Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Síndrome de la rumia confundido a menudo con otras condiciones gastrointestinales

Los pacientes que regurgitan regularmente pero sin ninguna causa sabida pueden tener una condición llamada rumia. Lamentablemente, la rumia se confunde a menudo con otras condiciones gastrointestinales, que significa que muchos pacientes pueden no conseguir el tratamiento pronto. Pero un nuevo estudio de los investigadores en el Hospital General de Massachusetts (MGH) en Neurogastroenterology y movilidad describe sin obstrucción este síndrome, cómo distinguirlo de otras condiciones, y cómo tratarlo.

El síndrome de la rumia es un problema del comportamiento, en el cual los pacientes sin esfuerzo y regurgitan en varias ocasiones la comida en sus bocas mientras que comen y siéntanse verticalmente. Es un comportamiento docto que se clasifica como desorden de la acción recíproca del tripa-cerebro (DGBI).

Muchos expertos piensan que las regurgitaciones se convierten como hábito que implica un incómodo, montando la sensación o la tensión interna (similar a los pacientes con tiques) esa los resultados en la contracción de las paredes abdominales después de comer. Esta configuración consigue reforzada con asociaciones positivas (tales como relevo de la ansiedad y de la tensión después de la regurgitación) así como asociaciones negativas (tales como el malestar de intentar suprimir la tensión interna sin la regurgitación).

Esta condición causa mucha vergüenza y puede parar a gente de la consumición con otras. No es haber entendido bien, y está confundida a menudo desde otros desordenes.”

Trisha Satya Pasricha, Doctor en Medicina y Helen Burton Murray, doctorado, la división de MGH de la gastroenterología

Se faltan los síntomas de una rumia de la razón son porque recubren con el otro DGBIs, tal como dispepsia funcional (dolor o indigestión de estómago) o gastroparesis, que es cuando los pacientes asierran al hilo nauseabundos y completos después de comer apenas una pequeña cantidad. Los pacientes pueden describir incorrectamente sus síntomas como reflujo o vomitar. Como consecuencia, la condición puede ir undiagnosed o diagnosticada durante un largo periodo. Eso puede llevar a la baja social importante de la restricción y posiblemente de peso.

Pasricha y sus colegas revisaron a 242 pacientes que eran especialistas referidos para los síntomas gástricos que podrían indicar que experimentaban la rumia. Los síntomas que trajeron a estos pacientes a un gastroenterólogo incluyeron dispepsia y gastroparesis.

Treinta y uno de los 242 (12,8%) pacientes cumplió las consideraciones para el síndrome de la rumia, que es resuelto usando un sistema de sonorización gástrico del síntoma. Casi la mitad de esos pacientes (el 48%) denunció la debilitación sicosocial asociada, significando que experimentaron dificultad en situaciones sociales debido a su condición.

Comparando esos pacientes con la rumia y a ésos fuera, no había diferencias en carrera, sexo, la frecuencia de la diabetes, o la frecuencia del gastroparesis. “Hay poco demográfico que distingue a estos pacientes con excepción de su tendencia de regurgitar al comer,” dice Pasricha. “No son más probable tener una historia de un trastorno alimentario o de problemas del peso.”

Sin embargo, los pacientes con la rumia eran más probables también experimentar el ardor de estómago, determinado síntomas diurnos. Los investigadores sugieren que el blindaje para el ardor de estómago y la regurgitación podría ayudar a determinar a más pacientes con esta condición.

El tratamiento para la rumia es del comportamiento e implica la práctica de diafragmático, o de profundo, respirando. Dos juicios experimentales han mostrado que ésta perfecciona importante reflujo gastroesofágico. La terapia del comportamiento cognoscitiva completa para el síndrome de la rumia (CBT-RS) también se recomienda. El CBT es un tipo cada vez más popular de terapia de comportamiento que ayude a gente a reorientar su pensamiento, enseñándole a nuevos procesos del pensamiento para reemplazar las viejas configuraciones que llevan al uno mismo-daño y a otros resultados pobres.

Source:
Journal reference:

Murray, H.B., et al. (2021) Detection and characteristics of rumination syndrome in patients presenting for gastric symptom evaluation. Neurogastroenterology & Motility. doi.org/10.1111/nmo.14103.