresan en la microvascularización endotelial y la placenta.

Los resultados son significativos como cada uno de estas seis fracciones del veneno, que contienen un equipo sobre todo único o muy limitado de péptidos, atascamiento afectado de dominios con diversa especificidad del receptor a sus receptores correspondientes, que son proteínas (CD36 e ICAM-1), y del polisacárido.

Este perfil de la actividad sugiere que los péptidos en estas fracciones del conotoxin o aten a los elementos estructurales comunes en los diversos dominios PfEMP1, o que algunos diversos péptidos en la fracción pueden obrar recíprocamente eficientemente (concentración de cada uno son más inferiores proporcional a la complejidad) con diversos dominios.

Source:
Journal reference:

Padilla, A., et al. (2021) Conus venom fractions inhibit the adhesion of Plasmodium falciparum erythrocyte membrane protein 1 domains to the host vascular receptor. Journal of Proteomics. doi.org/10.1016/j.jprot.2020.104083.