Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La fuerza muscular se asoció a la hospitalización reducida COVID-19 en más viejos adultos

El ejercicio más de una vez de una semana para ésos sobre la edad de 50 ha sido conectado a un riesgo bajado de hospitalización de la enfermedad 2019 del coronavirus (COVID-19) por el 60%. Las personas internacionales de investigadores han encontrado que la actividad física que implica el entrenamiento del músculo puede ser protectora contra la infección severa.

El estudio “fuerza muscular explica el efecto protector de la actividad física contra la hospitalización COVID-19 entre los adultos envejecidos 50 años y más viejo” está disponible como prueba preliminar en el servidor del medRxiv*, mientras que el artículo experimenta la revisión paritaria.

Los investigadores sugieren que más viejos adultos intenten ser regularmente físicamente activos. “Debido a la alta incidencia de la inactividad física en la población en general, especialmente en una más vieja edad y durante COVID-19 el pandémico, el actual punto culminante de las conclusión la necesidad de animar a más viejos adultos a empeñar regularmente a actividad física.”

Cerco de datos del levantamiento topográfico

Los investigadores cerco datos a partir de dos grupos de datos en adultos 50 años o una más vieja vida en 27 diversos países europeos. El primer grupo de datos implicó a 136.000 individuos con la información del levantamiento topográfico cerco cada 2 años entre 2004 y 2017. El segundo grupo de datos fue especializado para COVID-19, con los datos cerco a partir de 52.000 individuos. El resultado primario era la hospitalización para COVID-19.

Un total de 3.139 datos individuales fueron utilizados para el análisis. De este número, 266 eran el positivo COVID-19, y 66 fueron hospitalizados.

Los datos del levantamiento topográfico también capturaron la cantidad de ejercicio dedicada hacia adentro por más viejos adultos. Fueron medidos por actividad física baja a moderada, tal como cultivar un huerto y recorrer, a la actividad física vigorosa, tal como deportes o un trabajo que requería el trabajo manual. La fuerza muscular fue medida con la fuerza del mango de un participante.

Los investigadores también cerco la información sobre diversas variables que se podrían también conectar a la hospitalización COVID-inducida. Por ejemplo, la altura y el género pueden influenciar el nivel de una persona de actividad física.

Pues COVID-19 severo es más frecuente entre gente con comorbidities, él incluyó factores tales como índice de masa corporal, enfermedad cardiovascular, tensión arterial alta, cáncer, y más.

La fuerza muscular explica el eslabón entre la actividad física y la hospitalización COVID-19

Los resultados mostraron una correlación entre una edad, una enfermedad cardíaca, y una fuerza muscular más altas y siendo admitido al hospital debido al coronavirus.

La ocasión para la hospitalización aumenta más viejo un participante es. Los participantes que eran 65-75 años de edad y 75-96 años de edad hicieron una ocasión más alta de convertirse hospitalizar.

Los participantes que ejercitaron o empeñaron raramente a cualquier tipo de actividad física tenían un mayor riesgo de la hospitalización COVID-19 que la gente que era físicamente activa más de una vez una semana.

Cuando las asociaciones fueron reanalizadas, sólo la fuerza muscular y el índice de hospitalización seguían siendo importantes.

Tener fuerza muscular más alta disminuye el riesgo para la hospitalización COVID-19. Fuerza muscular ayudada a explicar porqué el aproximadamente 24% de los participantes que fueron clasificados como físicamente inactivo fueron hospitalizados.

Limitaciones del estudio

Los investigadores observan que los niveles de actividad física de la uno mismo-información habrían podido comprometer validez de la medición.

Además, las personas tentativa medir covariates tales como altura y comorbidities que habrían podido influenciar la conexión entre la actividad física y la hospitalización. Sin embargo, hay siempre una posibilidad que otras variables pueden conducir esta conexión.

Es también difícil establecer un lazo causal cuando sigue siendo ambigua si las condiciones de salud de las influencias de la actividad física o las condiciones de salud afectan a actividad física.

Los estudios a mayor escala futuros son necesarios examinar si las asociaciones de la actividad física con COVID-19 severo se pueden también explicar por los eslabones entre la actividad física y otras condiciones crónicas relevantes,” escriben al equipo de investigación.

También sigue siendo desconocida cómo el ejercicio cambia durante COVID-19 y si una disminución del período de la infección lleva directamente a la hospitalización creciente.

Muchos participantes habrían podido también ser COVID-19 positivos y no haber conocidola, causando una polarización negativa de la clasificación errónea. Los investigadores sugieren que la falta de percatación a principios de podría explicar porqué cada asociación con la hospitalización - excepto fuerza de mordaza del músculo - era no significativa.

Sin embargo, las personas creen que sus conclusión agregan a la literatura actual en este tema presentando pruebas en los efectos protectores de la actividad física sobre la hospitalización COVID-19. La fuerza de mordaza del músculo puede ser el mediador de este eslabón.

Advertencia *Important

el medRxiv publica los partes científicos preliminares que par-no se revisan y, por lo tanto, no se deben mirar como concluyentes, conduce práctica clínica/comportamiento relativo a la salud, o tratado como información establecida.

Journal reference:
Jocelyn Solis-Moreira

Written by

Jocelyn Solis-Moreira

Jocelyn Solis-Moreira graduated with a Bachelor's in Integrative Neuroscience, where she then pursued graduate research looking at the long-term effects of adolescent binge drinking on the brain's neurochemistry in adulthood.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Solis-Moreira, Jocelyn. (2021, March 03). La fuerza muscular se asoció a la hospitalización reducida COVID-19 en más viejos adultos. News-Medical. Retrieved on January 26, 2022 from https://www.news-medical.net/news/20210303/Muscle-strength-associated-with-reduced-COVID-19-hospitalization-in-older-adults.aspx.

  • MLA

    Solis-Moreira, Jocelyn. "La fuerza muscular se asoció a la hospitalización reducida COVID-19 en más viejos adultos". News-Medical. 26 January 2022. <https://www.news-medical.net/news/20210303/Muscle-strength-associated-with-reduced-COVID-19-hospitalization-in-older-adults.aspx>.

  • Chicago

    Solis-Moreira, Jocelyn. "La fuerza muscular se asoció a la hospitalización reducida COVID-19 en más viejos adultos". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20210303/Muscle-strength-associated-with-reduced-COVID-19-hospitalization-in-older-adults.aspx. (accessed January 26, 2022).

  • Harvard

    Solis-Moreira, Jocelyn. 2021. La fuerza muscular se asoció a la hospitalización reducida COVID-19 en más viejos adultos. News-Medical, viewed 26 January 2022, https://www.news-medical.net/news/20210303/Muscle-strength-associated-with-reduced-COVID-19-hospitalization-in-older-adults.aspx.