Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Estudie el componente crucial de los mapas de la inmunorespuesta a largo plazo a SARS-CoV-2

Los investigadores en los Estados Unidos han encontrado que los anticuerpos protectores generados contra la deformación original del coronavirus 2 (SARS-CoV-2) - el agente de la neumonía asiática que causa la enfermedad 2019 (COVID-19) del coronavirus - también proteja contra variantes virales.

Los anticuerpos monoclonales derivados de reservas del linfocito B de la memoria en individuos convalecientes compitieron para atar la proteína del pico ambas las deformaciones originales de la deformación SARS-CoV-2 y de la variante. La proteína del pico es la estructura superficial principal que el virus utiliza para atar a y para infectar las células huesped.

Duane Wesemann de la Facultad de Medicina de Harvard en Boston y los colegas dicen los mapas del estudio un componente crucial de la inmunorespuesta a largo plazo a la infección SARS-CoV-2.

“Los resultados suministran un atlas global del repertorio pico-específico del linfocito B de la memoria e ilustran robustez que consulta de las propiedades contra las variantes emergentes SARS-CoV-2,” ellos escriben.

Una versión de la prueba preliminar del trabajo de investigación está disponible en el servidor del bioRxiv*, mientras que el artículo experimenta la revisión paritaria.

Estudio: Repertorio del linfocito B de la memoria para el reconocimiento de desarrollar el pico SARS-CoV-2. Haber de imagen: NIAID
Estudio: Repertorio del linfocito B de la memoria para el reconocimiento de desarrollar el pico SARS-CoV-2. Haber de imagen: NIAID

El reconocimiento inmune de comprensión de nuevas variantes es crucial

Desde que el brote COVID-19 primero comenzó en Wuhan, China, a finales de diciembre de 2019, los investigadores se han embalado para desarrollar vacunas contra el agente causativo SARS-CoV-2. Mientras que varias vacunas han recibido la autorización del uso de la emergencia en tiempo de registro, las nuevas variantes continúan emerger, amenazando evadir inmunorespuestas.

“Necesitamos entender el reconocimiento inmune de SARS-CoV-2, especialmente como salvado en memoria del linfocito B, para iluminar los requisitos para la inmunidad protectora amplia,” dice Wesemann y a las personas.

Los anticuerpos son moléculas del determinante y el componente del antígeno-receptor del receptor del linfocito B (BCR). BCRs desarrolla el patógeno aumentado que ata con el hypermutation y la selección somáticos del gen de la inmunoglobulina en los centros germinales del tejido linfoide. Esto lleva a la maduración de la afinidad del anticuerpo y a la generación de anticuerpo-secretar las células de plasma y las células de B de la memoria.

Los anticuerpos disminuyen en un cierto plazo

La proteína del pico es el objetivo principal de anticuerpos de neutralización después de la infección con SARS-CoV-2 o la vacunación. Los niveles de estos anticuerpos disminuyen en un cierto plazo y pueden perder reactividad a las variantes emergentes.

Sin embargo, los estudios han mostrado que los anticuerpos reproducidos de las células de B de la memoria apuntan el pico de maneras redundantes y únicas, apuntando al reconocimiento cooperativo y competitivo.

“Muchos de estos anticuerpos se han determinado y se han caracterizado; sus posiciones dentro de la distribución del reconocimiento cooperativo práctico del pico SARS-CoV-2 dentro del repertorio del linfocito B de la memoria humana no tienen,” escriben a los investigadores.

“Por otra parte, el alcance del reconocimiento de las células de B de la memoria inducidas por una deformación SARS-CoV-2 hacia deformaciones de desarrollo a través de las regiones epitopic mayores todavía no se ha definido.”

¿Qué los investigadores hicieron?

Las personas probaron 152 anticuerpos monoclonales receptor-codificados linfocito B de la memoria (mAbs) del plasma convaleciente para atar de la proteína del pico SARS-CoV-2.

