Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Demorar las segundas dosis de las vacunas COVID-19 puede reducir casos positivos

Demorar las segundas dosis de las vacunas COVID-19 debe reducir números del caso en el corto plazo; sin embargo, la carga más a largo plazo del caso y el potencial para la evolución del escape viral del `' de la inmunidad dependerán de la robustez de las inmunorespuestas generadas por infecciones naturales y uno o dos dosis vaccíneas, según un estudio de la universidad y de la Universidad de Princeton de McGill publicadas hoy en ciencia.

“Varios países, incluyendo el Reino Unido y el Canadá han declarado que demorarán las segundas dosis de las vacunas COVID-19 en respuesta a escaseces del abastecimiento, pero también en un intento por aumentar rápidamente el número de gente inmunizada,” explica a Chadi Saad-Roy, estudiante de tercer ciclo en los departamentos de la ecología y de la biología evolutiva (EEB) y de la biología cuantitativa y de cómputo en el instituto de Lewis-Sigler en Princeton y el autor importante del estudio.

Las juicios clínicas originales de las vacunas, más la epidemiología subsiguiente, son muy optimistas con respecto a la eficacia de la primera dosis. Sin embargo, somos todavía inciertos cómo persistirán la fuerza y la duración de la inmunidad del curso de dósis simple (o completo de la dos-dosis o de la infección natural, de hecho) a más largo plazo.”

Chadi Saad-Roy, autor importante y estudiante de tercer ciclo del estudio, departamentos de la ecología y biología evolutiva de la biología (EEB), cuantitativa y de cómputo, instituto de Lewis-Sigler, Princeton

Los investigadores utilizaron un modelo simple para proyectar adelante la incidencia de los casos COVID-19, así como el grado de inmunidad de la población, bajo alcance de los regímenes y de las suposiciones de dosificación de la vacuna se relacionó con las inmunorespuestas.

Una dosis puede siempre no ser suficiente

El estudio encontró que las estrategias de la uno-dosis pueden, como se esperaba, reducir números del caso a corto plazo más rápidamente inmunizando un mayor número de individuos. Sin embargo, si las inmunorespuestas después de que una dosis sea picos epidémicos menos robustos, subsiguientes pueden ser más grandes.

“Más optimista, encontramos que como aumentos de capacidad vaccíneos, los regímenes cada vez mayores de la vacunación o el cambio del régimen de dosificación más cercano al horario recomendado de la dos-dosis pueden atenuar estos efectos epidemiológicos más a largo plazo, que es importante para la formulación de planes de la salud pública,” agregamos a Wagner.

Otro resultado importante asociado a inmunorespuestas imperfectas es el potencial para el escape inmune viral. Para comenzar a abordar esta cuestión compleja, los autores adaptaron un modelo “phylodynamic” simple anterior para el escape inmune viral, desarrollado por los co-autores Bryan Grenfell, Oliverio G. Pybus, y Edward C. Holmes, junto con otros colegas no implicados con el trabajo actual.

Esta teoría predice eso en individuos con inmunidad parcial, presión moderada de la selección combinada con la suficiente transmisión viral podría impulsar la evolución.

Aquí, los autores exploran esta posibilidad junto con un alcance de otros decorados, incluyendo el caso más optimista del potencial mínimo para la adaptación en ordenadores principal con la inmunidad disminuida que sigue uno o dos dosis vaccíneas.

“Por lo menos una variante ha emergido ya que se puede adaptar para el escape inmune parcial,” observa Holmes. “Rayas simples de la teoría que la evolución y la transmisión de variantes de los ordenadores principal infectados con los niveles intermedios de inmunidad pueden ser importantes. Por lo tanto, la fuerza y la duración de la inmunidad, y determinado el efecto de éstos sobre la retransmisión, son parámetros dominantes a determinar” agrega Grenfell.

Uno intuitivo encontrando que el papel acentúa es que los índices muy inferiores de la administración vaccínea se pueden asociar a números más grandes del caso y, posiblemente, a más potencial elevado para la adaptación viral.

“Esto subraya fuertemente la importancia de la distribución vaccínea global equitativa, pues el escape inmune en una situación se extenderá rápidamente,” explica a C. Jessica E. Metcalf, co-autor en el papel, y profesor adjunto en el EEB y la escuela de asuntos públicos e internacionales en Princeton y de un miembro del profesorado asociado en el instituto ambiental de los altos prados.

“Los modelos son relativamente simples conceptual, pero ilustran las complejidades del problema y destacan los retos a que todavía hacemos frente,” las cubiertas de Michael de las notas, profesor de la biología integrante en Uc Berkeley que no fue afiliado con el actual estudio. “Este pedazo de trabajo importante ofrece un marco que poder utilizar para informar a nuestra aproximación que va adelante y por otra parte determina los entrehierros dominantes del conocimiento que necesitamos dirigir,” agrega cubiertas.

Source:
Journal reference:

Saad-Roy, C. M., et al. (2021) Epidemiological and evolutionary considerations of SARS-CoV-2 vaccine dosing regimes. Science. doi.org/10.1126/science.abg8663.