Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La vacuna COVID-19 puede precipitar el revelado del desorden neurológico funcional

Los vídeos de la gente que experimentaba síntomas neurológicos severos, incluyendo las convulsiones y la dificultad que recorrían, presumiblemente después de recibir una vacuna COVID-19, han alisado en Facebook, YouTube y otros canales sociales de los ambientes. Millones de gente que miraba estos vídeos pudieron concluir que la vacuna es o muy peligrosa producir tales síntomas o que la gente en los vídeos está falsificando sus síntomas. Ambas conclusiones son incorrectas, según el neurólogo y el psiquiatra David Pérez, Doctor en Medicina, MMSc, director de la unidad funcional de los desordenes neurológicos en el Hospital General de Massachusetts (MGH).

En un punto de vista de la neurología del JAMA, los autores explican que la vacuna COVID-19 puede precipitar el revelado del desorden neurológico funcional (FND), de un desorden neuropsiquiátrico con síntomas tales como debilidad del limbo, de problemas del paso, de movimientos desiguales, del temblor y de espasmos faciales.

La extensión de estos vídeos podía aprovisionar de combustible la vacilación vaccínea dando una impresión excesivamente simplista de eslabones potenciales entre la vacuna y major síntomas neurológicos. En lugar, éstos son síntomas de un desorden real, cerebro-basado que se siente en la intersección de la neurología y de la psiquiatría.”

David Pérez, autor mayor

FND es una desorganización en los mecanismos normales del cerebro para controlar la carrocería y se puede accionar por acciones físicas o emocionales, incluyendo la lesión en la cabeza, un procedimiento médico o quirúrgico, y las vacunaciones. “Algunas personas con FND tienen una percatación aumentada de su carrocería y aumentaron el estado del despertar y la amenaza, que puede secuestrar las redes neuronales normales que controlan los movimientos voluntarios,” dice a Pérez. “FND nos enseña muy a una broca sobre las complejidades del cerebro humano.”

La percatación de un individuo del mando de motor se puede también empeorar con FND, agrega a primer autor David Dongkyung Kim, Doctor en Medicina, persona clínica en Neurología-Neuropsiquiatría del comportamiento en MGH: “La carrocería se está moviendo, pero el individuo no experimenta un sentido de la dependencia sobre sus movimientos, tales como temblores o movimientos del enlace.”

Algunos, pero no todos, individuos vulnerables a desarrollar FND pudieron haber experimentado acciones de vida adversas o tener dolor crónico o un alcance de otras condiciones médicas o psiquiátricas. “El modelo biopsychosocial que implica una interacción de los factores de riesgo, accionando acciones, y la perpetuación de factores es cómo entendemos actualmente FND,” dice Kim. FND se puede, sin embargo, tratar con la educación, la rehabilitación física y la psicoterapia.

Los neurólogos y otros profesionales de la atención sanitaria tienen una obligación de explicar FND al público, dicen a los autores. De “gente ayuda entiende FND traerá este desorden en conversaciones médicas de la corriente principal, y transparente la dirección de preocupaciones permitirá mejor que la gente tome las decisiones informadas para ellos mismos en la recepción de la vacuna COVID-19,” dice a Pérez.

Source:
Journal reference:

Kim, D.D., et al. (2021) Helping the Public Understand Adverse Events Associated With COVID-19 Vaccinations. Lessons Learned From Functional Neurological Disorder. JAMA Neurology. doi.org/10.1001/jamaneurol.2021.1042.