Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Concesión importante de CIHR a ayudar a encontrar y a abordar la causa original de la enfermedad neurodegenerative

Concedieron el Dr. Simonetta Sipione, el investigador de GlycoNet y el profesor en el departamento de la farmacología en la universidad de Alberta, recientemente una concesión de cinco años importante de los institutos canadienses de la investigación de la salud (CIHR), digno de $1,04 millones. Las estructuras del proyecto sobre el trabajo financiado previamente por GlycoNet.

El proyecto apunta clarificar el papel terapéutico de gangliósidos, una familia de moléculas del glicolípido que tengan propiedades de lípidos y de hidratos de carbono, en el cerebro.

Estos gangliósidos se enriquecen altamente en el cerebro sano. Ayudan a las neuronas a comunicar con uno a y con el ambiente.”

El Dr. Simonetta Sipione, principal investigador en el proyecto

“Durante el envejecimiento y en algunos casos de enfermedades neurodegenerative, incluyendo la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Parkinson, el nivel de algunos de los gangliósidos es más inferior en el cerebro del paciente,” dice Sipione. “Estamos interesados en descubrir porqué y desarrollando un tratamiento viable que aborda la raíz de la enfermedad, no apenas los síntomas.”

Actualmente, prescriben a los pacientes que tienen enfermedades neurodegenerative generalmente con las medicaciones para perfeccionar la depresión del movimiento y del combate. Sin embargo, ningunas de estas medicaciones dirigen la causa de la enfermedad, que es la acumulación de proteínas tóxicas en el cerebro. Encontrar maneras de prevenir esta acumulación tóxica girará la tabla en métodos actuales para tratar estas enfermedades.

Previamente, las personas de Sipione podían retrasar el neurodegeneration en un modelo del ratón de la enfermedad de Huntington a través de la inyección de un tipo de GM1 llamado gangliósido en el cerebro del ratón.

“Restablecer el nivel de GM1 en el cerebro podría ser un tratamiento potencial para los que experimentan, o muestra signos de, neurodegeneration,” dice Sipione. Ahora, sus personas están investigando el mecanismo de la acción, pues este conocimiento vertería la luz en otros aspectos en neuro y glycoscience y ayudaría a desarrollar tratamientos.

Según Sipione, la concesión de CIHR permitirá a sus personas descubrir cómo GM1 ayuda al cerebro para disponer, o aún para prevenir, la acumulación de proteínas tóxicas.

“Para utilizar una analogía simple, las proteínas tóxicas son como la basura y su cerebro es como una casa. Si la basura acumula en la casa y nadie la lanza fuera, su casa va a oler. Pensamos que GM1 y otros gangliósidos tienen un papel dominante en la instrucción de las neuronas para poder ser rechazado correctamente y eliminar la basura (proteínas tóxicas) por los colectores de la basura, que son otras biomoléculas en el cerebro,” ella agregan. “Nuestros estudios ayudarán a determinar el mecanismo subyacente de los efectos terapéuticos de GM1 y si otras moléculas similares podrían ser un tratamiento nuevo, no sólo para la enfermedad de Huntington, pero también potencialmente para Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.”

La sociedad de Huntington de Canadá denuncia que aproximadamente 1 en 7.000 personas en Canadá tiene enfermedad de Huntington. Otro parte de la sociedad del Alzheimer sugiere que ése sobre 500.000 canadienses esté viviendo con demencia que los resultados de desordenes neurogenerative incluyendo la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson. Pues los mayores en Canadá son un segmento rápidamente cada vez mayor de la población, en 2031, se estima que el número aumentará a 937.000.

Sipione, que entrenó como bioquímico, cree que la aproximación interdisciplinaria de su laboratorio ofrece una oportunidad única de destapar las entregas centrales a la salud del cerebro. Su meta es leverage conocimiento de sus descubrimientos de la investigación para crear los beneficios materiales para la gente en Canadá y por todo el mundo.