Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La terapia génica restablece el vison en perros con la forma severa del amaurosis congénito de Leber

Gustavo Aguirre y Guillermo Beltran, los oftalmólogos veterinarios y los científicos de la visión en la escuela de la Universidad de Pensilvania de la veterinaría, han estudiado una amplia gama de diversos desordenes cegadores retinianos. Pero el que está causado por mutaciones en el gen NPHP5, llevando a una forma del amaurosis congénito de Leber (LCA), es uno del más severa.

Los niños con este desorden no son visuales. Tienen vagar, explorando mirada en sus caras y se diagnostican generalmente en una edad joven.”

Gustavo Aguirre, oftalmólogo veterinario y científico de Vision, escuela de la Universidad de Pensilvania de la veterinaría

Una enfermedad casi idéntica ocurre naturalmente en perros. En un nuevo papel en la terapia molecular del gorrón, Aguirre, Beltran, y los colegas en Penn y otras instituciones han demostrado que una terapia génica canina puede restablecer la estructura normal y la función a las células del fotorreceptor del cono de la retina, que, en pacientes de LCA, si no fall para convertirse normalmente. La entrega de una copia normal de la versión canina o humana del gen NPHP5 restableció la visión en perros tratados.

“Cuál es asombroso es que usted puede tomar esta enfermedad en la cual las células de cono incompleto han formado, y la terapia restablece su función--no tenían ninguna función cualesquiera antes--y recupere su estructura,” dice Aguirre.

“Esa plasticidad es increíble y nos da mucha esperanza,” Beltran dice.

LCA incluye una amplia gama de desordenes heredados de la visión caracterizados por la ceguera que golpeen en niñez temprana. La forma de LCA asociado a las mutaciones NPHP5 es rara, afectando a cerca de 5.000 personas por todo el mundo. Conocido como ciliopathy, afecta a los cilios de las células de la retina. Las células de los cilios son estructuras antennalike en las células del fotorreceptor que traducen la energía de la luz a señales visuales.

En la enfermedad NPHP5, células del fotorreceptor de la varilla--ésos responsables de la visión en luz corta--degenere y muera progresivamente temprano en la enfermedad. Con todo los fotorreceptores del cono, que habilitan la visión de color y, en la retina central, la opinión del detalle fino, mientras que es anormal estructural, sobreviva, no obstante sin la función.

Aguirre y Beltran, así como colegas y co-autores en el trabajo actual, Arturo Cideciyan y Samuel Jacobson en la Facultad de Medicina de Perelman de Penn, han encontrado éxito con aproximaciones de la terapia génica a tratar una variedad de desordenes heredados de la visión. A menudo, han apuntado tratar temprano en el curso de una enfermedad retiniana, antes de que las células del fotorreceptor hayan muerto o hayan degenerado totalmente. Pero el hecho de que las células de cono persistieran en esta forma de LCA llevó a los investigadores a considerar si una terapia que apuntó conos no podría apenas parar sino invierte el curso de la enfermedad.

Probando esta aproximación, las personas entregaron las inyecciones retinianas de vectores virales adeno-asociados, una plataforma para balsear la versión normal del gen NPHP5, en un aro de cada uno de nueve perros cinco-semana-viejos con el desorden de la visión. Conocido como terapia del aumento del gen, la inyección se utiliza para suministrar un gen sano en los desordenes donde la mutación causativa lleva a una proteína defectuosa o ausente.

Para determinar la eficacia del tratamiento, los investigadores utilizaron una técnica llamada la electroretinografía, que mide la reacción eléctrica de las células del fotorreceptor a un estímulo liviano, así como la tomografía óptica de la coherencia, que permite la proyección de imagen no invasor de los cortes transversales finos de la retina. Ambos medios de evaluar la terapia experimental rindieron resultados encouraging. En los aros tratados de los perros, el segmento exterior de los conos regrew.

Además, cuando los perros tratados eran cerca de seis meses, su visión fue probada usando un curso de la obstáculo-evitación. Cuando su aro tratado fue vendado los ojos de, tenían dificultad en la navegación; sin embargo, cuando ese aro fue destapado, su capacidad de evitar obstáculos fue perfeccionada notablemente.

“Cuál es así que apelando y así que excitando aquí somos que apenas no estamos parando un proceso de la enfermedad, estamos invirtiendo real una célula del fotorreceptor que sea anormal convertirse en normal y la función,” decimos Beltran. “Esta enfermedad en perros pone en dirección paralela muy de cerca la enfermedad en seres humanos, en términos muy específicos, tan allí es mucho apoyo para el pensamiento que una aproximación similar del tratamiento podría también ayudar a niños.”

Los estudios en curso sugieren que el tratamiento pueda ser efectivo incluso cuando esté entregado en los estados avanzados de enfermedad. Con apoyo adicional, los investigadores esperan mover la investigación a lo largo del camino a una juicio clínica en gente.

Source:
Journal reference:

Aguirre, G.D., et al. (2021) Gene Therapy Reforms Photoreceptor Structure and Restores Vision in NPHP5-associated Leber Congenital Amaurosis. Molecular Therapy. doi.org/10.1016/j.ymthe.2021.03.021.