Las muestras de sangre usadas habían sido exhaustas a partir de 19 individuos que habían desarrollado los síntomas COVID-19 entre el 3 de marzord y el 1 de abril de 2020st . Por lo tanto, estos individuos habrían generado inmunorespuestas contra las deformaciones virales que circulaban mucho antes de que el Reino Unido y las variantes surafricanas primero fueron denunciadas en diciembre de 2020.

“Este equipo de series de BCR y de mAbs correspondientes representa así reacciones a un virus infeccioso relativamente homogéneo y ofrece una herramienta valiosa para examinar el grado al cual estos anticuerpos conservan el reconocimiento de variantes emergentes y para estudiar el fragmento al cual la baja del título de neutralización correlaciona con baja de una protección más a largo plazo,” dice Wesemann y a colegas.

Los atados de mAbs fueron correlacionados sobre la proteína del pico incluyendo los anticuerpos previamente caracterizados, así como las nuevas estructuras determinadas por microscopia electrónica criogénica.

¿Qué el estudio encontró?

Las personas determinaron 7 grupos periódicamente apuntados de la competencia del mAb contra los epitopos en la proteína del pico - tres grupos con epitopos en el dominio receptor-obligatorio (RBD-1 a RBD-3), dos con epitopos en el dominio de la N-terminal (NTD-1 y NTD-2), y dos con epitopos en la subunidad 2 (S2-1 y S2-2).

“Mostramos que estos grupos representan las huellas prácticas mayores del anticuerpo, con los anticuerpos raros fuera de ellos,” escriben a los investigadores.

Los anticuerpos correlacionaron a RBD-2 y NTD-1 eran los neutralizadores más potentes, mientras que ésos correlacionados a S2-1 exhibieron la anchura más grande del reconocimiento a través de diversas deformaciones.

Regiones del contacto del Ab. Las regiones superficiales del SARS-CoV-2 clavan el trímero de la proteína contacto por los anticuerpos en cuatro de los siete atados principales, según el esquema de color mostrado (tomado del esquema de color en fig. 2), con un representante fabuloso para todos excepto RBD-3. El C81C10 fabuloso define un epitopo apenas fuera del margen de NTD-1, pero no compite con ninguna anticuerpos en RBD-2. El RBD-2 Fv mostrado es el de C121 (identificación del PDB: 7K8X: Barnes y otros, 2020), que ajustes lo más de cerca posible, de los muchos anticuerpos publicados RBD-2, en nuestro mapa de la inferior-resolución para C12A2. Izquierda: visiónes normales y a lo largo del eje triple del cerrado, toda-RBD-HACIA ABAJo conformación; la derecha: vistas similares de la conformación del one-RBDup. C121 (RBD-2) puede atar RBD hacia abajo y RBD hacia arriba; G32R7 (RBD-1) ata solamente “encima” de la conformación del RBD. Los epitopos de los varios anticuerpos publicados RBD-3 se ocluyen en parte en cerrado y abren las conformaciones del RBD; no se muestra ningunos aquí como historietas. Una historieta de la cadena del polipéptido de una única subunidad (rojo oscuro) se muestra dentro del contorno superficial para un trímero del pico (gris).
Regiones del contacto del Ab. Las regiones superficiales del SARS-CoV-2 clavan el trímero de la proteína contacto por los anticuerpos en cuatro de los siete atados principales, según el esquema de color mostrado (tomado del esquema de color en fig. 2), con un representante fabuloso para todos excepto RBD-3. El C81C10 fabuloso define un epitopo apenas fuera del margen de NTD-1, pero no compite con ninguna anticuerpos en RBD-2. El RBD-2 Fv mostrado es el de C121 (identificación del PDB: 7K8X: Barnes y otros, 2020), que ajustes lo más de cerca posible, de los muchos anticuerpos publicados RBD-2, en nuestro mapa de la inferior-resolución para C12A2. Izquierda: visiónes normales y a lo largo del eje triple del cerrado, toda-RBD-HACIA ABAJo conformación; la derecha: vistas similares de la conformación del one-RBDup. C121 (RBD-2) puede atar RBD hacia abajo y RBD hacia arriba; G32R7 (RBD-1) ata solamente “encima” de la conformación del RBD. Los epitopos de los varios anticuerpos publicados RBD-3 se ocluyen en parte en cerrado y abren las conformaciones del RBD; no se muestra ningunos aquí como historietas. Una historieta de la cadena del polipéptido de una única subunidad (rojo oscuro) se muestra dentro del contorno superficial para un trímero del pico (gris).

