Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El ejercicio se podía utilizar para perfeccionar el ambiente oral en gente con NAFLD

La enfermedad del higado, de causas metabólicas y bacterianas, es una preocupación cada vez mayor. ¿Qué conecta estos puntos? La tripa, o más concretamente, bacterias en la tripa. Las bacterias que causan la inflamación en la boca se transportan a través del aparato digestivo a la tripa y al hígado, donde pueden causar la inflamación del hígado. Lipopolysaccharides, moléculas estructurales importantes en algunas bacterias, actúa como endotoxinas, produciendo los efectos sistémicos que pueden manifestar como enfermedad del higado grasa sin alcohol (NAFLD). Ahora, personas multidisciplinarias de la universidad de la demostración de Tsukuba que el ejercicio se podría utilizar para perfeccionar el ambiente oral en gente con NAFLD, potencialmente de cabeza a un nuevo tratamiento para la enfermedad.

Estos investigadores demostraron previamente que el ejercicio beneficia a pacientes con NAFLD reduciendo la grasa, la inflamación, y marcar con una cicatriz en el hígado; perfeccionar la reacción del hígado a y la tolerancia de la endotoxina; y reduciendo la enfermedad de las encías. Con el último estudio de su serie, agregan otro poste indicador al territorio desconocido:

Sabemos que el ejercicio tiene ventajas innumerables al guardapolvo de la salud y para estas condiciones específicas. Con este estudio, intentamos caracterizar mecanismos subyacentes--es decir, muestre cómo el ejercicio altera la fisiología y cómo la fisiología alterada induce cambios en bacterias orales.”

Profesor Junichi Shoda, autor correspondiente

Los investigadores realizaron análisis bioquímicos y genéticos en la saliva de hombres gordos con NAFLD y la enfermedad de las encías antes y después de programas del ejercicio o de la dieta de 12 semanas. Los hombres en ambos grupos podían perder la masa gorda, pero eso después de restricciones dietéticas también perdió la masa del músculo, mientras que ésos después del programa del ejercicio ganaron Massachusetts del músculo “más importantemente, nosotros encontró que las reducciones en lactoferrina, lipopolysaccharide, y las concentraciones de IgA eran solamente evidentes en los hombres que siguieron el régimen del ejercicio,” profesor Shoda explican, “que sugirió que el ambiente oral hubiera sido alterado importante por ejercicio.”

Las muestras de la diversidad bacteriana creciente también mostrada del grupo del ejercicio y cambios en las poblaciones bacterianas constitutivas relativas. En la población total, más bacterias expresaron los genes relacionados con la información sobre el medio ambiental que tramitaba, y menos bacterias expresaron los genes relacionados con la tratamiento y el metabolismo genéticos de la información. De hecho, las bacterias expresaron menos genes para producir lipopolysaccharides.

“Por lo tanto, parece que, en gente con enfermedad del higado y la enfermedad de las encías sin alcohol, el ejercicio causa un movimiento bioquímico en el ambiente de la boca que favorece la supervivencia de bacterias menos dañinas,” explica a profesor Shoda.

Una mayor comprensión de cómo reducir la población o los efectos dañinos de ciertas bacterias en pacientes con el hígado y la enfermedad periodontal podía potencialmente llevar al revelado de las nuevas y perfeccionadas estrategias del tratamiento para estas enfermedades y otras condiciones probablemente influenciadas por las bacterias, tales como síndrome del intestino irritable.

Source:
Journal reference:

Uchida, F., et al. (2021) Effects of Exercise on the Oral Microbiota and Saliva of Patients with Non-Alcoholic Fatty Liver Disease. International Journal of Environmental Research and Public Health. doi.org/10.3390/ijerph18073470.