Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio evalúa la eficacia de las terapias de la hormona en el manejo de nicturia posmenopáusica

Pues las mujeres envejecen, son más probables despertar en medio de la noche para pasar la orina. La baja del estrógeno durante la transición de la menopausia acelera este problema, que se conoce como nicturia.

Un nuevo estudio evaluó la eficacia de diversas terapias de la hormona en el manejo de la frecuencia de la nicturia. Los resultados del estudio se publican el hoy en línea en menopausia, el gorrón de la sociedad norteamericana de la menopausia (NAMS).

La baja del estrógeno durante menopausia se ha mostrado para crear la disfunción del diafragma, trastornos del sueño, llamaradas calientes, y los cambios en agua renal y la sal que manejaban, que dan lugar a una diuresis más alta durante la noche.

Hasta la fecha, ha habido poca investigación hecha con respecto al efecto de la terapia de la hormona sobre nicturia, aunque la terapia de la hormona se ha demostrado perfeccionar los factores causativos de nicturia posmenopáusica tales como trastornos del sueño, apnea de sueño obstructor, y llamaradas calientes.

El estrógeno vaginal se ha mostrado ya para ayudar a manejar los diversos síntomas del síndrome genitourinario de la menopausia, especialmente con respecto a perfeccionar la función urinaria. Sin embargo, poco era sabida sobre el efecto del tratamiento sistémico.

Además, hay un ciertas pruebas limitadas que sugieren ventajas importantes de usar el estrógeno oral conjuntamente con la progesterona oral, pero no se sabe nada sobre los efectos de otras combinaciones de la hormona o el más nuevo complejo tejido-selectivo del estrógeno (TSEC) en nicturia.

En este nuevo estudio que implicaba a casi 250 mujeres, dividieron a los participantes en cuatro grupos del tratamiento: estrógeno y progesterona (E+P); estrógeno solamente en pacientes con histerectomias anteriores; TSEC; y ningún tratamiento. El estudio concluyó que el tratamiento sistémico con E+P o TSEC llevó a una reducción importante en incidencia de la nicturia y mejoría importante de síntomas molestos en mujeres con claros dos o más nocturnos. El uso del estrógeno dio lugar solamente a una reducción importante en incidencia de la urgencia.

Los investigadores creen que la investigación adicional se debe conducto para entender mejor los gatillos patofisiológicos subyacentes.

Los resultados se publican en terapia de la hormona del artículo “como solución positiva para las mujeres posmenopáusicas con nicturia: resultados de una juicio experimental.”

Este estudio experimental muestra una reducción importante en la incidencia y la preocupación asociadas a nicturia en las mujeres posmenopáusicas que usan terapia sistémica de la hormona. Aunque el estudio adicional sea necesario, éste que encuentra aparece ser relacionado sobre todo con las mejorías en calidad del sueño.”

El Dr. Stephanie Faubion, director médico, la sociedad norteamericana de la menopausia