Cuando las personas probaron los anticuerpos contra las variantes emergentes SARS-CoV-2, los anticuerpos en uno del RBD y uno de los atados de NTD eran importante afectados, determinado por la deformación de Suráfrica.

Las mutaciones presentes en estas variantes influenciaron la afinidad obligatoria de anticuerpos dentro de un grupo de la competencia diferentemente, sugiriendo que consulta la profundidad de mAbs de otra manera redundantes protección.

¿Cuáles son las implicaciones del estudio?

“Nuestros datos sugieren un mecanismo adicional para prevenir escape viral: los anticuerpos competentes pueden ayudar a conservar el reconocimiento de un antígeno en plena evolución por su sensibilidad diferenciada a las mutaciones específicas,” dice Wesemann y a las personas.

Los investigadores dicen que el alcance dinámico potencial del reconocimiento de otra manera redundante del mAb puede consultar una ventaja selectiva a los mecanismos inmunes que rinden los anticuerpos competentes múltiples a los epitopos críticos, como los que conserven afinidad adecuada puedan entonces reactivar, desplieguen, y potencialmente experimenten la maduración adicional de la afinidad.

“La aparición de las deformaciones que pudieron haber conseguido ventaja selectiva por escape de la neutralización acentúa la importancia de determinar si el nivel de afinidad conservada para la proteína del pico por algunos anticuerpos en los atados immunodominant influencia la protección contra enfermedad clínica,” concluye a las personas.

Advertencia *Important

el bioRxiv publica los partes científicos preliminares que par-no se revisan y, por lo tanto, no se deben mirar como concluyentes, conduce práctica clínica/comportamiento relativo a la salud, o tratado como información establecida

Sally Robertson

Written by

Sally Robertson

Sally first developed an interest in medical communications when she took on the role of Journal Development Editor for BioMed Central (BMC), after having graduated with a degree in biomedical science from Greenwich University.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Robertson, Sally. (2021, March 14). Estudie el componente crucial de los mapas de la inmunorespuesta a largo plazo a SARS-CoV-2. News-Medical. Retrieved on June 16, 2021 from https://www.news-medical.net/news/20210314/Study-maps-crucial-component-of-long-term-immune-response-to-SARS-CoV-2.aspx.

  • MLA

    Robertson, Sally. "Estudie el componente crucial de los mapas de la inmunorespuesta a largo plazo a SARS-CoV-2". News-Medical. 16 June 2021. <https://www.news-medical.net/news/20210314/Study-maps-crucial-component-of-long-term-immune-response-to-SARS-CoV-2.aspx>.

  • Chicago

    Robertson, Sally. "Estudie el componente crucial de los mapas de la inmunorespuesta a largo plazo a SARS-CoV-2". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20210314/Study-maps-crucial-component-of-long-term-immune-response-to-SARS-CoV-2.aspx. (accessed June 16, 2021).

  • Harvard

    Robertson, Sally. 2021. Estudie el componente crucial de los mapas de la inmunorespuesta a largo plazo a SARS-CoV-2. News-Medical, viewed 16 June 2021, https://www.news-medical.net/news/20210314/Study-maps-crucial-component-of-long-term-immune-response-to-SARS-CoV-2.aspx.